JAVIER VILLANUEVA, "VILLA"

"La satisfacción nace de la unión perfecta entre astado y comisión"

Maxi Mollá habla con Javier Villanueva, 'Villa', uno de los máximos exponentes de los festejos populares en la Comunidad Valenciana
lunes, 13 de abril de 2020 08:14
lunes, 13 de abril de 2020 08:14

Es sin duda Javier una de esas personas nacidas para marcar una época en el mundo del toro. Su nula antecedencia taurina y sus primeros años laborales unidos al sector hostelero, nos llevan a enlazar su afición y tremendo conocimiento del toro, al arraigo y tradición taurina que vive su valenciana ciudad natal de Puçol.

Desde muy temprana edad Javier se involucra en la entidad taurina puzolense, y mientras otros muchachos de su edad hacían “novillos” para ir a los recreativos o jugar al futbol, él pasaba las horas visitando las vacas y los toros del ganadero local D. Vicente Peris.

Siendo adolescente, Javier, ya conocido como “Villa”, participa junto a sus amigos y compañeros de corredurías en aquellos primeros concursos de recortadores de finales de los ochenta y principio de los noventa.

Tras estos pasos, y después de haber sido miembro de varias comisiones taurinas, el nombre de “Villa” empieza a sonar con fuerza dentro del mundo taurino de los festejos populares. Tan fuerte que le lleva a ser el protagonista hoy de nuestra entrevista.

Javi, ¿Cómo logra uno, de la nada, hacerse hueco en un mundo tan herméticamente cerrado como es el taurino?

Con trabajo. Como bien explicas en tu introducción, carezco de antecedentes taurinos, pero poseo una muy intensa afición taurina compartida con mis amigos desde muy temprana edad. Pero creo que lo que empezó a marcar mi camino fue el papel que desenvolví durante mis primeros años de peñista. Entonces, era yo uno de los encargados de ir a ver los toros y cerrar los tratos, ahí y gracias a mi carácter o forma de ser entablé las primeras amistades con ganaderos, ya que a estos les hacía gracia mi trato y forma de negociar.

Después de unos cuantos años ayudando a algunas peñas a adquirir sus animales, fue realmente D. Victorino Martín quien me hizo un nombre dentro de este mundo, él me escogió como representante de su hierro para la venta de sus animales en los festejos populares, lo cual, me abrió muchas puertas y me ayudó a dar el paso definitivo y cambiar mi oficio en la hostelería por el de veedor taurino.

Mi historia taurina siempre estará ligada a la de Victorino.

Javi, hablamos de su trabajo y usted nos habla de ser veedor. Pero tal vez no todo el mundo podemos saber en qué consiste más concretamente este trabajo.

Este trabajo consiste en comprar y vender toros de lidia. Consiste en conocer la situación del campo bravo en cada momento y en darse la satisfacción de conseguir la unión perfecta entre astado y comisión.

¿Cuándo hablamos de conseguir la unión perfecta entre astado y comisión sólo hablamos de festejos populares?

No, hablamos tanto de festejos populares como de festejos mayores en las plazas de toros.

Cada cual demanda el animal necesario para poder expresar y ofrecer sus mejores virtudes a los espectadores asistentes.

Pero si hay un punto de inflexión en la carrera de Javier Villanueva, es ese, en el que decide dar un paso al frente e instalarse en una finca para poder mostrar sus productos insitu.

Mira, como cada cual en su trabajo, yo me esfuerzo por ser el mejor veedor y ofrecer a mis clientes los mejores toros que pacen en cada momento del campo bravo. Quedando esto claro y a partir de aquí, mi ilusión siempre ha sido tener a todos esos animales de los que te he hablado en una finca para hacerle más práctica la visita a mis clientes y evitar así largos y costosos desplazamientos.

Pero si lo que quieres es que te hable de las fincas que he tenido, te hablo de ellas. La primera fue allá por el 2004 o 2005 en Ribesalbes. Esta tras varios años en activo la cerré debido a la distancia y el escaso tiempo del que yo poseía al combinar por aquel entonces la hostelería y el trabajo de veedor. La siguiente y actual de las fincas es la de “Toros del alto Palancia”, sita en Algimia de Almonacid. Una finca muy funcional que me ha ayudado a conocer mucho mejor al toro y ha despertado mi pasión por estar en contacto diario con el toro e intentar entender sus numerosas conductas.

Hoy, trabajo junto a dos amigos en un nuevo proyecto en la finca “Buenasombra”.

Unas nuevas instalaciones cuya primera fase será inaugurada en breve (cuando todo esto pase). Una finca en mi Puçol natal, una finca que no me reportará grandes despensas económicas en el desplazamiento. Instalaciones modernas y funcionales compuestas por un salón, una plaza de toros y 4 cerrados. Todo esto ampliado en una segunda fase en 12 chiqueros y 6 cerrados más. Todo para el pupilaje y compra venta de toros bravos.

 

Foto: Diego Alcaide

 

Javier, nos hablas de la finca del amor a la cría del toro bravo y de la adquisición de los mejores toros para tus clientes, pero. ¿En algún momento te has planteado formar una ganadería con hierro propio y dedicarte a la crianza del toro bravo en todo su esplendor?

No, como bien te dije con anterioridad mi trabajo e ilusión es comprar y vender los mejores toros del campo bravo.

No tengo ninguna intención de criar un toro en concreto ni de centrarme en un solo encaste cerrando las puertas al resto.

La verdad es que soy un enamorado del toro bravo y me gustan todos los encastes. Al igual que dicen que es mejor aficionado quien a más toreros le caben en la cabeza. Yo no me considero mejor aficionado. Pero si me gusta entender y que me entren en la cabeza el mayor número de encastes y toros posibles.

Bonito e intenso proyecto enfocado a la tauromaquia en un difícil momento debido a la situación actual que nos deja la pandemia del coronavirus ¿No crees?

Pues sí. Es un momento difícil y más concretamente para la tauromaquia. Tal vez seamos el sector más perjudicado, pero este lo iniciamos sin ser conocedores de lo que se nos venía, y vamos a sacarlo adelante.

¿Y cuál tu situación particular actual?

Pues la misma que la de cualquier otro ciudadano común. Y si lo que te refieres es a la situación taurina, pues te puedo contar que hasta día de hoy tenía colocados más de medio centenar de astados que no sabemos si van a poder ser exhibidos y los ganaderos no cesan de llamar para conocer la situación y saber qué hacer con estos, si aguantarlos o sacrificarlos.

Tu trabajo consiste en conocer bien la cabaña brava y saber lo que hay en el campo en cada instante. Y ahora, ¿cómo sabe usted ahora lo que hay en el campo?

A través del contacto diario telefónicamente. Hoy, mi trabajo está a despensas de confiar a ciegas de lo que me dicen mayorales y ganaderos.

¿Se atrevería Javier a predecir alguna fecha de inicio de temporada 2020?

La verdad que no. A día de hoy creo que pronosticar alguna fecha es algo más que un acto de fe.

Lo único que te podría decir es que ojalá Dios quiera y esto se solucione en el menor espacio de tiempo posible.

Mientras se soluciona y a la espera de poder iniciar la temporada. Que mensaje te gustaría transmitir a la afición.

Me gustaría instar a la afición a mantenerse unida, porque así será la única forma de hacer frente a la dureza económica que nos dejará esta pandemia.

Pero mientras, el mejor y único consejo que puedo transmitir a la afición es que se queden en casa.

 

Fotos: Diego Alcalde

 

Galería de fotos

11
1
40%
Satisfacción
40%
Esperanza
20%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia