PERÚ

Jesús Enrique Colombo corta la única oreja de la tarde que abrió feria en Huamachuco

Alguna oreja perdió el colombiano Ramses de su lote por fallo a espadas dejando ver su oficio y ganas, y Vicente Soler desangelado en la tarde no encontró el camino del lucimiento

El diestro venezolano Jesús Enrique Colombo corto la única oreja de la tarde que abrió feria en Huamachuco hoy. Alguna perdió el colombiano Ramses de su lote por fallo a espadas dejando ver su oficio y ganas, y Vicente Soler desangelado en la tarde no encontró el camino del lucimiento. Un encierro bien presentado de San Simón que tuvo nobleza en los primeros y algunas complicaciones de mitad de corrida en adelante.

TORO A TORO

Salió con alegría el primero de San Simón y fue recibido por ramillete de verónicas a los medios de Ramsés, con gusto y temple. Pelea fijo en El caballo, tiene nobleza. Su poca fuerza condiciona las series, cuaja el colombiano buenos muletazos por derecha, izquierda ya venidos a menos no surge el toreo. Acorta distancias cuando vuelve a la diestra. Estocada algo tendida demora en caer. Silencio.

El segundo tuvo nobleza y fijeza no se acopló en el saludo de capote y en muleta bajó la mano, lo que pedía el toro, intermiténtemente. Molinetes y desplantes. No se quiso usar la izquierda, lado que por el capote tuvo recorrido. Fue muy castigado en el caballo. Pinchazos. Silencio para Soler.

El jabonero oscuro que hizo tercero tenia sus teclas. Lo recubio con larga cambiada y verónicas en las que mide y no se entrega el toro. Lo cuidan en varas. Fue complicado en banderillas pero se entregó el torero, aguantando las reservas del toro. En muleta inicio doblándose toreramente para someter y luego supo tocar las teclas para resolver sin atacarlo, buenos muletazos pero la espada cayó en guardia. Palmas para Colombo.

El cuarto salió a emplearse en el capote pero fue mal picado, trasera y delantera excesiva lo dejó descoordinado. Ramsés se arrimó y con oficio le sacó muletazos incluso en circulares invertidos.

Soler en el quinto, un toro montado, girón aparejado que se movía mas cuando los trastos iban por bajo, no le tuvo confianza. Fue demasiado castigado en varas y no se puso confiado delante. Abrevió pero pinchó reiteradamente y le sonaron dos que pudieron ser tres avisos. Destacó El Santi con los palos.

El cierrapaza tuvo bonitas hechuras, bajo de manos. Extraordinaria vara de César Caro. Se revolvía pronto y se quedaba corto de ahí que Colombo no consiguiera meterle mano y lo pasaportó pronto y eficazmente, tanto que le valió la oreja del palco.

 

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia