PREVIA HUESCA

El Juli: "La presión es la necesidad mía de ser el mejor"

Redondo, rotundo, magistral. El Juli da la cara y habla con autoridad, como su tauromaquia. Reconoce que lo que más le motiva tarde a tarde es las ganas que tiene de llevar a más su propia tauromaquia y evolucionar sobre sí mismo. Y lo que más, superar esa presión que se autoimpone de querer ser el mejor. Compite en mano a mano con Enrique Ponce. Le motiva, le ilusiona. Grandes perspectivas. Duelo en la cumbre.

¿Le motiva Huesca, le motiva el cartel o le motiva el hecho de ser precisamente un mano a mano con Enrique Ponce?

Todo. Todas las tardes motivan. Cada vez que uno se viste de torero y sale a la plaza tiene una ilusión, un reto, una motivación. El toreo es una motivación diaria, una búsqueda constante de cosas nuevas y una manera de medirse contra uno mismo. Si es una feria de la categoría de Huesca y un cartel así, mucho más. Es un reto y una tarde que motiva.  

¿Dónde se motiva El Juli? ¿En qué aspectos encuentra usted esa ilusión que renace cada tarde?

En dar vueltas a mi propia tauromaquia y a mi propio ritmo, ese es el camino que he buscado cada vez que he tenido que superar dificultades. Me he centrado en lo que de verdad me importó siempre, que es mi profesión, mi relación con el toro. Ese es el que me importa.

Hablando del toro. Entre los tópicos, hay uno que dice que las figuras están cerradas a dos o tres ganaderías.

¿Qué estamos cerrados en ganaderías? Creo que la lectura no es esa; Buscamos un toro con unas características de duración, clase, entrega y bravura que se acerca mucho a lo que tienen algunas ganaderías.  Personalmente, busco medirme a un toro bravo y con poder, pero con ritmo y clase.  

¿Qué es lo que más le motiva a estas alturas de su carrera?

Evolucionar. Es algo que tengo muy interiorizado y soy consciente que mi tauromaquia siempre quiere más, porque además tengo muy claro que la esencia de la tauromaquia es eso: evolucionar constantemente.

¿Y lo que más le pesa o lo más complicado de asumir?

Liberarme cada año de la presión que me genera la necesidad de triunfar y de desarrollar mi tauromaquia. Por eso, a medida que va pasando la temporada voy toreando mejor y sobre todo, de mitad de campaña hacia adelante, es donde toreo mucho mejor, porque es cuando soy libre de verdad.

¿Le sigue costando superar la presión?

Es una presión mía. Una presión más interna que externa. Es la necesidad que tengo de ser el mejor. Es muy difícil convivir todos los años con esa necesidad. Aunque es algo íntimo, esa dependencia esta siempre ahí.

 

2
3
100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia