JUAN ORTEGA

"Con el toreo bueno se emociona hasta el de las Coca Colas"

El diestro sevillano se ha convertido por mérito propio en uno de los nombres de la temporada. Despide 2018 con la satisfacción de haber sentado las bases del éxito en 2019
miércoles, 02 de enero de 2019 10:46
miércoles, 02 de enero de 2019 10:46

Después de agosto tenía claro dos cosas, la primera que al finalizar la temporada uno de los nombres más importantes y con los que tendría que sentarme a hablar sería el de Juan Ortega y no me equivoqué, pero sí fallé en la segunda premonición, que después de lo que pasó en Madrid hablaría con un torero con mas tardes a sus espaldas.

Era consciente de que no iba a torear mucho. El 15 de agosto están prácticamente todas las corridas de otros hechas, por eso no me extrañó. Ahora se recogen los premios la temporada siguiente.

Iremos por partes, y como no puede ser de otra forma, empezar hablando de Madrid es lo razonable, y de aquella tarde, era un cartucho que había que gastar y sobre todo, con el que había que cazar pieza.

Madrid me quita el sueño. Paso mucho miedo, pero me inspira. Aquella tarde me sentía un afortunado, me acordaba de los dos años y medio que llevaba queriendo torear en Las Ventas y de los compañeros que se habían quedado fuera. Tenía la necesidad de desahogarme y de echar fuera todo lo que sentía.

¿Cómo fue la tarde?

Salió el toro y no me hizo las cosas bien con el capote, pero lo de Atanasio es así, le cuesta romper y tuve paciencia. En la muleta fue otra cosa, me dejó engancharlo con la bamba y llevarlo prendido en el vuelo. Hubo un momento que lo toreé muy despacio y reunido.

 

Juan Ortega pasea la oreja cortada en Las Ventas - El País

 

Qué tendrá el toreo bueno, que al final...

Con pocos muletazos se emociona hasta el de las Coca Colas. Cuando se hacen las cosas con armonía se entra en un estado de paz interior en el que todo se ralentiza y te pone los pelos de punta.

Porque ese sitio (toreo caro y puro) no es exclusivo de dos o tres, en agosto y por Madrid, llegó un sevillano y demostró que ese corte de torero, tiene otras opciones y muy buenas.

La base de todo está en la entrega y en el alma que le pongas. Luego cada uno le añade su expresión y convives con el toro lo mejor posible. Pero si no eres capaz de ponerle esas dos cosas es muy difícil que aquello diga algo.

Los antecedentes eran buenos, la alternativa con Ponce y Manzanares y la confirmación con Curro Díaz y David Galván, dan un poco a entender en qué carteles se puede ubicar Juan Ortega.

Siempre he soñado con carteles buenos, los días buenos, en plazas buenas. En el toreo hay que pensar a lo grande porque es la mejor manera de mantener la ilusión.

Y hablando de Curro Díaz y de agosto en Madrid, el 15 de agosto siempre ha sido una fecha cíclica en donde algunos toreros han sido capaces de despegar y ponerse a funcionar.

Es una fecha taurinísima. Madrid está en calma, sin coches, medio vacía y sin horarios. Se respira el toreo.

Cuando vienen los momentos malos, esos en que uno ve que en el ruedo ha sido capaz de poner a Madrid de acuerdo y de convencer a la parroquia madrileña y que no suena el teléfono, ¿qué es lo que piensa el torero?

Sí suena, pero como te he comentado antes, suena para la temporada siguiente. No hay que tener prisa, las cosas son así y hay que adaptarse.

 

Juan Ortega en Las Ventas - Muriel Feiner

 

Porque la temporada después del triunfo de Las Ventas fue demasiado corta...

Fue corta. Pensaba haber cogido sustituciones pero nada, eso sí me dio rabia.

¿Y la persona qué piensa, qué piensa Juan Ortega?

Pues nada, qué vas a pensar, que no queda otra que aguantar. O te martirizas o pasas del tema. Con una te estancas y con la otra tiras para delante. Así que mejor pasar y pensar que más pronto que tarde vas a estar otra vez en un patio de cuadrillas.

Porque detrás del torero o al lado, está Juan Ortega ingeniero agrónomo.

Siempre le estaré muy agradecido a mis padres de que me obligasen a estudiar. El conocimiento no ocupa lugar y a mí me ha ayudado mucho a afrontar circunstancias complicadas en mi vida.

Lo que tenemos que luchar los taurinos a día de hoy, en pleno siglo XXI, para desligar el torero del "no estudio" y "la no preparación"...

Cuanto más preparado y más formado esté un sector, más competitivo es. Me gusta cuando se relaciona el toreo con los intelectuales, los artistas. La fiesta es culta por naturaleza y los toreros tenemos que dar buen ejemplo de ello.

Volviendo al torero y a la temporada, cuatro años de alternativa nos dan margen de sobra, para no tener prisa.

Las cosas llegan cuando tienen que llegar, sí, pero también hay que ir a buscarlas. No hay que tener prisa pero tampoco hay que dormirse en los laureles.

 

Juan Ortega en Las Ventas - Muriel Feiner

 

Evidentemente con esos cuatro años y lo que ocurrió en Madrid, lo mejor está por venir.

Eso espero. Si no me levantase cada mañana con esa convicción, chungo.

Y en ese camino, tiene que aparecer Sevilla de matador de toros.

Es mi plaza, mi tierra y tengo unas ganas terribles de torear en ella. De novillero no he cuajado ningún toro en La Maestranza y tengo esa espinita clavada.

Y por supuesto Madrid en 2019, y lógicamente en feria, porque quiero pensar que ya está hablado ir en las primeras de la temporada a Las Ventas y en mayo.

Ya va cogiendo cuerpo la temporada y sí estaré en Madrid. No se la fecha exacta, pero iré en mayo.

Y todo al lado del maestro Pepe Luis Vargas.

He tenido la fortuna de haber dado con gente extraordinaria en mi vida. No me puedo olvidar de mi padre, quien me enseñó a torear, del ganadero Román Sorando en cuya casa me hice torero y de Juan Rodríguez que lleva a mi lado desde el primer día que me vestí de luces. El maestro Pepe Luis Vargas ha sido un punto de inflexión en mi vida, fue y es un torero exquisito, a pesar de que la historia se empeñase en ponerle el sello de valeroso, y con toreros así imagínate lo que uno es capaz de crecer.

Además de Sevilla y Madrid ¿qué le pides al 2019, para que a final de temporada haya sido como tú la soñabas?

Ahora mismo, que se materialicen todas esas corridas de las que hemos hablado. Lo demás ya le iré dando cuerpo poquito a poco.

 

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
100%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios