IVÁN MAGRO

"Confío en tener la oportunidad de demostrar lo que llevo dentro"

Apartado de los ruedos desde el 2017 por un problema de salud ya superado, el rejoneador espera la oportunidad de volver a mostrar su toreo
miércoles, 4 de marzo de 2020 16:58
miércoles, 4 de marzo de 2020 16:58

Iván buenas tardes, doce años de alternativa y parece que fue ayer.

Si doce años de matador de toros que se me han pasado volando. Llevo toda mi vida dedicado al toro, lo he visto en casa desde niño y he crecido con ello. La primera vez que tuve contacto con el público en una plaza de toros fue a los ocho años haciendo el paseíllo con mi padre, que también fue rejoneador. A los once salí a poner mi primera banderilla a un toro suyo y de ahí hasta hoy ya han pasado muchos años.

¿Qué ha sido de Iván Magro durante estos últimos años?

He estado entrenando, trabajando duro para mantener una buena cuadra y he seguido fragüándome como torero en cada una de las plazas que he pisado. He tenido la suerte de poder torear todas las temporadas e ir adquiriendo nuevas experiencias que te da cada una de las oportunidades brindadas. Esto me ha hecho crecer como torero y por supuesto también como persona.

Parece que 2020 puede ser un año importante o debería serlo en tu carrera.

Es un año que afronto con mucha ilusión, muchas ganas y una buena cuadra. Es una temporada muy preparada y que estoy seguro que estará muy bien dirigida por mi nuevo apoderado, el señor Julián Alonso.

Y es que doce años deben servir para mucho más que un simple número.

Sí, dan para mucho. He disfrutado dentro de las plazas, he evolucionado, he aprendido y año tras año he ido ganando confianza. Estoy en un buen momento, con ilusión, ganas y seguridad.

¿En qué momento se encuentra el torero?

¡En el mejor! Tengo las ganas del principio pero estos años de matador me han servido para forjarme como torero y conocer los terrenos.

¿Y la cuadra?

Ahora mismo tengo una cuadra soñada, variada y con mucha transmisión. Es mucho trabajo, muchas horas y mucho esfuerzo lo que hay detrás, pero creo que tengo la mejor cuadra de mi carrera. Tengo caballos veteranos que me llevan acompañando varias temporadas y que siguen estando a la altura como Maracay, Ordoñez, El Balilla...; pero también tengo nuevas incorporaciones que creo que van a sorprender y hacer disfrutar al público.

En este tiempo y por motivos de salud, has tenido que lidiar otro tipo de toro.

Si por desgracia en 2017 me diagnosticaron un cáncer que me obligó a parar la temporada para torear la corrida más dura: la vida. Gracias a Dios fue mi mejor faena y tras unos meses salí por la puerta grande con los seis toros y los dos sobreros, ja ja.

¿Pero esa maduración forzada, sirve y da fuerza para todo?

Sí creo que la vida te va poniendo a prueba y esta fue una más. Afronté está etapa con mucha fuerza moral y mucho amor propio. Creo que el toreo es una forma de vida que te enseña a ver las cosas desde un punto de vista en el que rendirse no es una opción y esto lo tengo presente en mi día a día. No siempre te sale el mejor toro, pero aun así hay que torear lo que te salga, sin miedo y siempre para adelante.

¿Cómo ves el escalafón de rejoneadores?

Tenemos muy buenos profesionales dentro de este mundo con cuadras espectaculares que ojalá puedan seguir haciendo disfrutar al aficionado como hasta ahora.

Y por supuesto la veteranía y experiencia del torero de Aranjuez debe hacerse hueco.

Busco, espero y confío en tener la oportunidad de demostrar lo que llevo dentro. Las mejores tardes nacen de la mezcla de muchas horas de trabajo, experiencia, buenos caballos, ilusión, confianza y ganas; yo ahora mismo tengo todo lo mencionado. Llevo veintidós años en activo, doce años de alternativa que me han dado la experiencia y la confianza, pero las ganas y la ilusión siguen intactas como el primer día.

Un rejoneador madrileño sueña, vive y lucha por torear en Madrid....

Cualquier torero sueña y vive por torear en Madrid. Las Ventas es el culmen del toreo, es la plaza del mundo. Como madrileño es mi casa pero como torero por supuesto que es mi sueño.

Doce años de alternativa y veinticuatro horas al día son muchas. ¿Cuántas ha dedicado Ivan Magro para el rejoneo en todo este tiempo?

Todas. Esto es una vocación, es una forma de vida. Requiere mucho tiempo y mucha dedicación. Adaptas tu vida al toreo y a todo lo relacionado con este mundo.

Porque con ese nivel de esfuerzo, ¿debe llegar la recompensa?

Porque tengo ganas de que la gente disfrute con mi toreo. Quiero regalarle al público esas tardes que no se olvidan. Yo disfruto cuando veo que llego a la gente y que la gente se emociona con lo que hago. Me entrego por esto y vivo para esto. Los triunfos son la mejor recompensa.

 

25%
Satisfacción
50%
Esperanza
0%
Bronca
25%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia