MANUEL MARTÍNEZ ERICE

"Estamos comunicando mal los enormes valores que tiene este espectáculo"

Segunda parte de la entrevista con Manuel Martínez Erice en la que habla de otros temas como Castellón, Valladolid, la situación actual de la tauromaquia... y Madrid
viernes, 07 de febrero de 2020 17:44
viernes, 07 de febrero de 2020 17:44

Vuelta al pasado, tres años después de dejar Madrid, ¿qué valoración haces de la situación actual de Las Ventas? Te lo pregunto como ex empresario y como aficionado...

Como profesional me preocupa todo lo que pasa en el sector en general y en Las Ventas en particular. En este sentido haber leído a Simón Casas decir que ni él ni su socio cobran un sueldo por su trabajo en Madrid, y que están perdiendo mucho dinero me parece cuanto menos alarmante. Algo falla. Nosotros estuvimos doce años, ganamos el primer concurso en 2005 y otro en 2007, con pliegos durísimos y carísimos, redactados en la época de las vacas gordas. Tuvimos que soportar la gran crisis económica que afectó a todo el país y que en el sector pasó como un tsunami, pero lo asumimos sin quejarnos. En 2012 ganamos otro concurso pero ya más acorde a los tiempos que corrían.

A lo largo de esos doce años siempre dije que las cifras de Madrid no son las que la gente piensa, no se gana el dinero que se ganaba en otras épocas, pero todos los años, unos más y otros menos dimos beneficios. Y logicamente tanto mi padre como yo como todo el equipo directivo teníamos un sueldo, muy buenos sueldos, incluido el propio Simón Casas que estuvo con nosotros tres años recibió unos honorarios importantes.

Que la Plaza más importante del mundo, con un volumen de negocio de más de 15 millones de euros, con el trabajo que da y el enorme riesgo que supone no de unos beneficios de por lo menos un 6 o un 7 por ciento va en contra de cualquier planteamiento empresarial.

Como aficionado el punto de vista es diferente. El aficionado que paga por sentarse en un tendido no le preocupa si el empresario gana o pierde, paga una entrada y lo que tiene que hacer es exigir un espectáculo de calidad. En este sentido creo que se están haciendo bien las cosas bien, con programaciones y resultados muy similares a los nuestros, teniendo en cuenta que los mimbres son los que son, ni nosotros pudimos contratar a Manolete o a Paco Camino ni la empresa actual tampoco puede hacerlo. Lo que veo con agrado es que estamos viviendo un buen momento, los ganaderos han hecho una labor magnífica y están embistiendo más toros que nunca y como hay un ramillete de muy buenas toreros, figuras y menos figuras, preparadísimos y que van a Madrid a darlo todo, es verdad que se están obteniendo unos resultados artísticos estupendos, esta año en San Isidro ha habido un buen número de puertas grandes, también en la feria de otoño con Ferrera y Tomás Rufo. Si echamos la vista atrás veinte o veinticinco años, eran muchas más las tardes de tedio y los San Isidros se cerraban con cuatro o cinco orejas, ahora es rara la tarde en la que no pasa algo, el nivel es alto y las cosas están saliendo bien. Donde sí aplaudo y valoro el esfuerzo de la empresa actual es en el área de la comunicación y la promoción, están haciendo un trabajo importante.

Espero que con las obras de la plaza que va a acometer la Comunidad de Madrid se pueda modernizar el edificio y que en poco tiempo, si se soluciona el tema de las licencias, Las Ventas pueda ser un centro de ocio donde dar espectáculos taurinos y no taurinos y se convierta en una plaza rentable si es que ahora no lo es.

¿Hay alguna posibilidad de que vuelvas a optar a Madrid? ¿Se te ha pasado por la cabeza?

Se me ha pasado por la cabeza desde el momento que salí, no sé qué deparará el futuro, a la empresa actual le queda un año más de contrato y la posibilidad de un quinto de prórroga y habrá que esperar a los acontecimientos y ver qué sucede en estos dos años, no oculto que me encantaría volver.

¿Qué te dicen los aficionados de Madrid cuando estás en la plaza o en tertulias, conferencias, etc.?

Recibo muchas muestras de cariño, no estoy todos los días en la plaza pero vivo en Madrid y paso a menudo por Las Ventas, a corridas o a actos a los que me invitan y los aficionados me transmiten mucho afecto, al igual que los empleados de la plaza. En lo personal tengo la sensación de haber dejado huella y eso me llena de satisfacción, va con mi carácter, independientemente de nuestra gestión taurina, que es lo importante y en la que supongo que algo haríamos bien, dediqué muchas horas de mi tiempo en atender a todo el mundo, fueran profesionales o aficionados. Soy una persona cercana y flexible y creo que ahora la gente me lo está devolviendo con cariño.  

Valladolid y Castellón, dos plazas de segunda, en las que estás junto a la casa Matilla, ¿continuas en ambos proyectos? ¿Qué valoración haces de ambas ferias de cara al futuro?

En Castellón y Valladolid soy empresario en sociedad con los hermanos Matilla con los que me une una relación más que comercial, de amistad, son como parte de mi familia desde hace muchos años. Son buenos proyectos y estamos muy contentos con ambas plazas, de muchísima categoría.

Castellón tiene de especial que suele ser la primera feria de segunda de la temporada siempre solapándose un poco con Valencia. Cuando nosotros entramos en esa plaza se encontraba en una situación muy delicada después de muchos años continuados de una misma gestión, que por circunstancias había pasado de ser una plaza muy floreciente a encontrarse casi bajo mínimos. Le dimos un nuevo enfoque y la verdad es que los resultados son muy buenos hasta el momento. Hemos asistido año tras año a la recuperación en cuanto al número de abonados y sobre todo estas última ferias apostando por carteles muy fuertes y con figuras. La respuesta ha sido la verdad muy buena y en estos momentos es una plaza que se está consolidando.

Valladolid es otra plaza de la misma categoría pero las sensaciones son otras. Es una plaza muy cercana a la familia. La propiedad es de D. Emilio Jumillano muy amigo tanto de mi padre como de Teodoro Matilla. Valladolid es una plaza que desde los años noventa hemos sido empresarios, entre el noventa y el dos mil prácticamente lo fuimos en solitario, luego fuimos alternándonos en ciclos de cinco años tanto la Casa Matilla como nosotros y ya los últimos años en sociedad. La plaza no se encuentra ahora mismo en sus mejores momentos, sobre todo en la semana de feria nos está costando obtener los resultados esperados y como muchas otras plazas de segunda ha bajado bastante en relación ha lo que eran hace 12 o 15 años. La buena noticia es que San Pedro Regalado en mayo se ha consolidado como una muy buena fecha.

Lógicamente el objetivo es mejorar, tenemos que dar con la tecla. El último año ha sido el peor en cuanto a resultados, también hubo un cambio de fechas por parte del Ayuntamiento que nos perjudicó… Es una feria que por cercanía a Salamanca, la tierra de Jorge y Toño, mi segunda casa y por la cantidad de años que la hemos gestionado la consideramos un poco nuestra. Nos preocupa especialmente y nuestro objetivo es volver a ponerla en donde estuvo.

Llevar la carrera de dos figuras como Román y Sergio, plazas como Valladolid o Castellón, imagino que ocupa bastante tiempo, ¿algún proyecto en ciernes del que nos puedas avanzar algo?

Apoderar a dos toreros y gestionar dos plazas da trabajo pero siempre queda tiempo para más. Proyectos claro que hay, el más inmediato el reciente apoderamiento del novillero Rafael González. Este año salen bastantes plazas a concurso y estaremos, cuando hablo en plural me refiero a mis socios también o junto con otras sociedades, pendientes de esas plazas, de esos pliegos y si hay algo interesante no me importaría concursar por alguna de ellas y aumentar el número de plazas que es algo que me apetece.

Respecto a Rafael González, me apetecía mucho llevar a un novillero aunque ya en puertas de alternativa, creo que a los chavales también hay que echarles cuenta y no solamente fijarnos en las figuras del toreo sino también en los toreros de abajo que también tienen condiciones. Creo que es obligación de todos los profesionales.

Te pregunto exclusivamente como aficionado, ¿qué novilleros han llamado este año tu atención y crees que serán el futuro de la fiesta nacional?

Es difícil separar al aficionado del profesional. Tengo que reconocer que a lo largo de la temporada he podido ver las que televisan en las grandes ferias y lógicamente estar pendiente de todo lo que pasa. En ese sentido uno de los novilleros que más me llama la atención desde hace tiempo es Diego San Román, soy muy amigo de su padre. Le he seguido desde que era novillero sin caballos y creo que tiene mucho, mucho que decir.

También Fernando Plaza del que vi un reportaje de su primera actuación en Madrid en el mes de abril y me encantó tanto ese día como en San Isidro. También el salmantino Antonio Grande y, aunque lo he dejado para el final, hasta qué extremo no me habrá interesado Rafael González, al que seguí sus actuaciones en Madrid y en la feria de San Miguel de Sevilla, que hemos formalizado un apoderamiento en unión con mi amigo y también empresario Jesús Salas. Creo que es un novillero muy prometedor, con muchas condiciones, ha cortado bastantes orejas sueltas en Madrid, ha sido declarado triunfador de los novilleros en La Maestranza. Está ya muy hecho, para tomar la alternativa y ese el objetivo que tenemos. Terminar su carrera como novillero y tomar la alternativa en un sitio que merezca la pena aunque aún es pronto para hablar de todo esto.

Por supuesto no me olvido de Tomás Rufo que causó un gran impacto en la feria de Otoño, Miguel Polope de quien también hablan muy bien en Valencia… Está claro que las futuras figuras del toreo tendrán que ser los novilleros de ahora. Desde luego con la situación tan complicada actual, con las poquitas oportunidades que hay, los chavales que tienen la capacidad de llamar la atención de los aficionados y de los profesionales es porque tienen algo que decir.

Manuel, eres una de las voces autorizadas por tu trayectoria en el mundo del toro, ¿qué aspectos de este cambiarías?

Qué duda cabe que el mundo del toro está un momento delicado. Tiene cosas buenas porque bien es cierto que las ganaderías están mejor que nunca, hay toreros muy importantes creo que sigue habiendo afición aunque el aficionado en masa, creo que nos ha abandonado y hay que tratar de recuperarlo. Lo que me preocupa es que el sector ahora mismo se encuentra en una situación económica muy delicada. Yo hace años dije, que era un sector en quiebra y aunque es una afirmación muy dura así lo sigo pensando. Un sector en el que el ochenta o noventa por ciento de los centros de producción que son las plazas de toros, son deficitarias y lo digo porque me consta que lo son, es muy mal indicativo.

¿Qué cambiaría? Es difícil, se está hablando mucho de los costes de producción. Es un espectáculo muy caro de producir y por tanto muy complicado promocionarlo. Para bajar esos costes de producción hay fórmulas pero no es fácil poner a todos los empresarios de acuerdo. A mi una de las cosas que siempre más me han preocupado y que es un problema para la fiesta es nuestra relación con la Administración Pública y aquí incluyo todo el entramado de reglamento, pliego de condiciones, concursos… Creo que ahí hay un intervencionismo fuera de lo normal. A la hora de montar un espectáculo el empresario se encuentra totalmente atado de pies y manos. Tú ves un pliego de condiciones y ves que todo son exigencias y exigencias, y quieren que bajes los precios y que des más festejos, que des más festejos de promoción y que te hagas cargo de la escuela taurina… que hagas de todo pero con muy poquitas ayudas. Y sin libertad de programación… te dicen a qué toreros tienes que llevar, de qué grupo, con qué precio… Creo que este intervencionismo en el sector está haciendo mucho daño y sobre todo en un momento muy delicado en el que tendría que ser el empresario, que es quien se juega su dinero, el que tirara de imaginación, trabajo y esfuerzo. Y ya por no hablar de la cantidad de frentes que tenemos abiertos en cuanto a los nuevos partidos políticos que le dan la espalda a la fiesta, el animalismo mal entendido… En definitiva un momento muy delicado de la fiesta

¿Y en cuales crees que hay que seguir insistiendo en positivo?

No voy a empezar a hablar ahora del aspecto cultural de la fiesta que es importantísimo. Creo que nuestra obligación como profesionales es fomentar, promocionar, comunicar… Seguramente estamos comunicando mal los enormes valores que tiene este espectáculo, siempre he dicho que quizás el animal más bello de la creación es el toro bravo y ver a un hombre con un “trapo” en la mano, que está exponiendo su vida, es capaz de crear un arte tan maravilloso como es el del toreo… Yo suelo decir que si este espectáculo fuese estadounidense sería sin duda de impacto mundial y quizás lo que nos falta es el saber comunicar eso, las muchas bondades que tiene esta fiesta.

Hace año y medio nos diste un susto de salud serio, ¿cómo te encuentras?

La verdad es que me encuentro fenomenal. El 11 de mayo de 2018 sufrí un infarto que según me informaron los cardiólogos no fue grande pero que por las circunstancias en las que se produjo y por donde se colocó el trombo en mis arterias, sin ser grande si me pudo costar la vida. Si llego a aguantar en mi casa un par de horas más sin haber llamado al 112 seguramente no lo hubiera contado pero afortunadamente todo quedó en un susto.

De todas formas estoy convencido de que ha sido lo más saludable que me ha pasado porque hizo que sonaran las alarmas, hace que tomes las cosas de otra manera, dejé de fumar, en definitiva que te cuides. Al año del infarto me he sometido a un control con varias pruebas y parece ser que todo está muy bien, por lo que en ese sentido muy contento y esperando dar guerra muchos años más.

 

23
3
63%
Satisfacción
27%
Esperanza
9%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia