ALFONSO CADAVAL

"Los privilegios que tengo por un lado los he de pagar por otro"

El sevillano culminó un excelente año tomando la alternativa en la feria de San Miguel. Consciente de las dificultades que entraña mantenerse en lo más alto, repasamos el que ha sido el año de su vida
miércoles, 12 de diciembre de 2018 17:00
miércoles, 12 de diciembre de 2018 17:00

Alfonso, se acabó la temporada y sin duda aunque no muy amplia en festejos sí que será una temporada que nunca olvidarás.

No ha sido tan amplia como mis tres temporadas de novillero pero sí ha habido citas puntuales que me han aportado bastante y el remate ha sido inolvidable. Puntuar en sitios como Pamplona, una tarde mágica como Ronda o el paso al frente que di en Madrid, culminado todo con la alternativa en Sevilla, hacen que jamás pueda olvidar esta última temporada sin caballos.

Desglosando la misma me quedaría con tres fechas puntuales, empezando por tu debut en Pamplona.

Como te decía antes uno de los días más significativos del año fue Pamplona, una tarde muy especial para mí. Di la vuelta al ruedo en el primero abriendo cartel, pidiendo el público al oreja, estando incluso más a gusto que en el segundo al que sí corté la oreja. Fue una tarde completa y acabé muy satisfecho, es una plaza diferente con una gente única.

Luego la presentación en Madrid, en una tarde en la que disipaste dudas (si alguien las tenía) de cara a los aficionados.

Era mi gran reto desde el comienzo de la temporada, incluso cuando no sabía nada de la alternativa. Verme ahí, ponerme a prueba, es el mayor reto que uno puede afrontar y sobre todo, por mi nombre, ver la conexión y el respeto del público. Fue una tarde que me llenó mucho personalmente, respondí a preguntas que uno mismo se hace en días complicados en los que tienes que dar un paso adelante. Todo fue positivo y tuve ese feeling que te decía con la gente que respetó mi verdad y mi actitud, Disipé las dudas de mucha gente y me gané el respeto que merezco. Me hubiera gustado cortar esa oreja que se pidió, faltó muy poco, pero en resumen mi primera aparición en Las Ventas fue muy buena.

 

Alfonso Cadaval en Las Ventas - Sara de la Fuente

 

Esa petición en el primer novillo, es de los momentos que llenan el alma, ¿verdad?

Así es y sobre todo en sitios como Madrid que sabes que no te regalan nada, que te están mirando con la mirilla y tú eres capaz de reunir una serie de cosas que llenan al público y te premian la faena pidiendo una oreja.

Antes de esa alternativa en Sevilla y de cerrar tu época de novillero, ¿qué tardes y momentos destacarías de tu paso por el escalafón inferior?

Me quedo con el debut en Olivenza, por lo especial del mismo, la tarde de Sevilla el año siguiente con la oreja y la vuelta al ruedo, idéntico resultado a otra tarde en Logroño, la primera puerta grande de Ronda, este año la oreja y la vuelta al ruedo de Pamplona y las dos orejas en Ronda, Madrid, un toro que lidié muy a gusto en Valencia… De todas las tardes sacas algo positivo, incluso de aquellas en que estás menos acertado.

Y llegó la ansiada alternativa, en una tarde con un cartel de ensueño con los maestros Morante y Manzanares, sobre el papel no se podría pedir más...

Fue una apuesta grandísima, de mucha responsabilidad pero el cartel lo llenaba todo, con dos máximas figuras y además en Sevilla, son dos toreros de esa plaza. Se conjugó todo para que lo disfrutara al máximo llevando la exigencia de la mejor manera.

¿Cómo transcurrió el día hasta que llegaste a la plaza?

Paso el miedo cuando le tengo que pasar, sobre todo en la habitación después de comer, se te pasan muchas cosas por la cabeza. Pero el resto del día estuve bien, desayuné en casa con mi familia, la comida con la cuadrilla, tranquilo, dándole normalidad a un día tan importante. Después, mentalizado, concentrado, pasando el miedo y los nervios.

 

Alfonso Cadaval la tarde de su alternativa en Sevilla - Empresa Pagés

 

Llegar a ese patio y verte allí con dos figurones del toreo y en Sevilla, tiene que ser un cúmulo de sensaciones.

En el patio de cuadrillas es donde me di cuenta que tenía la cabeza fría y que las cosas iban a salir bien. Muchas veces esos días llegas a un sitio así, esa plaza, en mi Sevilla, con gente por todos los lados pero yo no me salté mi ritual, saludé a todos, siendo consciente de la situación, viendo como los maestros también pasan sus nervios. No entré en la vorágine de aislarme, fui consciente de todo porque sabía lo que esa tarde significaba para mí.

Y llegó el toro de la alternativa...

Fue un toro especial, distinto a todos los que vaya a torear en el futuro, Morante estuvo muy cariñoso, Manzanares con el que me une una gran amistad, también. El toro lo disfruté de inicio pero se vino abajo muy pronto aunque me dejó estar cómodo, coger confianza para el resto de la tarde y verme con posibilidades de competir al lado de dos figuras del toreo.

Y después el sexto de la tarde, toro de la confirmación (personal y profesional) de Alfonso Cadaval.

Ese fue un toro de mucho significado, di el paso al frente que debía dar tal y como estaba transcurriendo el festejo y la exigencia del público. Si no es por la espada hubiera cortado una oreja. Di una vuelta al ruedo merecida, todo el mundo salió con buenas perspectivas de cara al futuro.

 

Alfonso Cadaval dando la vueta al ruedo en Sevilla - Empresa Pagés

 

Seguramente no sería el triunfo soñado, pero esa vuelta al ruedo en el último toro de la tarde significó mucho.

Sí, hoy en día incluso dando porrazos en sitios importantes es complicado. Espero que las oportunidades lleguen pero sobre todo en lo personal me sirvió para demostrarme que soy capaz incluso en el máximo nivel. Pero hay que apretar y cortar las orejas como sea para funcionar.

¿Eres consciente de que en algunos momentos se te ha esperado, quizás en demasía por ser hijo de quién eres?

Sí, de hecho lo afirmo. Y se me esperará, los privilegios que tengo por un lado los he de pagar por otro. La gente es soberana y juzga, lo respeto. En mí está darle la vuelta a la tortilla. Queda mucho por hacer, no todo el mundo va a estar de mi lado pero para gustos los colores. Hay por delante un camino largo de superación y de seguir demostrando qué clase de torero soy.

Porque no queda otra, que seguir siendo serio y estar muy de verdad.

No queda otra que armarse de paciencia, seguir con la misma dureza mental y espero que si tengo oportunidades en 2019 pueda aprovecharlas, masticar en invierno otro tipo de temporada y afrontarla con ilusión y ganas.

 

4
5
0%
Satisfacción
60%
Esperanza
40%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios