LÓPEZ SIMÓN

"Quejarse no sirve de nada, solo queda trabajar y trabajar"

La trayectoria profesional del diestro de Barajas ha estado marcada por los extremos. Afronta 2020 fuera de las primeras grandes ferias, pleno de humildad y con la mente muy despejada
lunes, 2 de marzo de 2020 07:08
lunes, 2 de marzo de 2020 07:08

Ocho años de alternativa, se va haciendo uno mayor como matador de toros.

He pasado en este tiempo por muchas fases, me han sucedido bastantes cosas, todo eso te da experiencia, he atravesado por etapas en las que he estado abajo, nadie me conocía, luego llegué a lo más alto, todos hablaban bien de mí y luego he vuelto a bajar y ya no han hablado tan bien, yo diría que hasta mal... eso te deja un aprendizaje importante.

Hay momentos en los que parece que más que ocho han sido ochenta.

Un torero es una mezcla de su estado físico y anímico y el entorno que le rodea juega un papel importante. Cuando estás mal siempre está contigo tu gente, la de toda la vida y cuando llegas a lo más alto se te acercan muchas personas, algunas de las cuales no son buenas, solamente cuando vuelves a caer consigues filtrar y sabes quien sigue a tu lado y quién no. A día de hoy mi situación no es la de 2015 o 2016 pero he conseguido mantener a mi lado a un grupo de gente basado en mi familia y en aquellos en los que confío y sé que no me van a engañar nunca.

Echando la vista atrás, ¿hay cosas, momentos o decisiones de las que te arrepientas?

Sí, hay cosas o decisiones que no hubiese tomado, pero es imposible rebobinar tu vida, solo te queda sacar todo lo positivo que puedas y aprender de cara al futuro.

Pero evidentemente, la carrera de Lopez Simón, se caracteriza por ser un torero triunfador y por haber sido muy regular en sus triunfos durante todos estos años.

Como cualquier otro torero, he tenido momentos buenos, otros no tanto pero gracias a Dios he podido disfrutar de triunfos en ferias y plazas muy importantes y eso no me lo puede quitar ya nadie. Sigo trabajando para poder evolucionar en mi toreo y que en el futuro puedan llegar cosas bonitas y más tardes grandes.

Y sobre todo Madrid y sus Puertas Grandes, en tan solo siete años has conseguido más que la mayoría del escalafón en todas sus carreras.

Cuando era niño, de lunes a jueves íbamos al Batán y los viernes nos daban clases teóricas en Las Ventas, pasábamos por la Puerta Grande y yo soñaba con cambiarme unos segundos por esos toreros que la habían atravesado, para saber qué se sentía. He tenido la fortuna de vivirlo hasta en cinco ocasiones, es algo tan especial que jamás lo habría podido soñar. Cuando estás empezando en esto, lo más veteranos te dicen que el toreo es muy duro pero a la vez la profesión más bonita, yo creo que se quedan cortos, te puedo decir que es durísima pero cuando te salen las cosas bien, disfrutas, conectas tu alma con el toro, esa sensación es mágica.

En la vida de un torero la fórmula que suma físico, estado anímico y entorno es fundamental, ¿en qué situación tienes ahora mismo todos los componentes de la ecuación?

Digamos que no estoy en un momento top, pero he estado en ocasiones mucho peor que ahora así que no me quejo porque estoy en línea ascendente, feliz. Cuando empiezas en esto sientes la necesidad del triunfo, sobre todo estadístico, pero ahora, aunque sigo sintiendo el tener un triunfo fuerte, me preocupan más las sensaciones y el crecimiento como torero.

Fuera de Castellón y Valencia, imagino que duele especialmente Fallas en donde siempre has triunfado a lo grande y eres un torero querido en esa tierra.

Quedarte fuera de ferias no es agradable, más si cabe cuando has triunfado en los últimos años, pero es algo que pasa en esta profesión y quejarse no sirve de nada, es una tontería, solo logras acomodarte. La única manera de rebelarse contra algo que consideras que no debería haber sido así es trabajar y trabajar y en eso estoy centrado ahora. 

 

López Simón en Valdemorillo - Bartolomé Bernal

 

Qué difíciles son de entender a veces las circunstancias que rodean al toreo, que nada tienen que ver con los triunfos.

Los momentos de los toreros se miden por unas sensaciones y forma de estar cuerpo y mente que no están relacionadas con los triunfos, a veces los encadenas pero como te decía antes son solo estadísticos, puedes contar orejas y puertas grandes pero sentirte vacío por dentro y no crecer como torero, son victorias que no te alimentan aunque es cierto que son necesarias para continuar en la profesión. En ocasiones solamente lo sabe tu entorno,  te da todo igual porque sabes que tu momento está por llegar, eso es lo bonito y yo vivo muy feliz.

Todas estas adversidades te hacen más fuerte...

Así es, cada decisión errónea que he tomado en mi vida me ha traído una buena enseñanza, lo que no te mata te hace más fuerte siempre y cuando sabes gestionar esa equivocación o esa crítica en determinado momento, sales muy reforzado.

Valdemorillo, eso sí que es empezar pronto. ¿Cómo fueron las sensaciones?

Terminé la temporada de los últimos, un 2 de noviembre y he empezado de los primeros en la feria de San Blas. Muy feliz por lo tanto, las sensaciones fueron muy buenas sobre todo con mi segundo toro, hacía tiempo que no me sentía así, la pena fue la espada, pero son de esos días en los que notas que creces como torero.

¿Podemos decir que Alberto está feliz y pleno en este momento de su vida?

No soy ya un chaval que empieza en esto, voy adquiriendo una experiencia y eso siempre juega a tu favor pero tienes que estar pendiente de mantener ese punto de inocencia que te da la frescura para conectar con la gente.

Y que con ocho años de alternativa, 2020 debe ser el de Lopez Simón...

No sé si será mi año, ¡el ocho es mi número preferido! pero espero que sea un 2020 de crecimiento y evolución, eso me haría sentir de la mejor manera posible, te da la tranquilidad mental de saber que todo va a llegar y ojalá cuando llegue el mes de octubre  hablemos de que ha sido un gran año para mí, en el que hayan ocurrido cosas especiales en positivo, no en negativo. Lo fundamental  es que mis sensaciones las comparta también el aficionado, que es el más importante en todo esto, cuando se crea ese run run o boca a boca sobre lo bien que estás y que le apetezca verte. Por bien que creas que estás si eso no sucede no sirve de nada, en mi caso siempre ha sido así.

 

14
27%
Satisfacción
72%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia