PABLO AGUADO

"Ese silencio se queda grabado para siempre"

El diestro sevillano silenció a Las Ventas el pasado sábado, en la corrida de Montalvo, con una faena inolvidable en el sexto toro
miércoles, 22 de mayo de 2019 15:21

Noticias Relacionadas

miércoles, 22 de mayo de 2019 15:21

Llegaste a la pasada feria de Otoño con apenas cinco o seis festejos en el zurrón... y unos meses después eres el torero del momento, ¿qué ha cambiado, Pablo?

Profesionalmente sí ha cambiado bastante el panorama, pero a nivel personal sigo siendo el mismo, con las mismas rutinas de entrenamiento y mentalización que me han llevado a triunfar ahora, cambiarlas sería absurdo.

Entiendo que por momentos puedas estar aturdido, ¿cómo se afronta un cambio tan abismal, sobre todo mentalmente?

Más que aturdido estoy saturado porque el teléfono no ha parado de sonar para darme la enhorabuena pero como ya he dicho en varias ocasiones no me gusta que me estén continuamente felicitando y diciéndome lo bien que me han visto, lo paso mal porque no me gustan los elogios.

Qué pena esa espada...

Pues sí, de haber acertado hubiera sido redondear una semana soñada, salir por la puerta del príncipe en Sevilla y quizá la puerta grande de Madrid. Gracias a Dios los aficionados se emocionaron igualmente y así me lo han mostrado.

Dos toros diferentes. En el primero te sucedió de todo, dos revolcones, el viento, tuviste que tirar de raza...

Embestía rebrincado, no venía del todo metido en la muleta pero dentro de lo que cabe era obediente en el toque. No me cogió por malo o porque tuviera malas ideas si no porque nos tropezamos en el camino. No era mal toro pero no valía para triunfar en Las Ventas.

¿Cómo estás de la rodilla?

Bien, gracias a Dios sin problemas.

Y el segundo... indescriptible... ese silencio en Las Ventas... te voy a pedir que me definas tú ese instante.

No se puede definir, hay que vivirlo en el momento. Fue algo grandioso y ese premio, ese honor que te brinda una plaza como Las Ventas está por encima de cualquier triunfo numérico de orejas. Ese silencio se queda grabado para siempre en el interior de uno.

Hay que ser muy torero para callar a una plaza como esa...

No sé si hay que ser buen torero o no para eso. En Madrid haciendo las cosas lo más sencillas posible como se ha hecho siempre, cala.

En teoría hasta la corrida de la Prensa no vuelves a la feria, pero siempre hay circunstancias que dejan un hueco libre... ¿albergas la esperanza?

A día de hoy tengo cerrado ese compromiso del 16 de junio y es en el que pensamos. En caso de que hubiera posibilidades de ir antes lo plantearíamos, pero ahora solo tengo en la cabeza ese día.

 

50%
Satisfacción
25%
Esperanza
0%
Bronca
25%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios