LA MÉXICO

Ferrera: Dominio Pleno y Placentero en La México.

El público se quedó absorto, pasando de observador a la gracia de contemplar una faena de escándalo que por si sola ha valido la corrida: Dos orejas y la salida a hombros. Jerónimo y Juan Pablo Sánchez sin opciones
lunes, 10 de diciembre de 2018 13:41

El público se quedó absorto, pasando de observador a la gracia de contemplar una faena de escándalo que por si sola ha valido la corrida: Dos orejas y la salida a hombros. La otra cara ha vivido Jerónimo al caer en un mar de dudas  del que no pudo salir. Y ante la gran Oda a la Belleza, solamente asomó el rostro Juan Pablo Sánchez.

Parecía tener en sus manos un acordeón de tan natural fuelle que lo mismo estirado o casi cerrado no deja de producir música, pero esta vez de la que vibra, penetra y cala hasta los poros de tan magistralmente instrumentada. Fue ante el cuarto de la tarde, herrado a fuego con el número 24 y con 520 kilogramos.

De salida le ha dirigido la embestida haciendo suyas las telas centrando facetas en una para ir al frente. Del Parón, al Lance y, al descubrir suavidad impregnar el lienzo con armoniosa Verónica y arrejuntar las puntas en La Media, justo al ganar la boca de riego. Y desde esa distancia vino la brava y alegre arrancada al descubrir el caballo.

Caída de Latiguillo al aguantar el encuentro tira a Alfredo Ruíz "Miura". Las asistencias se juegan la vida al incorporar monta y picador, pues Ferrera se enreda tres Chicuelinas tan cercanas a los tumbados que al rematar nuevamente con La Media Verónica aleja al toro de la escena. Y vuelve la calma.

Dejarme solo que la pista es mía. La muleta a media altura lleva el aire propio de Antonio, pulsada tersamente al surcar simulados círculos, pero del habitual remate con el De pecho pasa a la magia con la Trincherilla punta al frente. Todo un malabar. Metido a la textura ya está el santabarbareño.

Prescinde del ayudado y es ahora el cuerpo quien manda sobre terrenos, pareciera, conocidos. Casi siempre vertical: a pie juntillas los va deslizando hasta imponer punto de cite para tirar cuantas veces quiera sin cerrar el abanico al imantar la cara. La seda reposa sobre el hombro izquierdo tomada como estandarte y la va desenvolviendo sutilmente.

Pende el temple del estaquillador y surge un Chicotazo de lindo sabor sevillano. Y, encumbrado el hispano y extasiado el público le camina rítmicamente al entregado toro, igualándolo sobre el tiempo de faena. Ha asestado una entera en todo lo alto a cambio del llanto que brota del alma. Dos orejas al sentimiento y vuelta con los ganaderos. Arrastre Lento.

Lo hecho ante el  suavote abreplaza tuvo el mérito de callar protestas por el tamaño del burel. Fue como un preámbulo a lo que vendría en el cierre de lote. También sin ayudado y en un palmo de terreno le sacó notas al acordeón y, pese a la estocada defectuosa le hicieron dar la vuelta al ruedo.

Ese parche de Lebrija le hizo ver su suerte a Jerónimo: Mirón, pues ya se dice que en los ojos del toro se ven las intenciones y lamentablemente, por el lado del frente asomaba temor. Así que por la cara los muletazos para abreviar los seis minutos de pesadez con un bajonazo y golpes de descabello.

El recuerdo del segundo prevaleció durante el quinto. Sosote y de escasa fuerza. Pero aun bien toreado reinaba la indiferencia. Vamos las palmas sonaron hasta que despeñara fulminante con soberbia entera bien puesta.

Bastó un puyazo para asentar al tercero de la tarde y dar pie al temple de Juan Pablo Sánchez, tras la salida al tercio de Alejandro Prado. Desde los Tironcillos entró en confianza pasando al círculo por donde impuso la faena por Derechazos cerrada con Naturales en suma.

Aquel Cambio de mano por la cara tan torero no encontró eco en el acero y se ha quedado en ovación. Y como se agarrara al piso el cierraplaza y al poco tiempo rajarse, la brevedad con una entera de efecto fue lo mejor de lo perdido en el silencio.

Los Ferrera saborearon la salida a hombros; el menor, fuerte costalero, aguantando firme arena, rampa y plataforma. (Lusi Hernández)

 

 

Ficha del festejo:

Ciudad de México.- Plaza México. Quinta corrida de la Temporada Grande. Menos de un cuarto de entrada (unas 6 mil personas en tarde soleada, con algunas ráfagas de viento. Cinco toros de Santa Bárbara, parejos en hechuras y en tipo, con clase pero un tanto flojos en su conjunto. Y uno (2o.) de Lebrija, encastado. Destacó el 4o., premiado con arrastre lento.

Antonio Ferrera, vuelta tras fuerte petición y dos orejas 

Jerónimo, pitos tras aviso y silencio

Juan Pablo Sánchez, silencio en su lote 

Incidencias: Destacó en banderillas Alejandro Prado, que saludó en el 3o. El ganadero de Santa Bárbara, Javier Borrego Estrada, dio una vuelta al ruedo con Ferrera tras la lidia del 4o.

 

 

Fotos: NTR Toros

 


Galería de fotos

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios