JOAQUÍN GALDÓS

"La tarde del 25 en Lima es para mi es una cita muy ilusionante"

El diestro peruano se ha consolidado como una de las grandes realidades del toreo internacional. Tras completar una gran temporada en España volverá a actuar delante de su gente el día 25 en Acho

Difícil encontrar un momento para entrevistar a Joaquín Galdós este año, no has parado en todo el año entre España y América, una temporada larga.

Sí, gracias a Dios. Ha sido una temporada intensa donde he tenido que cruzar el charco unas ocho veces durante el año. Pero para eso soy torero y estoy viviendo lo que siempre quise.

Hablar de un torero que mata más de veinte corridas de toros en España dice mucho de lo importante de una temporada larga y con mucha responsabilidad.

Sabemos que en estos tiempos se torea mucho menos que unas décadas atrás. Pero al torear en Europa y América durante el año los viajes son duros y esta temporada estaré rondando los cuarenta festejos entre España, Francia, Perú, Ecuador, México y Colombia. Y por supuesto tratando de vivir cada tarde como si fuera la última.

Dos años de alternativa y parece que has encontrado el camino adecuado, con una senda de proyección y de crecimiento positiva.

Así lo siento últimamente. Creo que he marcado mi estilo y mi manera de interpretar el toreo y sobre esa base voy intentando crecer y mejorar. Le dedico muchas horas al entrenamiento de salón y lo noto delante del toro. Mi crecimiento es diario y eso me da mucha tranquilidad en mi profesión y como artista. Estoy a gusto conmigo mismo.

Sin duda la confirmación en Madrid fue una tarde importante tanto en lo personal como en lo profesional, en donde diste un toque de atención del momento que atravesabas.

No fue ni mucho menos la tarde soñada pero intento siempre proponer cosas distintas y personales. Madrid pesa mucho y son días que dan categoría. De todas formas confío en que no tardará en llegar esa tarde triunfal que ansío.

Después de quitarte esa presión de esas dos tardes seguidas en Las Ventas, ¿la temporada se veía de manera diferente?

Bueno, cuando pasas por Madrid sin gran fortuna te vienes un poco abajo. Pero dura poco porque la temporada debe continuar y sabes que esto sigue, que tienes que cautivar a los aficionados uno a uno, tarde a tarde. Con esa motivación me vestía de torero y dio sus frutos.

Granada fue de esas tardes y plazas que también marcan.

Triunfar en esas plazas siempre es bonito e importante. No maté especialmente bien los toros ese día y a pesar de ello salí a hombros. Creo que pude demostrar mis ganas y mi concepto. Es una plaza preciosa y tengo buenos recuerdos de ese día.

 

Galdós en San Martín de Valdeiglesias - Bartolomé Bernal

 

El resto de temporada, ¿cómo fue?

Creo que fue extraordinaria. Sin pisar muchas plazas importantes en las que me gustaría estar, claro está. Pero quitando un par de días de muy poca suerte en los sorteos, casi todas las tardes pude hacer cosas que me llenaron mucho como torero y dejaron huella. De ahí a que haya salido casi todas las tardes de verano a hombros. Tanto en Europa cómo en América.

Si te pidiera tres momentos de la temporada, ¿cuáles destacarías?

Es difícil. La tarde de Bayona me marcó, tuve un triunfo muy importante y por otro lado viví la cogida terrible de Thomas Joubert. Se vivió todo con mucha intensidad. Y también me quedo con el recorrido Chota-Algeciras-Cutervo de finales de junio. Crucé el Atlántico tres veces en cuatro días y triunfé en las tres plazas.

Es una sensación mía o tú también has notado que has ido madurando tarde tras tarde, mostrando cada día más capacidad en la cara de los toros.

Lo he notado mucho durante el año. Y mi gente también. El invierno fue importante.

Has alternado en algún momento fuerte de la temporada los viajes a América con los festejos en España, ¿cómo se lleva esa duplicidad?

Mucho. Lo llevo muy bien. Son “viajes toreros”. Además los aviones hoy en día son muy cómodos y tengo una pastilla para dormir buenísima.

Es el momento de cruzar el charco en la entrevista y pasar a América, en donde eres recibido con un premio por parte del centro taurino de Lima, en reconocimiento a tu temporada tanto en América como en España.

Agradezco mucho el cariño que me muestra la gente aquí en Perú. Realmente me emociona y me motiva. Cuajar un toro en Lima este año y que pudieran disfrutarlo me haría muy feliz.

 

Joaquín Galdós homenajeado por el Centro Taurino de Lima

 

Debe ser muy emocionante para ti qué has estado mucho tiempo en España queriendo ser torero y fuera de tu tierra, reconocerte querido en América y ser uno de los grandes representantes del toreo americano y por supuesto peruano en España.

Es de lo más bonito que he podido vivir como torero. Sentir la admiración de la gente que desde niño te veía como “el niño que podía ser”. Creo que era mi destino y tuve la determinación de conseguir de momento una parte de mi sueño.

¿En qué momento y en qué situación se encuentra la fiesta taurina en Perú?

Creo que en el mejor de la historia. Perú tiene un gran potencial taurino en todos los aspectos. Existen grandes ganaderías, grandes toreros y una afición masiva. Creo que tengo mucho que aportar y trabajar por el toreo aquí. Es importante crear una imagen de seriedad y de respeto hacia el toreo y darle más difusión. Pero aquí la fiesta está muy viva y goza de una salud envidiable.

Y si hablábamos de un crecimiento grande en solo dos años de alternativa cabe destacar que también en este segundo año ha llegado tu primera gesta en solitario.

Maté seis novillos en Acho en el 2015 y este año cuatro toros en solitario por primera vez. De novillero no fue una tarde rotunda, fue un reto difícil. Pero gracias a Dios de matador en Ticapampa salió todo soñado. Cuajé tres faenas con matices distintos y corté cinco orejas y un rabo con indulto incluido. Fue un día memorable

¿Cómo se presenta a partir de ahora el resto de temporada americana?

Ahora viene la tarde del 25 en Lima que para mi es una cita muy ilusionante todos los años. Luego el festival de la virgen en la plaza Belmonte en Quito, la feria de Medellín y algunas otras cosas que están por concretarse.

La verdad es que según has llevado la temporada y el constante progreso que has tenido en la misma, dan ganas de que no termine nunca.

Es cierto. Realmente no me veo desgastado por la temporada y eso es bueno. Me encuentro con moral y en crecimiento. Con hambre de toro y mucha inquietud artística. Creo que eso es lo más importante y eso se transmite en la plaza

E incluso enlazar la temporada americana de nuevo con la temporada española y que empiece pronto la temporada 2019.

Esa es la idea, no parar y estar en sitios de categoría en América. Ya habrá tiempo para descansar.

¿Y qué le pedirás a ese nuevo año y a esa nueva temporada?

Que venga cargado de salud sobre todo. Este año los toros me han respetado y eso siempre es de agradecer. Y después, no te voy a mentir, que me embista un toro en Madrid. Con eso soñamos todos.

 

3
1
0%
Satisfacción
33%
Esperanza
66%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios