MÉXICO

La raza y capacidad de Francisco Martínez se impone en su encerrona en El Garambullo

lunes, 5 de octubre de 2020 · 07:31

Llegó el día para el torero de San Miguel Allende, en el que después de varios meses se vestiría de nuevo de luces para enfrentar una gesta en la ganadería de El  Garambullo propiedad de las familias Usabiaga González y Funtanet Mendía, ubicada en el rancho Guadalupe en la localidad guanajuatense de Juventino Rosas, donde se encuentra esta casa ganadera, que lleva los colores, rosa, morado y amarillo en su divisa.

Le esperaban a Martínez en los corrales del bonito tentadero de esta dehesa, seis toros de encaste Santa Coloma y Parlade para enfrentarse a ellos en solitario en una tarde soleada pero con ráfagas de viento.

De rosa mexicano y oro se enfrentó Francisco al primero de la tarde de encaste Parlade, un ejemplar incierto de salida al que saludó el torero con algunos capotazos de tanteo. El toro cumplió en caballo para que viniera un quite por mandiles bien ejecutado. Cubrió el tercio de banderillas con gusto para después tomar la muleta y hacer un brindis de agradecimiento a Los Ganaderos de El Garambullo por este día histórico para él y para este hierro, así como por todo el apoyo recibido desde el inicio de su carrera. Inicio Martínez doblándose con su oponente que le costaba humillar, saliendo siempre derrotando con la cabeza arriba, se fajó el torero para obtener algunos muletazos de mérito pero el toro duró muy poco.

El segundo de la encerrona de encaste Santa Coloma, lo saludo Martínez con verónicas y bregando con inteligencia para que fuera bien picado por Salomón Azpeitia. Siguió un buen quite por chicuelinas ajustadas y de nuevo tomó los palos el torero para dejar dos buenos pares emocionando a los presentes. Doblándose inició la labor de muleta para después cuajar una faena con firmeza ante un toro nada fácil. Los mejores muletazos fueron por el lado izquierdo por donde se empleaba mejor el de El Garambullo y al final una buena estocada.

Salió el tercero de encaste Parlade, con el que estuvo muy inteligente Martínez, metiéndolo poco a poco al engaño para cuajar tres verónicas templadas. El toro empujó en caballo para que viniera un buen quite variado con emoción y después de nuevo luciendo en banderillas. Con la muleta Francisco mostró oficio y sobre todo actitud para realizar una faena que fue a más en donde pudo correr la mano derecha con profundidad y disfrutar dejando naturales que calaron,  el toro fue fijo y repetía, pero había que tomarle muy bien la distancia y darle muy bien los toques lo cual entendió muy bien en el de San Miguel Allende que culminó su labor con otra buena estocada.

Después de escuchar las observaciones y consejos de su apoderado Alejandro del Olivar, Francisco Martínez salió a por todas con el cuarto de encaste Santa Coloma, saludando con una larga cambiada de rodillas y verónicas de hinojos y de pie. El toro fue bravo demostrándolo en el caballo. Otro quite variado, mostrando su repertorio para que viniera un espectacular tercio de banderillas de un Francisco Martínez que se vino arriba. Con la muleta mostró su capacidad iniciando por ayudados por alto, al que le siguieron cuatro tandas por el derecho, con muletazos largos, con empaque y rematando con el de pecho. Un molinete con torería y también por la izquierda pudo disfrutar Martínez con el toro que dio buen juego, los remates tuvieron torería y sentimiento y al final manoletinas ajustadas y una media estocada que hizo efecto.

El quinto de la tarde de encaste Parladé, complicado se salida, la que bregó Martínez aguantando las bruscas embestidas de su oponente, aun así empujo con celo en el caballo. A este toro también le puso banderillas Francisco a quien se le vio sobrado en este tercio. Ya con la muleta, estuvo dispuesto el torero y a base de actitud, se impuso logrando muletazos de mucho mérito y culminando con una media estocada.

Salió el sexto y último de esta interesante encerrona, un ejemplar de buenas hechuras pero con sus teclas ya que tenía cierto genio, derrotando y saliendo siempre con la cabeza arriba. Francisco hizo el último esfuerzo ante este toro en donde lo más importante fue la actitud y el sitio que tiene al no haber dejado de entrenar y de lidiar varios toros durante esta pandemia. Puso banderillas y con la muleta, con paciencia obtuvo muletazos de mérito ante un ejemplar que fue a menos. Durante la tarde Francisco Martínez fue auxiliado en las labores de brega por el matador de toros Marcial Herce y los novilleros Juan Querencia, Luis Rodrigo y Cristian González.

Así culminó esta tarde histórica en la carrera de Francisco Martínez y de la ganadería de El Garambullo, en donde lo más importante de esta gesta es el dar el ejemplo, de imponerse ante cualquier circunstancia, la de buscar diferentes opciones ante estos tiempos por los que estamos pasando, el seguir con la ilusión y con el objetivo de ser torero y sobre todo mostrar que aquí hay un torero humilde, alegre,  que cubre los tres tercios, con carisma, variedad y sobre todo con mucho corazón que es lo que se necesita para llegar muy alto en esta profesión. Un mensaje a los empresarios y a la afición, de que aquí hay un torero que está listo y preparado para cuando se le necesite, esperando que esta situación que nos afecta a todos, termine lo antes posible para que regresen los festejos taurinos y los aficionados a los tendidos (Emilio Méndez)

 

Galería de fotos

1
1
0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
100%
Indiferencia