CORONAVIRUS

El Gobierno prohibe todos los desplazamientos que no sean de fuerza mayor

Concluye el Consejo de Ministros que confirmará el confinamiento de la población civil en sus casas
sábado, 14 de marzo de 2020 18:59
sábado, 14 de marzo de 2020 18:59

Toda España queda formalmente confinada en sus casas en virtud del estado de alarma declarado por el Gobierno para frenar la expansión del coronavirus -que ya deja más de 6.000 casos y 195 fallecidos, la mayoría en la Comunidad de Madrid-, una medida excepcional que solo permitirá a los 46 millones de españoles salir de sus casas para causas de fuerza mayor: compra de alimentos, productos farmacéuticos y de primera necesidad; asistencia y cuidado a mayores, menores, dependientes, personas con discapacidad o personas especialmente vulnerables; el acceso a centros de salud y hospitales; y el desplazamiento a los centros de trabajo.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha afirmado que las medidas recogidas en el Real Decreto Ley para combatir la pandemia son "drásticas y van a tener consecuencias", pero ha advertido de que "no le temblará la mano" para "proteger a los españoles" y "ganar al virus"

En una rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, reunido durante siete horas, Sánchez ha explicado que "la autoridad competente en todo el territorio será el gobierno de España" y, por tanto, los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y todos los cuerpos policiales autonómicos y locales quedarán bajos las órdenes directas del ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska. Además, ha advertido de que en cualquier momento podrá disponer de la actuación de las fuerzas armadas. "El Ejército está preparado para ello", ha asegurado.

Las medidas entrarán en vigor esta noche y se prolongarán durante 15 días aunque podrán prorrogarse con la autorización del Congreso de los Diputados. 

 

Control de carreteras y transporte público 

Sánchez ha vuelto a llamar a la "responsabilidad" y "disciplina social" para cumplir la orden de confinamiento y ha pedido a los ciudadanos que solo salgan de sus casas de acuerdo en los supuestos ya mencionados y entre los que no se contempla "irse a cenar a la casa de un amigo". "No podrán ir a una terraza, a la montaña o a una estación de esquí", ha añadido. Precisamente este sábado las autoridades madrileñas han tenido que cerrar los aparcamientos de la sierra y todos los parques para evitar las aglomeraciones de paseantes. 

Para gestionar esta "emergencia sanitaria, económica y social", el presidente ha explicado que habrá cuatro ministerios clave que “serán autoridades competentes delegadas, en sus respectivas áreas de responsabilidad”: el ministerio de Defensa; el de Interior; el de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana; y el de Sanidad".  

Ellos serán los encargados de velar por que las medidas del real decreto se cumplan, entre ellas las restricciones de movimientos, para lo cual el Gobierno podrá controlar las carreteras, previa información a las Administraciones autonómicas que tiene las competencias transferidas en materia de tráfico, circulación de vehículos y seguridad vial.  En cuanto a la circulación de vehículos particulares, se permitirá únicamente para la realización de las actividades mencionadas anteriormente o para el repostaje en gasolineras.

En cuanto al transporte público los operadores de transporte reducirán la oferta total de operaciones en al menos un 50% en los servicios de transporte público de viajeros por carretera, ferroviarios, aéreo y marítimo que no están sometidos a contrato público u obligaciones de servicio público. 

 

Toda la sanidad, al servicio público

En lo que se refiere a las medidas dirigidas a reforzar el Sistema Nacional de Salud en todo el país, el real decreto establece que todas las autoridades civiles de la Administraciones Públicas del territorio nacional, y en particular las sanitarias, así como los demás funcionarios y trabajadores al servicio de las mismas, quedan bajo las órdenes directas del Ministro de Sanidad.

Para el aseguramiento del suministro de bienes y servicios necesarios para la protección de la salud pública, el ministro de Sanidad podrá intervenir y ocupar transitoriamente industrias, fábricas, talleres, explotaciones o locales de cualquier naturaleza, incluidos los centros, servicios y establecimientos sanitarios de titularidad privada, así como la industria farmacéutica.

En este capítulo Sánchez  ha querido expresar su "reconocimiento público" a todos los que trabajan en combatir la crisis, citando muy especialmente "a los profesionales de la sanidad, ejemplo de heroicidad con vuestra entrega y vuestro trabajo". Poco después de su intervención, a las diez de la noche, el reconocimiento a los sanitarios se ha extendido por toda España en forma de aplausos desde los balcones. 

Y, por último, entre otras decisiones, el Ejecutivo no prohíbe las misas ni las bodas o funerales pero sí las restringe y estarán condicionadas a la posibilidad de que los asistentes a estas celebraciones religiosas puedan mantener la distancia de seguridad "de al menos un metro" para evitar contagios.

Sánchez ha admitido que el impacto económico que provocará la declaración del estado de alarma será "grande" y que "mucha gente va a verse damnificada", pero ha sostenido que hay que "defender lo más importante, que es la salud pública", al tiempo que se ha comprometido con trabajadores y empresarios a hacer todo lo que esté en su mano "para amortiguar los efectos".

Consciente de las tensiones que podría generar este nuevo reparto de poder, en su intervención Sánchez ha pedido a las comunidades autónomas que dejen atrás sus diferencias y se sitúen detrás del Gobierno. "No hay colores políticos, ni ideologías, ni territorios; los ciudadanos son lo primero", ha afirmado y ha instado a la máxima coordinación y a mantener una "unidad de acción" indispensable para demostrar "el gran país que somos".

La declaración del estado de alarma es una medida excepcional que solo se había aplicado una vez en democracia con motivo de la huelga de controladores aéreos en 2010, pero esta vez la crisis tiene una magnitud desconocida. 

Fuentes próximas al Gobierno reconocen que ha sido un consejo de ministros "complejo" y en el que ha habido "discrepancias" por el calado de las medidas a tomar, y que se suman a las ya aprobadas esta semana. La reunión se ha prolongado siete horas y en ella se ha podido ver a los miembros del Gobierno en la sala Tapiès, una de las más grandes de Moncloa, separados por un metro de distancia siguiendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias, incluido el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, que ha interrumpido el proceso de cuarentena al que se había sometido después de que su pareja, la ministra de Igualdad, Irene Montero, haya dado positivo en Covid-19. Ella y la otra ministra contagiada, la titular de Función Pública, Carolina Darias, son las únicas que no han estado presentes. 

 

COMPARECENCIA DE PEDRO SÁNCHEZ

 

Texto: RTVE

 

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
100%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Otras Noticias