ANIVERSARIO

Rubén Sanz, una década de sueños

sábado, 21 de diciembre de 2019 · 09:44

El matador de toros  soriano Rubén Sanz, ha celebrado durante este 2019 que ya termina, sus diez años de alternativa (27/06/2009) con diversos actos, entre los que destacan un encuentro con su Peña en un tentadero en la ganadería “Toros de Brazuelas” y una charla homenaje el 23 de diciembre con la presencia de grandes toreros y amigos que han sido su referente a lo largo de esta década.

Conversamos con él en un día lluvioso y gris, otro de tantos en los que el Diestro, no deja de entrenar en su querida plaza de Soria:

¿Cuál es el mejor recuerdo que conserva de su alternativa?

El momento más bonito y emotivo fue el paseíllo porque vi la plaza de Soria como no la había visto nunca y después el brindis que hice a los padres de Diego Redondo, un compañero de la escuela que murió. Se me humedecieron los ojos antes de torear recordándolo.

¿Y qué le dijo El Juli cuando le entregó los trastos?

Me sorprendió porque me conocía o se había interesado por saber quién era. Me dio ánimos y me dijo “espero que sea un principio y no un final”. Eso lo tengo grabado.

Diez años no son nada en la vida de un torero…

Diez años son muchas cosas, muchos días entrenando, alguna corrida de toros, algún tentadero, pero sobre todo una búsqueda continua de conocimiento del toreo, del toro y una forma de expresar los sentimientos.

¿En qué ha cambiado taurinamente hablando el Rubén Sanz de 2009 con respecto al de hoy?

Yo creo que sobre todo, en que cada vez estoy más seguro del torero que quiero ser.

¿Y a nivel personal?

En que conseguí algo en lo que nadie creía, llegar a matador de toros y eso da una seguridad impresionante a la hora de afrontar los retos que nos pone delante la vida.

Este año ha hecho mucho campo, pero sólo ha toreado dos festivales, ¿tan mal están las cosas para los toreros humildes?

Yo creo que hoy en día el torero está mal incluso para las figuras. Comparas el escalafón con el de hace diez años y parece que no son diez años, sino dos siglos cuando para torear se viajaba en tren porque antes el primero mataba ochenta y ahora mata cuarenta. Siempre ha estado mal para los que no estamos en el circuito, porque si no formas parte del sistema es casi imposible matar una corrida de toros.

¿Cómo logra superar los momentos de desesperación?

Si lo supiera no me desesperaría tanto…, pero sobre todo con afición y buscando el toreo que quiero desarrollar  y pensando que se puede crecer como torero sin torear.

¿Qué es para usted el toreo?

Todo, el toreo para mí es todo. Como decía Juncal, todo gira alrededor de este arte. Es mi razón para vivir y el motivo para estar ilusionado cada vez que me levanto.

¿Ha merecido la pena?

Si, sigue mereciéndola. Como al resto de las personas si les preguntan si merece la pena comer o respirar. Para mí es una necesidad para vivir. Me gustaría haber conseguido más cosas, pero ser matador de toros no es poco.

¿Se siente profeta en su tierra?

Me he sentido muy querido como persona pero muy incomprendido como torero porque en mi tierra el toreo se entiende sobre todo por la capacidad y yo lo entiendo sobre todo por el sentimiento.

¿Existen los amigos en el toreo?

Yo creo que sí y gracias a Dios tengo muchos toreros amigos, ganaderos amigos e incluso empresarios amigos aunque no me pongan las veces que yo quisiera, porque hay que saber diferenciar lo que son  los intereses profesionales de cada uno y lo que es la amistad. Entiendo que sea difícil acartelar a Rubén Sanz o que un compañero no quiera torear conmigo. Imagínate si un empresario no pusiera nada más que a sus amigos…, pero también es cierto que no debe dejar de ponerte porque no le caigas bien debe mirar por el interés del aficionado y de la plaza.

¿Qué le diría  hoy a un muchacho gordito como usted lo fue, que quiera ser torero en una ciudad como Soria?

Primero que piense si de verdad es su vocación y si lo es y lo tiene claro que le digan lo que le digan, aunque se lo dijera yo, que luche por su sueño porque nadie puede detener el sentimiento de una persona.

Defínase como torero

Soy alguien que siente el toreo y que está en plena evolución.

Dicen que el tren de los toreros, solo pasa una vez en la vida, ¿el suyo ha pasado?

No, y si ha pasado no lo he visto, pero  tampoco creo que el tren pase siempre, porque a algunos les pasa cuatro veces y a otros no les llega nunca.

¿Belmonte, Joselito o Rafael?

Rafael

¿Curro o Paula?

Los dos

¿Cuál es su mayor virtud en el ruedo?

La pasión

¿Qué considera que puede ofrecer al público y al aficionado?

Puedo enseñarles cómo torea una persona que vive por y para el toreo.

¿Toreará en Soria el año que viene?

Ojalá que sí., pero esa incomprensión que te he comentado que he sentido hacia mí, les pone muy fácil a los empresarios no acartelarme, aunque sueño y creo que sería justo, con torear en la feria de mi ciudad. La última vez que lo hice fue en 2014 y triunfé.

Pida un deseo  para el 2020

Que salgan dos o tres toreros que por su forma de torear, acaben con este movimiento anti taurino actual que nos toca vivir. Si la gente se apasiona, no hay barreras.

¿Y para usted?

Siete corridas de toros para poder enseñar el momento por el que estoy pasando.

Galería de fotos

Noticias Relacionadas

13
7
0%
Satisfacción
100%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia