DAVID GALVÁN

“La corrida del sábado en San Fernando es una cita ansiada por mí”

jueves, 23 de septiembre de 2021 · 12:32

Este sábado, 25 de septiembre, el diestro David Galván está anunciado para hacer el paseíllo en su tierra, San Fernando, en una corrida en homenaje al Maestro Rafael Ortega por el Centenario de su nacimiento. Se trata de su primera actuación desde la temporada 2019. A escasos días de que el torero gaditano vuelva a enfundarse el traje de luces, hemos pulsado sus sensaciones e ilusiones de cara al citado compromiso. Del mismo modo, David Galván también nos ha contado la evolución que ha experimentado su toreo en este período de tiempo en el que no se le ha visto en la plaza, así como las numerosas muestras de cariño que ha recibido en estos meses por parte de los aficionados de todos los rincones del planeta taurino.

La corrida de este sábado en San Fernando, ¿Es la primera desde la temporada 2019?

Sí, desde que vine de América en 2019 es la primera que toreo.

Después de estar tanto tiempo sin vestir el traje de luces, imagino que la corrida del sábado tendrá para usted unas connotaciones muy especiales, porque es volver a sentirse torero plenamente.

Sí, es una cita ansiada. Es volver a un patio de cuadrillas tras año y medio o casi dos años sin vestirme de luces. A eso hay que sumarle el 150º Aniversario de la plaza de San Fernando, el Centenario del nacimiento del Maestro Rafael Ortega, que para mí ha sido el referente máximo en el toreo, y además se trata de mi tierra. Todo ello hace que esta corrida sea mucho más ilusionante.

Aunque se hagan muchos tentaderos y se pueda torear bastante en el campo, la plaza es muy diferente, por la presencia del público, la rivalidad con los compañeros, la responsabilidad…

Sí, es diferente. Todo sirve y todo es necesario, porque son pasos que hay que ir dando. Primero se torea de salón, después se va al campo y, por último, se lleva a la plaza. En la plaza se vive todo con una intensidad diferente, en cambio, el campo es más íntimo. Otra diferencia es que en la plaza estás expuesto a la afición que acude a verte y también tienes al lado a compañeros con los que te motiva torear.

En mi opinión, el cartel del sábado en San Fernando es de gran atractivo para la afición, ya que junto a usted harán el paseíllo Curro Díaz y Ginés Marín, que son dos pedazos de toreros y que están cuajando una temporada magnífica. Los toros serán de la divisa de los Herederos de José Luis Osborne, una ganadería muy buena.

Sí, lo comparto plenamente. Creo que es un cartel muy atractivo, con estilos y personalidades muy diferentes entre los toreros, además cada uno de nosotros estamos viviendo un momento distinto en nuestra carrera. Curro Díaz es un torero con más poso, Ginés Marín es un torero joven con proyección y la ganadería de los Herederos de José Luis Osborne tiene mucha historia, y es base de otras muchas ganaderías.

La corrida además tiene varios aspectos a destacar, como son los 150 años que cumple la plaza, el homenaje al Maestro Rafael Ortega por el Centenario de su nacimiento o la presencia en directo de las cámaras de Canal Sur TV.

Hoy en día con el acceso que hay a las redes sociales y demás, todo se expande muy rápido. Yo tengo la suerte de tener muchos seguidores en América, que me siguen fervientemente en las redes sociales, y han sido varios los que han preguntado si la corrida era televisada. Cuando le dijimos que sí, mostraron su emoción por poder seguir el festejo. La posibilidad de que la corrida sea vista a través de Internet, es un acicate más si cabe, y una oportunidad de llegar a todos los lugares.

La presencia de la televisión en los festejos taurinos, creo que se ha visto reforzada a raíz de todo lo vivido en esta situación de pandemia.

Sí, totalmente. Hace falta que la Fiesta de los Toros, que es cultura y son raíces de nuestra tierra, tenga un espacio divulgativo en los medios de comunicación nacionales, autonómicos…, para que sea accesible a todos, desde el niño a la persona mayor. Se trata de que todo aquél que quiera ver qué es una corrida, tenga un fácil acceso, porque todo el mundo no puede ir a una corrida de toros.

Todas esas cosas, junto a que usted torea delante de sus paisanos, ¿Aumentan la presión con la que puede llegar a esta corrida?

La responsabilidad y el compromiso están ahí, conmigo mismo y con mi profesión. Yo intento que sea motivación más que presión, porque la presión no es buena, va en contra de lo que es el toreo, que es fluir.

La gente que acuda el sábado a San Fernando a ver la corrida o bien la siga a través de la televisión, ¿Qué torero se va a encontrar?, ¿En qué aspectos o matices de su toreo siente usted que ha evolucionado o mejorado con respecto al torero de 2019?

Realmente es el conjunto de la madurez. No sería una cosa o un aspecto concreto sino el conjunto de la persona que se ve reflejado en el conjunto del torero. El toreo es un arte, en el cual lo que tú consigues crear con el capote y con la muleta es lo que eres.

Lógicamente lo que un torero quiere es evolucionar delante de la cara de los animales, es decir, toreando. Pero si es verdad, a mi juicio, que hay algunas cosas en las que se logra avanzar más cuando el torero tiene más tiempo para pensar, para reflexionar, para analizar despacio y con detenimiento su toreo, con el objetivo de mejorarlo.

Totalmente. Llega un momento en el que la preparación física importa menos que tener interiorizados esos aspectos de carácter espiritual, de buscar y encontrar las formas a profundizar. Ya dije anteriormente que el Maestro Rafael Ortega ha sido mi mayor referente, y ahora que se cumple el Centenario de su nacimiento, puedo decir que yo voy en esa línea de profundizar en conceptos como la pureza, la verdad, la entrega, el empaque, el clasicismo, en definitiva. Todos esos valores que han hecho que Rafael Ortega sea considerado torero de toreros.

Por desgracia, usted ha sido un torero muy castigado por los toros, tanto con cornadas como con distintas lesiones. Además estos percances se produjeron en momentos clave de su carrera, cuando su nombre estaba cogiendo fuerza y estaba entrando en las Ferias. ¿Considera que de no haber sido por esos contratiempos que le han ido parando cada cierto tiempo, David Galván tendría hoy otra posición en el toreo?

Rotundamente no. Eso sería un argumento para los mediocres, pero yo no quiero ser un mediocre. Gracias a esos momentos más complicados, soy quien soy ahora mismo. Estoy muy agradecido por cada momento, tanto los buenos como los que entonces pudieron llamarse menos buenos, porque con el tiempo te das cuenta que esos procesos, desagradables en aquel momento, son como un regalo disfrazado, que cuando lo abres son una bendición, porque eso es lo que te hace crecer y sobreponerte a tus miedos y a las cosas que te limitan.

La intención para la temporada 2022 supongo que será, si se puede, regresar a la Plaza de Toros de Las Ventas, donde, por otro lado, usted siempre ha tenido buenas actuaciones y ha cosechado triunfos.

La Plaza de Las Ventas siempre está ahí, siempre la tienes en la mente. Es la primera plaza del mundo y la que te quita el sueño. Por supuesto, que deseo volver, y más porque en Las Ventas siempre he sentido mucho respeto. En ese ruedo he vivido todas las caras del toreo, la del triunfo, y también la de los percances y la sangre. Estoy muy agradecido por todo eso, porque de esa forma puedo regresar, en este caso, a Las Ventas, con más fuerza y energía.

Con la revitalización, por así decirlo, que se está viviendo en la actualidad del toreo clásico, gracias a diestros como los Maestros José Antonio “Morante de la Puebla”, Diego Urdiales, Emilio de Justo, Juan Ortega o Pablo Aguado, por citar solamente a algunos, ¿Cree que el nombre de David Galván puede unirse también a esa baraja de toreros que ahora mismo tanta expectación y ganas de verlos hay en todos sitios?

Yo soy un torero que tengo mi personalidad y mi concepto. El toreo clásico nunca pasa de moda, siempre está ahí. Yo voy a seguir perseverando en mi objetivo, de ir hacia delante y que el tiempo y Dios vaya poniendo las cosas donde deben de estar.

Desde hace un par de años para acá los públicos demandan más a esos toreros, intérpretes del toreo clásico. Antes, quizá, los gustos y preferencias iban por otro lado.

Sí, ahora mismo hay una corriente muy a favor de ese toreo. Quizá han tenido que pasar todas estas circunstancias de la pandemia para que nos asentemos, no sólo en el toreo, y sepamos mejor qué es lo que queremos, y al aficionado le sucede igual. Antes se vivía muy deprisa, había que tener unos resultados inmediatos, ahora, por el contrario, gusta más el toreo clásico, que requiere que se tenga más paciencia. En la actualidad, los públicos están más receptivos a ese tipo de toreo. Que haya diversidad de personalidades, tanto en los toreros como en las ganaderías, aporta riqueza a la Tauromaquia.

Para concluir, ¿Usted se siente un torero esperado por la afición?

Sí, sobre todo siento mucho cariño. Yo me siento un afortunado por todas las muestras de cariño y de apoyo recibidas a través de las redes sociales durante la pandemia. Cada iniciativa que se ha lanzado para realzar el toreo, ha sido apoyada de manera masiva.

Texto: Carmen de la Mata (Infotauro)

 

4
1
100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia