PERÚ

Juan Leal a hombros en la primera de San Miguel Cajamarca

El mexicano Alfredo Ríos 'El Conde' cortó una del cuarto y el peruano Juan Carlos Cubas perdió trofeos por la espada en el quinto

La primera de feria en honor a San Miguel Árcangel se saldó con el apoteósico triunfo del francés Juan Leal, oreja y dos orejas cortó a su lote. El mexicano Alfredo Ríos 'El Conde' cortó una del cuarto y el peruano Juan Carlos Cubas perdió trofeos por la espada en el quinto. El encierro de Camponuevo estuvo bien presentado. Los tres últimos de mejores hechuras, bonitos de tipo, serios y con cuajo, especialmente el quinto aunque fue el cuarto el que fue premiado con la vuelta al ruedo. Matices en nobleza pero en común su fijeza y galope, los primeros con menos fuerza de ahí que la tarde fuera de menos a mas. Todos hicieron buena pelea en varas. Bravura al natural, porque cuando surge como condición natural es de lujo apreciar y porque a juicio de parte, los mejores muletazos fueron los naturales en las versiones de cada ejecutante, naturalmente.

 

FOTOGALERÍA

 

TORO A TORO

El primero tuvo fijeza en el capote y se desplazó bien dos pares de banderillas El Conde antes una vara trasera en muleta se vino a menos y en tanto se cruzó y lo templó con mimo a media altura respondió. Entera atravezada que asoma. Palmas

El segundo fue un burraco montado aue se recostaba por el derecho en el capote de Cubas. Otra vara atras. No humilla en banderillas. Tuvo fijeza y prontitud en la muleta Cubas se acopló al final que acortó distancias y ligó una serie. Mató en los bajos. Palmas. Saludos.

El tercero fue exigente porque protestaba el muletazo pero cuajó tandas iniciales de buena factura con temple y mando, largo por abajo hasta que decidió tras las dos excelsas series de naturales, acortar distancias pero los muletazos no fueron tan limpios. Antes deleitó al público con el saludo por verónicas y luego el quite por zapopinas. Entera que cala. Oreja.

El cuarto fue un gran toro por hechuras y condición de bravo, se entregó en el capote del mexicano El Conde que con intermitencia dibujó verónicas y quitó por chicuelinas. Había sido bastante castigado en varas pero aguanto faena que sustentó por la zurda con toreo de rodillas y desplantes. Nos dejó las ganas de ver más. Pincha y entera en los bajos. Oreja. Vuelta al toro.

El quinto no fue malo. Fue bueno y de inmejorables hechuras, fino y bajo. Se empleó con codicia y movilidad en el capote del peruano que lo recibió de larga cambiada y unas mecidas verónicas de gusto. Vara fuerte recibió y tras banderillas se dispuso a torear con temple y suavidad, con gusto la clase del toro de Camponuevo. Los derechazos tuvieron lentitud y hondura. Lamentablemente pinchó.

La apoteosis llegó en el sexto y con el toreo despacioso y cadencioso, de gusto y temple, de ese saber hacer y esperar con la muleta desmayada para ligar y así fue que cuajó al toro de Camponuevo que tuvo sus teclas, se recostaba por la izquierda y se dejaba cuando le podían con temple por abajo empujando con los morros. El toreo de Juan Leal fue de quilates y luego se arrimó para encender y convencer a los que no se enteraban y tras el espadazo el público en pie pidió los trofeos. Tres en total y puerta grande de conquistador de tierra ajena.

3
3
50%
Satisfacción
0%
Esperanza
50%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias