JOSÉ GARRIDO

"Todos debemos hacer un esfuerzo para poder salir a flote"

lunes, 9 de noviembre de 2020 · 20:19

Hablamos con uno de los nombres propios de esta temporada atípica, José Garrido. El pacense ha destacado en cada una de sus tardes en las que ha realizado el paseíllo y nos comenta sus propias impresiones. Además, también comparte con nosotros su opinión respecto a algunos temas de la actualidad y que giran al mundo de la tauromaquia.

Lo primero de todo, nos gustaría saber cómo has vivido esta pandemia y cómo te encuentras actualmente.

Lo he vivido igual que todos, con angustia mucha incertidumbre. Sobre todo, viendo que la temporada se iba a hacer de una manera a la que no estamos acostumbrados. Gracias a Dios se ha podido torear algo, pero algo insignificante para una temporada taurina; pero por lo menos tanto los toreros que nos hemos podido ver de luces como los aficionados hemos seguido con la esperanza y con la ilusión. Ya una vez acaba la temporada, por mi parte contento por el balance que he toreado, pero aún seguimos con esa gran incertidumbre de cara al año que viene.

En todo ese tiempo sin vestirse de luces, ¿qué te ha aportado a ti?

En ese tiempo que hemos estado parados y enclaustrados en casa me lo he tomado de una manera muy positiva para seguir con los entrenamientos y seguir con mi evolución. Como si hubiera sido un tiempo extra para todo aquello que quiero evolucionar en mi torero y para seguir avanzando en el camino.

Fuiste de los pocos toreros que pudiste torear antes de la pandemia, en la Feria de San Blas y en Mérida. ¿Cómo recuerdas aquellas tardes que hoy en día parece que quedan muy lejos?

Haciendo referencia a aquellas tardes en las que toreé antes de la pandemia parece que fue hace años; parece que hace una eternidad. Estábamos todos normales, nos dábamos abrazos, la gente se sentaba una al lado del otro. También he notado mucho el cambio de las salidas a hombros, que en las tres corridas que he toreado durante la temporada he podido cortar las orejas y podía haber salido a hombros, pero no ha sido así; echo mucho de menos eso. Otra de las cosas que he notado ha sido que la afluencia de público en cuanto a las medidas, pero se notaba mucho miedo en la gente por acudir a las plazas de toros al igual que a cualquier otro sitio público.

Ya una vez arranca la “temporada”, el día más taurino del año, surgió la magia en Herrera del Duque con “Planetario” de Victorino Martín. Además, fue acompañado por los sones de “Concha flamenca” haciendo de aquella faena una conjunción perfecta. Parecía que por momentos ibais al mismo compás; ¿desde el albero tenías esa sensación?

Esa tarde en Herrera del Duque con ese toro “Planetario” creo que ha sido uno de los momentos más álgidos de estos últimos tiempos de mi carrera, porque hubo una conjunción muy bonita entre toro y torero. La verdad que con la música hubo un momento que parecía que lo teníamos ensayado. Fue una conjunción de reunión, de toreo, de pasión que ha sido muy bonita: y así lo ha cantado el aficionado. Me expresé con la mayor exposición de mi toreo.

Después de Herrera del Duque, otras tantas tardes donde prácticamente en todas ellas has podido destapar ese tarro de las esencias.

Las otras tardes en las que he podido realizar el paseíllo también han sido tardes importantes, tardes compromiso. Después de la de Victorino venía una de Murteira Grave en la que hice frente a un toro muy fiero, bravo y codicioso que fue una faena de tú a tú que la rematé con un espadazo.

La última tarde fue la de la Gira de la Reconstrucción con la de Fuente Ymbro en la que no llegó quizás a esa faena que andaba buscando para rematar la temporada como me hubiese gustado. Pero se ha visto la disposición y la ambición de querer ser no ha cesado, sino que van en aumento.

Bien es sabido que el capote no te permite un triunfo ni te permite cortar las orejas, pero da una categoría superior al torero.           

Yo creo que más que nada que el toreo de capote deja ver la fluidez de movimiento ya que se tiene que interpretar tanto con el juego de piernas como con el juego de los dos brazos, el acompañamiento de la embestida, el sometimiento… Cada cual en su estilo y en su forma, pero para mí es muy importante porque yo veo romper muchos toros a raíz de enseñarle el camino con el capote. Además, es algo a lo que le dedico mucho tiempo para profundizar mucho en mi toreo.

 

Garrido en la pasada feria de San Blas en Valdemorillo - Bartolomé Bernal

 

En el toreo se habla de luces, pero también hay sombras. ¿En tu carrera también ha sido así? ¿Cómo lo has podido superar?

En todos los toreros yo creo que hay luces y sombras. Estamos expuestos a las críticas de cualquiera ya que en esta profesión al igual que a la de cualquier otro artista estamos expuestos a ello. A parte de eso, quizás lo que más le duele a un torero es el fracaso en tardes a las que les tiene puestas todas sus esperanzas y se juega mucho. Frustra mucho, pero también tenemos que entrenarnos para asumir ese posible fracaso para poder superarlo lo antes posible, y para poder seguir entrenando con la ilusión de que pronto salte ese toro que te haga destapar lo que llevas dentro.

Cambiando de tercio, ¿cómo ves el momento que está atravesando la tauromaquia?

El momento que vivimos ahora mismo yo creo que es el peor de los 50 años. Ya no solo por el sistema en el que estamos inmersos sino también por lo que nos ha tocado vivir ahora mismo con la pandemia. Recuperarnos de esto va a ser complicado, no imposible, porque el toreo siempre se supera. Hablando como aficionado, el amor y la pasión que le ponemos a la fiesta es muy grande para que esto vaya a peor. Pienso que todos debemos hacer un esfuerzo, cada uno con lo que podamos, para poder salir a flote de esta situación que vivimos.

¿Cómo se puede hacer realidad esa renovación en el escalafón?

Es cierto que hace cinco o seis años se venían anunciando muchas ferias y muchos carteles que eran muy parecidos unos con otros. Pero hoy en día, creo que eso ha cambiado mucho. Hay muchos nombres nuevos, muchos toreros que han sido emergentes y ahora son realidad; incluso figuras nuevas. Gracias a Dios, se van repitiendo menos carteles y hay una renovación muy presente y verdadero que han venido para quedarse.

¿Hay realmente unión en este mundo?

Hay una unión muy fuerte, la unión de picadores, banderilleros y mozos de espadas. Pero en el ámbito de toreros y empresarios está muy dividida porque cada uno busca su propio interés. Las figuras son figuras porque se lo han ganado con la espada y la muleta y en su tiempo nadie hizo nada por ellos, tuvieron que ir escalón a escalón; y pienso que para nosotros tiene que ser exactamente igual.

Es muy difícil que haya unión entre todos los toreros, porque ni mucho menos tenemos todos una misma posición. En el tema empresarial, poco más de los mismos. Hay empresarios que llevan muchos años en esto y hay otros tantos nuevos que quieren abrirse camino en esto y el es difícil entrar en esa parte empresarial de altura, pero creo que poco a poco y haciendo las cosas bien habrá una renovación inminente.

A ti como persona, ¿qué valores te ha aportado tu profesión?

Todos los valores que tengo hoy en día me los ha dado mi profesión. La educación que he ido adquiriendo desde que empecé en la Escuela Taurina han sido necesarios para crecer como persona y hacerme como hombre. Es un tópico lo de que los toreros maduramos antes, pero es la verdad; cuando mis amigos jugaban en el parque con la bicicleta, yo estaba pendiente de las faenas de toreros en otras plazas, e incluso hasta mi relación era con personas mayores porque quería aprender más. Con 15 años yo quería sentirme como un hombre y que me tratasen con respeto. La educación taurina es importante para tener los pies en la tierra y para crecer como hombre.

¿Qué mensaje quiere dejar a la afición?

Dejarle ese mensaje de esperanza, sobre todo en estos momentos que nos ha tocado vivir con la Fiesta. Por parte de José Garrido les voy a dar muchas alegrías, porque me encuentro muy bien, muy fuerte, con ilusión, ganas, ambición… todo este tiempo me ha servido para evolucionar mucho. Como decíamos antes, esa faena a “Planetario” en Herrera del Duque dejó ver ese fondo que ando buscando y que tiene que salir algún día, y cuando salga ese toro a la plaza a la que le tengo puesto tantos sueños creo que el aficionado va a encontrar ilusión en José Garrido.

Poco más que añadir por nuestra parte, dando las gracias al torero José Garrido por su tiempo y su amabilidad con nosotros y desearle lo mejor.

 

Más de
14
1
33%
Satisfacción
33%
Esperanza
33%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia