CIUDAD REAL

Curro Díaz e Íñigo Crespo mano a mano de altura

miércoles, 21 de noviembre de 2018 12:23
miércoles, 21 de noviembre de 2018 12:23

En la noche de ayer dio comienzo el XXXI Ciclo “Los Toros en la Cultura”, que organiza el Ateneo Taurino Manchego en colaboración con la Concejalía de Cultura del Excmo. Ayto. de Ciudad Real y la Diputación Provincial.

Y lo hizo con un lleno hasta la bandera en el Museo López Villaseñor de la ciudad manchega para presenciar un mano a mano de altura, como es el que estaba anunciado entre el diestro Curro Díaz y el periodista taurino Íñigo Crespo. El coloquio fue presentado por el crítico Roberto García Minguillán, estando presentes también en la mesa el Presidente del Ateneo Taurino Manchego, Antonio Espadas, y el Concejal de Cultura del Ayuntamiento de Ciudad Real, José Luis Herrera.

Si como dicen, se torea como se es, la misma personalidad y naturalidad que expresa Curro Díaz cada tarde que se enfunda el traje de luces es la que mostró anoche ante el micrófono en una tertulia de gran interés para el aficionado, amena y didáctica, haciendo y diciendo el toreo.

Habló Curro de los vínculos que le unen a la provincia de Ciudad Real, donde acontecieron una parte importante de sus primeras actuaciones, así como su debut con picadores, celebrado en la plaza de Manzanares el 14 de abril de 1990. Junto a esto, abordó también cuestiones como la concepción tan particular que tiene del toreo, en la que la personalidad ocupa un lugar preeminente, manifestando que con el toro bueno hay que olvidarse en cierto modo de la técnica y dejarse llevar por el sentimiento para cuajar al animal.

También se refirió el matador de Linares a toros claves en su carrera, como el del Cura de Valverde el día de su confirmación de alternativa en la plaza de Las Ventas el 31 de agosto de 2003, de igual forma que como otros tantos astados en ese mismo escenario madrileño, como uno de Cuadri o los de Puerto de San Lorenzo la tarde del 1 de octubre de 2016, en la que firmó una actuación épica, costándole además una fuerte cornada en el muslo izquierdo.

Tampoco se obviaron otros asuntos como la dureza y la verdad de la Fiesta, que Curro Díaz vivió tan de cerca con las muertes de Víctor Barrio y su gran amigo Iván Fandiño, afirmando el torero jienense que uno de los toros que mejor ha toreado en su vida fue precisamente la fatídica tarde de Teruel, cuando tras pasaportar al cornúpeta que había herido al diestro segoviano, cuajó al cuarto de la suelta, sobreponiéndose al momento y a la situación y sacando lo mejor de sí mismo.

Curro Díaz también manifestó que los toreros están obligados a dar alicientes al aficionado, debiendo para ello abrir carteles y ganaderías, sobre todo cuando se acude a plazas de relevancia como Las Ventas, sin tener que recurrir al “bombo”.

En definitiva, Curro Díaz e Íñigo Crespo deleitaron al aficionado con un verbo fácil, cercano y por momentos apasionado, abriendo de forma brillante una nueva edición del Ciclo ” Los Toros en la Cultura” en Ciudad Real.

 

3
1
0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
100%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias