CURRO DÍAZ

"Me niego a empezar el año nuevo pensando con negatividad"

jueves, 24 de diciembre de 2020 · 10:19

Un regalo de Navidad anticipado, de esos que se desean y se esperan tener, en algún momento cercano pero no definido aún, una conversación, una distendida charla de toros a corazón abierto, sin filtros...de esas que, en una época anterior, podría haberse dado en una taberna y con un buen vino delante... un “ tú a tú” con un grande como es el Maestro Curro Díaz.

En una temporada, como tantas veces repetimos, tan atípica... tan gris, ¿cómo se procesa el hecho de quedar cuarto en el escalafón con siete corridas? Me explico, una temporada tan sumamente rara...casi sin festejos...por un lado te  sientes afortunado por haber realizado siete paseíllos y por otro lado ¿apena el hecho de que precisamente sólo hayan sido siete? ¿Es algo, quizá, un poco agridulce?

Totalmente, una temporada que se planteaba, bueno pues como todos mis compañeros, una temporada pues con una normalidad tremenda, si ya estaban anunciadas las Ferias más importantes... y de golpe y porrazo, sin esperarlo nadie, pues aparece esta enfermedad y trastoca todos los planes de todo: de estar toreando a estar encerrado en casa totalmente, te cambia la vida, no ya sólo taurinamente hablando, si no literalmente, te cambia tu vida.

Claro, es que esto influye a todos los niveles, se complica el ir a entrenar... de ir a una plaza ni hablamos...

Siii, nosotros bueno... en pleno encierro podíamos salir a tentar y eso, pues un poco, dentro de la tragedia que estaba ocurriendo - hablo de la tragedia taurina porque si ya hablo de la general, eso ya es una auténtica locura- pues nosotros íbamos al campo y eso pues, de alguna manera, te permitía desfogar, desahogarte toreando y mantener viva la ilusión del toreo...siempre con la ilusión puesta en torear en la Plaza y ver el vaso medio lleno, de lo contrario para la mente hubiera sido una auténtica locura.

Y la cantidad de sueños de tanta gente que se han quedado en el camino este año.

Totalmente, ha sido un año que, aunque sea reiterativo decirlo, pero ha sido tan atípico que es algo que nadie ha vivido o muy poca gente de otra generación ha podido vivir algo así.

Claro, yo, personalmente hablando, pienso que lo más “parecido” y salvando las distancias quizá los que vivieron la guerra.

¡Claro! o la peste negra, la peste española... lo que pasa es que en esta vida, en esta sociedad que vivimos, parece que lo tenemos todo preparado...te mueven la silla y se tambalea todo.

Lo damos todo por hecho y no tenemos nada seguro Maestro

¡Totalmente! ¡Así es!

Tu temporada empezó “oficialmente” en Septiembre, esos meses anteriores de verano, en los que, normalmente se está con el ajetreo de esta o aquella Feria, ¿cómo los llevaste? es decir ¿cómo vive alguien, de tu excelente nivel profesional, esos meses “parado”? ¿Qué se te pasaba por la cabeza en ese tiempo?

En mi caso, intentando desdramatizar la situación... intentando ser positivo... intentando, no ya la expresión de “no venirte abajo” porque esa no cabe, si no intentando ilusionarte, cada uno en la actividad que desempeña... en mi caso, en el toreo, pues ya te digo: la ilusión de torear, iba mucho al campo... creo que todos los toreros hemos toreado muchísimo en el campo que también , de algún modo, pues nos ha ilusionado ese verano totalmente atípico... en mi caso pues disfrutando también de la familia, de mis hijos que son muy pequeños y también pues los he “sufrido”... ( risas)

(Risas) Los has disfrutado y pensado alguna vez eso de “ ¿no sé qué es peor si los toros o los bichillos estos?”

(Risas) Siii... pero bueno, he intentado... dentro de la dureza, llevarlo con el mayor optimismo posible.

Es que, esto ha sido un golpe de realidad tan crudo, que no creo que nadie pudiera imaginar una temporada así.

Nooo, nadie nadie...pero también te digo una cosa, que, a título personal, por ejemplo un toro te puede levantar los pies del suelo y te corta la temporada...que también está dentro del hilo... la temporada ha sido una fatalidad en cuanto a lo taurino y se ha suspendido - no sé la cifra exacta- pero el 80 o 90% de los Festejos...una burrada, pero, a título personal como torero, un toro te levanta los pies del suelo en marzo y te corta la temporada, nosotros debemos estar preparados para cualquier fatalidad.

En ese caso, desde la barrera cómo es mi caso, igual la mayor diferencia es que, te pillaba el toro y gracias a Dios salías para delante y te encontrabas con el amor y los abrazos de los que te quieren...pero ahora esos abrazos... otra cosa que nos ha sido arrebatada y se echan de menos, en tu caso Maestro, que siempre que llegas a la Plaza, tienes esa gentileza con todo el que allí te espera para saludarte y mostrarte su cariño, porque tú tienes esa manera de ser ¿se ha echado en falta este año ese querer atenderlos a todos?.

Hombre, yo te voy a decir una cosa, cuando yo he salido a torear y he salido a la plaza, me he olvidado del virus, no sé si está bien o está mal...pero yo he llegado a la plaza con la felicidad de torear y con la responsabilidad que implica...y a mí me daba miedo el toro no el virus, yo voy a una plaza y voy con todas las de la ley.

¡Hombre normal! es que ahí y en ese momento de concentración ante lo que va a salir por chiqueros, se toman precauciones, pero la mente está donde debe ser: el toro, eso es incuestionable.

Yo he intentado desdramatizar y he entrado en la plaza sin mascarilla y he saludado a quien ha venido a verme y a darme su cariño, encantado además.

Al hilo de esta temporada tan corta, tan rara, tan tardía que hemos echado...¿piensas que se ha hecho todo lo posible por, satisfacer de algún modo, a todos? profesionales, aficionados.

No, pero sí que es verdad que hemos hecho un esfuerzo enorme para poder torear y sobre todo que no fuera un año que pasara en blanco, se ha hecho el esfuerzo gracias a la televisión, a los toreros... hay que dar gracias a la televisión, porque gracias a ella hemos llegado a las casas de la gente, con la responsabilidad que conlleva que una plaza de 3ª podía parecer, en un momento determinado, una plaza de 1ª por la repercusión y la exigencia que había, no ya en la plaza en sí porque, evidentemente, de forma física había poca entrada - por la situación existente- pero si por la audiencia que ha sido tremenda.

Ahí el doble filo que yo veo y corrígeme Maestro, es que no es lo mismo el que lo vive en primera persona para entrar a matar que el que lo ve desde la barrera, en este caso el sofá de su casa.

Totalmente y sobre todo que yo creo que las presentaciones de las corridas de toros han sido muy buenas, se ha intentado dar un espectáculo, que en un primer momento, en el mes de marzo no se iba a poder dar toros en ningún sitio y se han podido dar corridas de toros, se han podido llevar a los hogares, se han podido ver por autonómicas que llevaban muchísimo tiempo sin poder retransmitirlas, lógicamente ha habido cosas malas, pero hay que centrarse y mirar las cosas positivas y muy buenas como por ejemplo las audiencias que ha habido.

 

Foto: Raúl Valdivielso

 

Una guantá sin mano que se dice en mi tierra, “a la gente no le gustan los toros” pero ahí están los datos de las audiencias.

Exactamente! que nos quejamos de que “no gustan los toros” pero la gente ha visto los toros y se ha hablado de toros.

Y a todo esto que mencionamos, por si fuera poco, le añadimos lo de tu pierna, que no quisiera pasarlo por alto porque me parece algo, cuanto menos, extraordinario y que creo que, por mucho que se nos llene la boca con aquello de que “los toreros están hechos de otra pasta”, no somos realmente conscientes del significado real de esa afirmación.

Tenía dos fracturas en el peroné además de una cornada interna que tenía que partía la fascia, la membrana que envuelve los músculos y bueno... pues no paré, no paré, no paré y al mes me hice una resonancia magnética y vimos la fractura... pero bueno, yo cuando lo conté, lo hice de una forma natural, para venirse arriba  y sobre todo planteando la temporada que viene en plan “aquí todos tenemos que hacer un esfuerzo y tirar para delante, yo he tirado para delante con una fractura” entonces a la gente le llamó la atención y yo mismo no era consciente, envié la resonancia y luego, me di cuenta al escucharlo de otro y digo “pues sí, he toreado con las dos fracturas, con la cornada pegada y he podido pegar pases a los toros” , pero siempre desde el punto de vista de que todos nos tenemos que venir arriba y todos tenemos que hacer un esfuerzo...son cosas que pasan en la vida y que a lo mejor la gente no se entera, pero que es parte del toreo, una parte muy bonita y dura como es la superación.

Realmente Maestro, consigues transmitir esa parte del toreo que significa la superación.

El tema de tirar para delante, es un tema que, en una sociedad donde, en un momento determinado estábamos hasta mal vistos, habría que fijarse en los toreros en los momentos complicados de tirar para delante... el torero debería ser considerado en la sociedad más que como villano cómo un héroe, que también es algo muy bonito.

No sé si es nuestro ADN español o qué, pero es cierto que no tenemos término medio: lo mismo hoy vapuleamos a alguien que mañana lo idolatramos (risas)

(Risas) Yo la verdad que he tenido la suerte de crecer torero, ser torero también es una filosofía de vida, unas formas, una educación, unos valores y una disciplina, pues que a lo mejor hay quien enfoca a los toreros de una manera y el toreo es mucho más, es algo muy bonito y yo he tenido la suerte de conocer a muchos toreros que son ejemplo de vida.

Cuando os vemos aparecer por el patio cuadrillas, ¿olvidamos a veces que los toreros sois personas? Con vuestros días buenos y malos.

Pues te voy a decir una cosa: los toreros en esos momentos no somos personas, somos toreros, un torero es un torero y cuando llega uno a la plaza es solamente torero, esa es la grandeza del toreo, ahí no te puede doler nada ni preocupar nada, no te puedes permitir el lujo de ser persona... en la serie Juncal - que me gustaría volver a ver- hay una frase que le dice una señora “parece un príncipe” y él contesta “no señora, parezco un torero” y es verdad: un torero no puede compararse con nada.

También podríamos aplicar aquello de “la mujer del César además de serlo debe parecerlo”...

¡Totalmente!, a mí uno de los legados que me gustaría dejar a mis hijos es la rectitud o intentarlo, lo que significa para mí en la vida la rectitud sin atajos.

Maestro, te vemos darle a todos los palos: el Curro artista... el Curro de las ganaderías denominadas duras... si me preguntaran con qué ganadería se siente Curro Díaz más cómodo, me tomaría la libertad de contestar “pues con la que embista”...

¡Totalmente!, la suerte que he tenido de matar tantas ganaderías diferentes, es el ver y conocer matices que unas ganaderías tienen y otras no, eso es algo que te enriquece, te enriquece como torero, yo creo que he toreado todos los encastes y eso es una riqueza que te da como torero y un crecimiento personal, también te abre muchos caminos...los toreros somos artistas y esto pues te enseña más caminos, al final es que cuanto más tiempo llevas en el toreo, te das cuenta de que más desconoces y te das cuenta de que cada toro pues es un toro distinto, el campo, la plaza, toreando de salón y descubres una sensación distinta cada día , delante de los animales ni te cuento.

Con sinceridad, ¿cómo ves el futuro más inmediato, a nivel personal y general, en 2021?

Te decía antes lo de ver el vaso medio lleno, yo me niego a empezar el año nuevo pensando con negatividad, tenemos que abrirnos, ya no sólo en el sector del toro si no en todos los sectores, el mayor tesoro de España es precisamente España, no podemos permitirnos el lujo de vivir con miedo, del miedo al pánico hay una línea muy fina y vivir con pánico no es vivir.

Y por último, un mensaje de felicitación para todos los aficionados.

Empezar el año pensando en positivo, que es cierto que los problemas de la vida se solucionan paso a paso, pero pensando en positivo, recordando que este año que acaba no iba a haber toros y finalmente si los ha habido, debemos desear lo mejor para el 2021.

Hasta aquí, esta más que enriquecedora charla que, acaba aquí sólo por el momento ya que, Maestro te tomo la palabra y la continuaremos en un tentadero con reportaje fotográfico incluido, gracias por tu deferencia con Burladero y con mi persona.

 

Más de
6
2
50%
Satisfacción
33%
Esperanza
16%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia