JOAQUÍN GALDÓS

"El haber sido empresario en estas circunstancias debe haber sido algo muy difícil"

jueves, 31 de diciembre de 2020 · 17:06

Hoy, para despedir el año, lo hago con una charla que, literalmente, cruza el charco y “asalto” al diestro limeño Joaquín Galdós, quien, generosamente, me brinda la ocasión de conversar distendidamente con él desde su casa en Perú.

Una temporada nueva que comenzabas, además estrenando apoderado...con las ilusiones, imagino, que implica todo nuevo comienzo y de pronto este golpe que nos ha sacudido a todos ¿cómo lo has vivido tú?

Bueno, creo que para todos ha sido una gran desilusión, cada uno, pues en su nivel siempre, cuando empieza un año nuevo pues las ilusiones se renuevan, hay Plazas que parecen que te van a abrir sus puertas ese año, otras plazas en las que has triunfado y te hace ilusión volver, está siempre el reto de Madrid, que lo tenía ahí muy cerquita, en el Domingo de Resurrección y echas el invierno, preparándote para ese día, además cinco días antes del comienzo de la pandemia había toreado en Tobarra, dónde salí a hombros y pues lo típico, que vas soñando con que Madrid puede ser un día importante y de golpe quince días antes de la corrida me entero de esto y pues cómo para todos, un palo, volví a mi tierra y me vine aquí al campo, intenté estar haciendo vida de torero, seguir moviéndome, hacer ejercicio, toreaba una vaca de vez en cuando, lo que es para no estar parado en una casa y así me pasaron los meses sin darme mucha cuenta tampoco.

En tu caso supongo además que lo viviste con dos visiones diferentes, me explico, la tuya propia como matador pero también la de ganadero, siendo muy consciente de cómo lo están pasando en el sector.

Siii, eso ha sido una auténtica tragedia, por eso siempre pongo a los ganaderos por delante como los grandes damnificados del virus, porque es verdad que mi pena y mi desilusión son muy grandes, pero aquí la ganadería, la familia, tantos toros con contrato ya...con corridas reseñadas y verse ahí, pues sin salida, muchos toros pasados de edad y los toros comen todos los días que económicamente también.

Y no acude ningún animalista de esos de “golpe de pecho” para mantener a ninguno...

¡Totalmente! cantidad de toros que han ido al matadero, vacas y al final no han tenido ni la oportunidad de lidiarse, de disfrutar de su bravura ¡nada! simplemente muerte en el matadero como ganado manso, eso ha sido una pena grandísima y una pérdida irreparable para el toreo, todas esas camadas de esas grandes ganaderías en España, con lo que están consiguiendo los ganaderos en España ver sus camadas y sus ilusiones en un matadero ha sido durísimo, sin hablar de la pérdida económica, porque no se compensa lo invertido en un toro bravo con lo que se obtiene por él en un matadero.

Por intentar, sacar algo “bueno” de algo tan horrible, podría decir que eres “afortunado”  -por decirlo de algún modo- , ya que pudiste torear justo antes y también durante la pandemia.

¡Siii totalmente que soy un afortunado!, primero por haber podido estar en el campo y haber podido estar en familia, que ha habido mucha gente, como mis paisanos novilleros -por ejemplo- que tengo en España que les sorprendió el virus y han tenido que estar lejos de sus familias y sus casas y segundo porque he tenido la oportunidad de no descuidar mi preparación, la mentalización, el entrenamiento y que eso se notara ya en la primera corrida, la de Astorga, indultando a ese torazo de El Pilar, las pocas actuaciones que he tenido me han hecho crecer, que la gente siga conociéndome y me han dado moral, porque no es lo mismo, en un año tan triste, triunfar en 4 o 5 sitios con fuerza y sentir que sigues taurinamente vivo, que si se hubiera dado mal o no hubiera tenido suerte, hubiera sido doblemente malo, entonces pues sí soy un afortunado.

Claro, que aunque hayan sido pocas -por las circunstancias- has logrado sonar.

SÍ, siempre han sido plazas de 3ª, pero porque no han habido Ferias de 1ª, aunque las corridas sí lo han sido, el compromiso que los toreros hemos asumido, teníamos el depósito del valor y la ilusión llenos, entonces íbamos allí cómo si fuera una gran Feria, dándole esa importancia y eso se ha notado y han salido grandes faenas. Siempre a uno le quita el sueño estar en Madrid, estar en Sevilla, estar en las grandes Ferias, pero si no puede ser ahí pues donde sea.

Claro, pero es distinto no estar porque no te llamen a no estar porque esa Plaza “está cerrada”, quiero decir , algo tipo a “no he estado pero es que no ha estado nadie”, debe doler más pensar “me merezco estar ahí y no me han llamado”

Claro, claro, pero fíjate, prefiero mi propia desgracia antes que la de todo el toreo, porque ahí, el daño que se hace en todo: el aficionado, la desilusión en la gente, que los compañeros no compitan en la Plaza, eso es peor, aunque a uno le duela el no estar, pero prefiero no ir yo pero que vaya el resto.

Es un gesto muy generoso por tu parte pensar así.

Muchísimas gracias.

Crees que, en lo que se ha dado este año ¿se podían haber dado más carteles con toreros jóvenes como tú o con la situación que tenemos era algo inviable?

Yo tengo muchísimo respeto por los empresarios, un corte de temporada un 20 de Marzo, con el virus tan reciente, sin saber si habría una nueva ola, la incertidumbre es tal que a ver, cuando te tienes que jugar el dinero hay que estar en su pellejo, el haber sido empresario en estas circunstancias pienso que debe haber sido algo muy difícil, es algo que, sobre todo, les ha pillado desprevenidos, no es igual que ahora, ahora ya no tienen perdón de Dios el no dar toros y con el aforo que sea porque ya han tenido todo el año para organizarse y a la vista está que se ha podido, es verdad que hubiera echado en falta que, a lo mejor, algunos toreros jóvenes nos juntemos y tiremos para delante por encima de honorarios, de compañeros, de carteles... sobre todo hay tres o cuatro toreros jóvenes que están en un momento en el que el aficionado los demanda y quizás esos deberían haber echado la pata pa'lante, eso a un figura como Morante de la Puebla, por ejemplo, con 25 años como figura del toreo, no se lo vas a pedir pero a uno con 20 años, que su carrera está empezando a subir, sí podía haber asumido el haber estado en más sitios, en ese sentido los jóvenes que tienen más interés para el aficionado son los que estaban en la situación de haber dado ese paso.

De haber estado más unidos...

Exactamente, haberse unido y haber dicho “pues vamos a ir a este sitio o vamos a ir pa’cá o pa’llá y ya veremos según la gente que haya pues ya se verá...” pero eso sí me hubiese gustado, el ver que los jóvenes pues se rebelasen un poco ante la situación...

Sería algo que beneficiaría tanto a vosotros como al propio aficionado, personalmente creo que, sin echar a nadie porque cabe todo el mundo, pero sí es necesario refrescar un poquito la oferta.

Sí, últimamente veo el toreo un poco conservador en ese sentido, un torero joven en cuanto llega un día a una plaza importante y le ruedan las cosas enseguida quiere cuidar en su carrera las ganaderías al máximo, los carteles al máximo y yo creo que hay que torear y cada uno tiene el caché que su toreo merece y la categoría que su toreo merece, no hay que ponerse en esa situación como si lleváramos 30 años de alternativa, con ese tiempo un torero sí se puede permitir esperar en su casa de brazos cruzados a que lo llamen, pero un torero joven tiene que torear, le tienen que ver, le tienen que conocer, porque estando fuera lo único que consigues es que se olviden de ti.

Yo, personalmente, soy de la opinión de que -corrígeme si me equivoco- que un torero joven, que se enfrenta a cualquier ganadería, podríamos decir “a lo que le echen”, le sirve para crecer y encontrarse como torero.

Sí por supuesto, yo considero que hay un momento para todo y a lo mejor un torero tan joven con una de Miura pues no, pero tampoco puedes cerrarte a tres ganaderías y cuatro compañeros. En el fondo, por más interés que uno tenga, tiene que competir con el que tiene más ambiente, el que tiene menos, con el que recién está surgiendo, con el joven, con el viejo y yo creo que así se consolida una figura del toreo y no de otra forma, también es como la gente te conoce, si tú toreas en un sitio y estás muy bien y luego no toreas, lo que consigues es que la gente se olvide de ti, los toreros deben estar en los sitios y competir y donde se pueda ganar más, se ganará más y donde se gane menos, pues menos, pero así se mantiene viva esa llama de la Fiesta.

Por desgracia, los aficionados, tenemos la memoria muy corta.

Así es, yo creo que es nuestro deber, me meto el primero en el saco, pues los toreros jóvenes que estamos toreando en años difíciles, somos los que tenemos la juventud, la energía, las ganas, el impulso de querer ponerte delante del toro y por encima de todo, el querer torear y competir entre nosotros y somos los que tenemos que echarnos al aficionado al hombro, si al aficionado le apetece ir a ver una corrida de La Quinta, Fuente Ymbro o cualquier otro hierro con tres toreros jóvenes, pues tenemos la obligación de darle lo que reclama, independientemente de que uno tenga más ambiente o menos que otro y hay que ir y apechugar con esos toros más fuertes porque es el momento de hacerlo. Yo creo que los que han sido figuras del toreo, lo han hecho toda su vida, lo que pasa que nos olvidamos de esas épocas anteriores.

 

 

Tomamos nota de ese llamamiento a los toreros jóvenes de cara a la próxima temporada y ¿podríamos esperar que se unieran el próximo año?

Yo creo sí, los primeros interesados deberíamos ser nosotros mismos, los más veteranos han disfrutado de las mieles del toreo, han andado su camino y, aunque suene feo, ya ha vivido el toreo en su mayor esplendor, pero los jóvenes somos los que lo tenemos todo por conseguir y la ilusión de torear todas las corridas que se puedan, hace falta que cuando se pueda volver a torear, dos o tres jóvenes rompan con el interés que tuvo Aguado cuando salió de Sevilla el año pasado y que se formen ya esos carteles con una variedad ganadera, un cartel con tres jóvenes, no sé llámalo como quieras, pero que tiremos todos para delante, que resurjan ferias y volver a meter a la gente en los toros.

También hay una corriente que le llama la atención los toreros jóvenes y hay gente joven en los tendidos, yo pongo el ejemplo de un cartel que se rumoreaba se iba a dar en Dax, una corrida de Jandilla, con Roca Rey, Daniel Luque y Juan Leal y yo, que vivo en Madrid, me iba a coger el coche para ir a verlo y pensé “si yo, que veo toros todos los días, tengo una ganadería, toreo...me iba a ir desde Madrid ¿qué no hará un aficionado?”, entonces ¿por qué no podemos intentar que en todas las Ferias haya al menos dos carteles con ese interés?, ¡el aficionado respondería!.

¿Piensas que la televisión también ha ayudado a difundir y ha conseguido una repercusión que, de algún modo, ha reivindicado la tauromaquia y sus aficionados en estos momentos?

Esta claro que en esta situación la televisión ha sido clave, ha aportado económicamente al empresario, algo que lo salva en caso de que no vaya gente por miedo a la Plaza, también a los toreros que nos ha dado esa repercusión de nuestros triunfos cuando no hemos acudido a ninguna Feria.

¿Cómo ves tú la temporada que viene, viendo la actual situación?

Bueno, yo creo que va a ser difícil, los toreros tenemos que olvidarnos de la estructura anterior de las corridas de toros que se mataban con los carteles tan rematados y abrirse otros caminos, pues con una figura, un torero de interés y un joven, con las ganaderías que demanda la gente, intentar motivar al aficionado, por ejemplo ¿ese cartel que se ha filtrado de Istres con Morante y Aguado y los Santa Coloma? pues seguramente si se da esa corrida y es televisada por Canal Plus previo pago, pues en toda América, en México y en Perú, que la gente tiene tantas ganas del toro, pues la comprará todo el mundo, ahora si es un cartel que hemos visto tantas veces, pues seguramente nadie la vea y encima haya 1/4 de plaza, ahora hay que inventar cosas nuevas y combinaciones nuevas, que sean viables también porque hay que abaratar los carteles y sobre todo que los toreros estemos dispuestos a torear y a ir a lo que haya, arrimar el hombro para cuando, todo esto pase, poder recoger estos frutos.

Es momento de tomar notas, motivar al aficionado...

Exactamente, así es

Ahora que se andan perfilando cosas para el año que viene, se van escuchando cosillas de cara a la próxima temporada, ¿ha sonado ya ese teléfono?

Ha sonado un poco por encima, sí sé que, gracias a Dios, voy a torear un poco, pero todo siempre en función de la evolución de todo esto, yo creo que hasta finales de enero todo estará un poco en el limbo, pero bueno, confío en Francia porque los franceses se han organizado muy bien y es una tierra que siempre he toreado 4 o 5 corridas, confío en que Perú también se abra, que me he tirado pa’lante con un Festival Benéfico para el 21 de marzo y confío en que eso marque una pauta para que otras plazas la sigan haciendo lo mismo y en España, pues estamos viendo a ver si los empresarios y los aforos lo permiten.

Al hilo de las aficiones que hablamos, sí es cierto que en tu país, Perú, en esta era en las que todos estamos conectados, conozco muchísimos aficionados contando con grandísimos amigos y si aquí tenemos “hambre de toros” lo de allí ya es otro mundo.

¡Siii totalmente!, en Perú está de moda, la gente está ilusionada con sus toreros, también algunos toreros nuevos que están emergiendo, surgen ganaderías nuevas, cada vez se están dando en las plazas de los pueblos carteles con más categoría y en Lima pues, la gente es santa, porque pagan las entradas más caras del mundo (hay un canon muy fuerte por parte de la Beneficiencia, los propietarios digamos) y aún así, con las entradas carísimas la gente va y llenan la Plaza.

Siendo aficiones totalmente distintas la de Perú, la francesa y la de España se unen en, ese punto en común, que es la tauromaquia

Sí, diferentes culturas, diferentes formas de ser y nos une, es la magia del toreo.

No quiero pasar por alto, el crecimiento que has mostrado, esa evolución.

Año a año uno va asimilando, yo no he sido un torero precoz, yo terminé el colegio y luego quise ser torero con 17 años ya cumplidos, llegué a la escuela taurina en el 2013 y empecé a dar pasos, un poco por la resolución con los novillos, por habilidad y amor propio más que por conocer el la técnica o el toreo que tú quieres hacer, madurarlo, tener un estilo, pero lo que es madurar como torero, recién siento que estoy conociendo mi tauromaquia, paladeando ese crecimiento y oye, también hay personas fundamentales en mi vida que me han ayudado a encontrar este camino, han sido muchos pero en los últimos años y por poner un ejemplo, pues “El Niño Belén” que estuvo dos años conmigo, ahora Julián Guerra que conoce mucho el toreo y son gente que han estado a mi lado, ayudándome a canalizar mi toreo, manteniendo mi esencia pero moldeándola y depurándola.

¿Qué te gustaría expresar con tu toreo que se te resiste o que ya has conseguido?

Yo siento que hay veces en que ya lo voy consiguiendo, no he toreado tanto como para que se vea, pero en el campo van saliendo cosas que es donde quiero llegar, casi siento que lo estoy alcanzando, me gusta torear lo más despacio posible, lo más puro, me gusta el toreo a la verónica, me gusta torear con la mano izquierda, pero sobre todo me gusta entregarme mucho, claro que con todos los toros no se consigue y necesitas que el animal acompañe un poco, pero esas faenas en que estás absolutamente roto, expresando con un concepto clásico puro pero a la vez, desgarrado, no me gusta la pulcritud de la elegancia fría, me gusta el toreo más arrebatado, más expresivo, que levante a la gente de los asientos, lo más importante que quiero es, cuando vuelvo al hotel, sentir que he dejado el alma, haber expresado, haberme roto, haber sudado, haber sentido...si consigo eso un 40 o un 50% de los días...eso es un triunfo.

¿Qué sueños hay en el tintero de Joaquín Galdós?

Casi todos, porque realmente no he podido hacer todo esto de lo que estamos hablando en las Plazas de mis sueños, he tenido faenas importantes en Plazas de primera como Lima, Bayona, Sevilla, pero me gustaría llevar todo esto a la máxima expresión, ser un torero que comienza la temporada en Marzo en Fallas y la acaba en Octubre en El Pilar.

¿Y la espina?

La espina es no haber logrado el  triunfo de Madrid, ya la gente... pues lo típico “ plaza de primera no...” sí, pero luego he ido a Sevilla y he cuajado un toro, he ido a Bayona, Dax o Beziers e igual.

Madrid te da todo y también te lo quita todo.

¡Exactamente!, pero también hay toreros que llegan a Madrid todos los años y cortan una oreja, porque se les da bien o tienen suerte ese día, pero luego no mantienen una regularidad fuera de Madrid, mi caso es el contrario: yo voy manteniendo una regularidad por todas las Plazas y luego cuando he llegado a Madrid, pues no ha sido mi tarde y ya, pues se echa un freno para toda la temporada.

Ya para despedirnos Maestro, ¿qué mensaje enviarías a la afición de cara a la próxima temporada?

Que hay mucho toreo por ofrecer por parte de los toreros, por parte de las ganaderías y creo que hay motivos para ser optimistas, estoy seguro que en breve vamos a estar otra vez como antes, aunque sea con las mascarillas o cómo se pueda, pero vamos a disfrutar de grandes tardes de toros, estoy convencido de que muchos toreros piensan cómo yo y animo a la gente a acudir a las Plazas este año.

Hasta aquí, una gran conversación que me ha permitido conocer, un poco más, a la persona que hay tras el torero, tras Joaquín Galdós: su generosidad, su carácter afable y sus ideas de renovación en el toreo, un torero con mucho por decir aún en los ruedos y lo mejor: con ganas, muchas ganas, de hacerlo.

Gracias por tu deferencia con Burladero y mi persona, será un placer volver a hablar pronto de nuevo.

 

Más de
1
2
0%
Satisfacción
83%
Esperanza
8%
Bronca
0%
Tristeza
8%
Incertidumbre
0%
Indiferencia