MISCELÁNEA

Pepe Moya, el último romántico de la cabaña brava

jueves, 21 de enero de 2021 · 10:15

Hace ahora casi un año, cuando el teletipo lúgubre de la guadaña repicaba la muerte de Borja Domecq,por una cornada del “bicho rojo”, aquí en Sevilla se extendió como un reguero de pólvora el comentario “ pues Pepe Moya tiene cáncer y se ha marchado a Navarra. Malo,cuando se va Pamplona fuera de los sanfermines, el viaje, la mayoría de las veces, no es agradable. Le ha ocurrido a Pepe Moya quien ha estado un año luchando contra esta neoplasia maligna que se lo ha llevado, en este horrible mes de enero.

Manuel Lara

Pepe Moya no fue un chisgarabís.Economista,de jefe de personal del ayuntamiento de Sevilla, con tres mil funcionarios a sus órdenes, saltó a la empresa privada, PERSAN.,donde la familia de su mujer tenía acciones..Quizá este nombre le suene a chino, pero si matizo que era una factoría de detergentes como Saquito, Flota y Puntomic.,yaes otra cosa. Todas estas marcas las reunificó para formar Persan, una multinacional con con casi 1.500 trabajadores.

Ya orientado en la vida, gracias a su esfuerzo e inteligencia, comenzó a fraguar una ganadería de bravos, a sabiendas que era un negocio no precisamente boyante. Adquirió reses con el hierro de la Estrella,Jandilla , y las bautizó con el nombre de El Parralejo,la finca que le compró a Ricky Trujillo, situada en la serranía que une las provincias de Sevilla y Huelva, en las que pastan los hierros de los hermanos Sampedro, Gabriel Rojas y Juan Pedro Domecq. Terruño donde se filmó también la inolvidable serie Juncal.

Con quince años de vivencia ganadera a Pepe Moya no le fue mal. El primer aldabonazo lo dio en agosto del 2014, en las Corridas Generales de Bilbao. En una matinal con novillos de El Parralejo triunfó rotudamente,Josè Garrido.Temporadas mas tarde, en San Sebastian,el toro “Rabanito” le colmó de satisfacciones. La cabeza de “Rabanito”, adorna hoy la estancia de la finca Monte de San Miguel, a las puertas de Aracena, el último baluarte del encaste Nuñez,adquirida no ha mucho a los herederos de Manolo Gonzàlez.Finca,con caserìo de Anibal Gonzàlez que no ha podido disfrutar. Una pena, como la de no haber lidiado una corrida en la Maestranza; o dejar de patrocinar el premio taurino Manuel Ramírez, por exigencias del guión de los anti taurinos.

Texto: Avance Taurino

 

Noticias Relacionadas

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia