VENEZUELA

Marco Pérez, la gran apuesta de una afición ávida de un nuevo revulsivo

Presentación como novillero en el marco ferial emeritense
viernes, 5 de enero de 2024 · 22:58

Pocas veces, un torero tan joven como lo es el novillero salmantino Marco Pérez, había despertado tanta expectación por parte de público y aficionados, entendiendo que hasta la fecha es solo un proyecto de torero que apunta muchas cosas buenas. Pero es que solo verle los éxitos alcanzados, en las plazas donde han sucedido, y en especial, la trayectoria ascendente que lleva desde becerrista cuando ya en encerronas y practicas de escuela, sobresalían sus maneras.

Finalmente en este febrero 2024 se hará realidad el hecho de verle vestido de luces. Ya lo había hecho de corto, en noviembre del 2022 en la vacada de la ganadería San Antonio, en Yaracal, donde encandiló los pocos taurinos que dispusimos viajar hasta la costas de Falcón, atraídos por los comentarios que supone cortar un rabo en la Maestranza sevillana, o posteriormente haber salido en hombros de Las Ventas, claro, todo en un marco especial donde el protagonismo era él y solo él. Ahora ya con la responsabilidad del terno de luces, es otro cantar, se le va a medir con el rasero que supone o intuyen sus cualidades naturales ante los pitones.

Es así como principalmente el empresario José Luis Rodríguez Jáuregui (cabeza visible de la Empresa Taurina Hermanos Rodríguez Jáuregui), no haya desmayado en ningún momento –a pesar de los factores en contra que se había encontrado las ediciones del 2022 y 2023- en traerle a Mérida, como lo hizo en aquel momento por un juvenil Juli, cuando aún de novillero en ruedos españoles, por allá en agosto de 1998, ya estaba en el radar de las para aquel entonces -estaban a punto de estrenarse como empresarios emeritenses-, lides de la Feria del Sol. Y vaya que ha pasado el tiempo, y ese mismo ha dado la razón en más de una ocasión…

De nuevo un nuevo fenómeno del toreo en ciernes se hace presente en el ruedo merideño. Un púber al que la altura de los compromisos no le llega ni siquiera al cuello, y más ante la ilusión que supone verle ante un par de novillos colombianos del hierro de Don Juan Bernardo Caicedo, la tarde estelar de cierre ferial el lunes 12 de febrero, al lado de los matadores Alejandro Talavante y Jesús Enrique Colombo, así mismo el rejoneador Francisco Javier Rodríguez, frente a reses del mismo hierro.

Texto: Rubén Darío Villafraz