IMANOL SÁNCHEZ

"Por ser libre hay medios que tratan de desacreditarme"

El diestro aragonés uno de los grandes agitadores de las redes sociales, hace un repaso a diversas cuestiones más allá del toro, de la mano de José María Vivas
martes, 15 de enero de 2019 16:00
martes, 15 de enero de 2019 16:00

Terminó 2018, un año en donde has podido volver a tu plaza y en feria.

Así es, ha sido un año duro, pero con final “casi feliz”, otra vez me he quedado fuera de plazas, como Calatayud, donde el pasado año triunfé, Huesca o Alcañiz entre las aragonesas, que considero más que justo volver. Ir viendo pasar la temporada y no verte anunciado en los carteles, merma la moral y las ganas de seguir, pero tenía mucha fe en que la nueva empresa de Zaragoza, que quiero resaltar me trató con un respeto y una consideración que no es habitual en el mundo taurino actual, contara conmigo como así fue.

¿Cómo fue la tarde?

A nivel personal puedo asegurar que ha sido la más dura de mí carrera, reivindicar tanto la oportunidad, debutar en una feria del Pilar y sentir el apoyo de miles de aragoneses me pudo, igual que la presión añadida de aquellos (minoría pero con cierta influencia) que por ser disruptivo y probablemente por tener la libertad de no tener que lamerles las vestiduras, cada vez que algo se tuerce intentan desacreditarme por medio de sus crónicas. Obviamente no es suficiente para quebrantar el cariño que me dan mis paisanos.

Ese primer toro, fue complicado, no salía de la muleta y reponía en exceso, se pudo apreciar en el capote de un gran Sergio Aguilar, ahora bien, es justo reconocer que no apareció “el Imanol” que todos esperaban y que solventa cualquier papeleta. En ese no estuve a la altura del nivel que había dado en el campo y a lo largo de mi preparación en la temporada, y mucho menos a la altura de una plaza y una afición como la de Zaragoza. A veces toca perder, y en ese toro me toco a mí.

El segundo, fue un gran toro, en calidad y en volumen, al que toreé con una fisura en la mano producida al entrar a matar al primero, que apenas me permitía pinzar los trastos. Hice un esfuerzo moral (ese primer toro me hundió) y físico enorme. Aposté por hacer una lidia total, y lucir al toro en todos los tercios, se vio y mi cuadrilla estuvo sublime.

 

Imanol Sánchez con la oreja cortada en Zaragoza en 2018

 

Con la muleta, creo que es justo echarme flores y decir que el inicio tuvo mucho mando y mucho poder, la plaza rugió, hubo momentos con la izquierda que pude dejar patente el toreo que estoy buscando, dejar la muleta en el suelo y simplemente tirar de ella pasando el toro muy cerca, obviamente toreando tan poco, es prácticamente un milagro cortar orejas, pero con la actitud de superar lo sucedido en el primer toro y con el cariño de ese público que viene a verme por lo que les transmito más allá de lo que algunos quieran infundir, sirvió para cortar una oreja, que por supuesto para mí no es suficiente, pero que es necesaria para seguir vivo.

A los toreros no se les puede juzgar por una tarde, ni para bien ni para mal. ¡Tengo una deuda pendiente con Zaragoza y con esa empresa que apostó por mí!

Dicen que "líbrame del bravo, que del manso me libro yo", ese toro del Pilar fue bravo.

Sí, ese segundo toro fue muy bravo, quizás lo que más me sorprendió del encaste y a lo que menos me adapté fue que estos toros el bueno y el complicado no salen de la muleta y hay que empujarlos mucho. No quiero poner escusas, per estando mas toreado, y probablemente con menos presión, siendo el Imanol de siempre a ese toro le corto dos orejas.

Y complicado estar a la altura, en tarde de tanta responsabilidad y toreando tan poco.

Sí, ya he dicho en el resumen personal de mi tarde, que no era fácil estar a la altura, dar a aquellos que apuestan por mi lo que se merecen te condiciona, como lo hace torear en tu plaza, o ser sabedor de que tienes que cortar las orejas como sea. Pero bueno, eso también sirve de experiencia y crecimiento profesional.

Que larga se hace la espera y cuanto has luchado por estar otra vez en Zaragoza.

Y tan larga, si supieran algunos empresarios el daño que me han llegado a hacer a mí y a mi familia... Más de tres años, tres años buscando mil y una formas de volver, plantando cara al dueño y señor del toreo ahora mismo, luchando contra aquellos que ya no creen en ti, haciendo cosas diferentes que pocos entienden y muchos critican, pero eso sí, con el apoyo, reitero otra vez más de miles de aragoneses, de muchos ganaderos aragoneses y navarros y con la obligación de entrenar cada día.

Y llegó una empresa que por fin cuenta con los toreros aragoneses.

Así es, y lo hizo sin tapujos, sin miedo, apostando por nosotros, los toreros de Aragón de verdad. Personalmente pedí la concurso, y D. Julio Fontecha según me trasladaron mis apoderados nos dijo que ya tendríamos oportunidad de matarla, con la sorpresa de acartelarnos con una corrida de garantías y donde saltaron grandes toros.

Desde el punto de vista del aficionado y del aragonés, ¿qué te ha parecido la gestión de la empresa Coso de Misericordia al frente de la plaza en su primer año y con Julio Fontecha, Carlos Zúñiga y Jesús Mena a la cabeza?

Probablemente algunos lectores piensen que como esta empresa me ha puesto hablo bien por ello. (Simón conmigo en el último periplo no se portó nada bien y no por ello dejo de reconocer que ha sido un gran empresario para Zaragoza y de agradecerle como aficionado que la devolviera al lugar que merecía).

Bien, aclarando esto, considero que con el poco tiempo que han tenido para realizarla, todos los inconvenientes y el aura negativa que sobre la plaza llovía, ha sido una gran feria, todos los días ha pasado algo importante, el público ha respondido y al acabar nadie se ha acordado de las turbulencias por las que pasó la plaza que a punto de no tener toros estuvo. Señal de que el público ha quedado satisfecho.

 

Imanol Sánchez poniendo un par de banderillas en la pasada feria del Pilar

 

¿Cómo discurrió el resto de la temporada?

Fue pasando y minando mi moral, pero por otro lado el estar prácticamente dos veces por semana en el campo, haciendo lo que más me gusta que es torear, hacía que no me acordara de que no se cuenta conmigo en plazas que me he ganado volver, o que esperaba volver.

Eres un torero muy mediático en lo que a redes sociales se refiere y un gran activista de las mismas, ¿qué repercusión personal tiene?

Sí pones en una balanza lo bueno respecto de lo malo, todo se decanta hacía lo bueno, es infinito el cariño que tengo de la gente, de los aficionados, de los no aficionados que me respetan, de la capacidad que estas otorgan para proyectar la vida más allá del toro en un futuro y un sinfín de cosas…

Pero… lo negativo también existe, hay muchos que desde el anonimato vomitan cuchillos en las redes, al final te acostumbras y los ignoras.

¿Y en el torero?

En el toreo, a nivel de gente queda más que patente que funcionan, he conseguido acercar a la plaza gente que nunca ha ido a una corrida y sobre todo gente joven. Al igual que he conseguido ser noticia en medios de los más dispares y con ello conseguir acercar la tauromaquia a segmentos sociales que reniegan de ella o que no la entienden.

A nivel profesional… pues tienes que escuchar barbaridades, de minorías pero barbaridades, claro que también lo entiendo, la mediocridad hace que las personas ataquemos aquello que no entendemos o que creemos que supone una amenaza, he tenido que escuchar infinidad de recomendaciones sobre; no publiques esto, no subas esta foto, no hagas aquello que te vas a cerrar puertas, pero está más que claro que la era digital es el presente y que el sector se tiene que adaptar y explotarla si o si para no morir.

¿Y la repercusión social de las mismas?

La repercusión social, siendo un torero modesto es muy elevada, en 2018 a través de varios medios, nacionales, autonómicos, taurinos y/o generalistas hemos llegado a más de cuatro millones de personas, pero es que en Redes Sociales hemos superado los seis, y todo ello con un bajo presupuesto y sin apenas torear, imagina que me dieran la oportunidad de torear 20 tardes en un año… El impacto multiplicaría.

Y en la plaza, ¿notas que acude más gente a verte? ¿Ves movimiento en las redes, días antes de un festejo?

Sí, ya lo he comentado antes. Y en Zaragoza se vio, y la empresa me lo reconoció. Un lunes de feria, en el que trabaja toda la ciudad, unas cuatro mil personas acudieron al tendido, el día que de normal es el más flojo de la feria.

 

 

Pero no solo eso, se podían ver cientos de niños con sus padres en los tendidos, o gente que ha tenido un feeling conmigo por el mensaje que transmito a través de mis canales sociales y ha decidido acudir por vez primera a una plaza.

Y a su vez, ¿notas más presión y exigencia, por ser "mediático"?

Pues para que nos vamos a engañar, sí. Si eres responsable con tu profesión y eres consciente que en el ruedo es donde hay que rubricar aquello que se transmite a través de las redes, la presión es muy fuerte, tanto que como en Zaragoza y alguna otra ocasión me puede a niveles de siquiatra, pero bueno habrá que canalizarlo…

Lo que está claro, que son necesarios todo tipo de apoyos a la fiesta y que hoy en día las redes sociales, deben ser un escaparate positiva de la misma.

Sin ninguna duda, y el que no crea en ellas, lo digo ya mismo que se apee de esto. En este mundo no triunfa ni el más fuerte ni el más inteligente, si no el que mejor se adapta al cambio, y el sector taurino debe hacerlo.

¿Imagino que Madrid debe ser la próxima parada de tu hoja de ruta y de tu planificación?

Sí, Madrid está claro que tengo que confirmar, pero para ello tendrá que hacerme caso la empresa con quien quedó cierta tirantez en Zaragoza, dese luego hablando se entiende la gente, y nos han atendido bien después de aquello cada vez que los hemos llamado, pero seguimos sin pisar Madrid. Lo seguiremos intentando.

Eso sí, hay dos plazas que me quitan el sueño antes, una es mi Zaragoza, porque creo que le debo la mejor versión de mi, que no pudo ver en este Pilar, y otra es Pamplona y esa corrida de Miura con la que tanto sueño…

¿Y qué te gustaría que hubiera pasado para las mismas fechas que ahora, pero en 2019?

Un triunfo en Zaragoza, otro en Madrid, y otro en Pamplona, y que sirviera para no tener que pelear tanto con las empresas.

 

9
3
25%
Satisfacción
75%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias