PEPE MORAL

"Es una oportunidad para unirnos todos y trabajar juntos"

Charlamos con el diestro sevillano en pleno confinamiento por la pandemia del coronavirus. Nos cuenta cómo está vivienda esta situación, sus expectativas de futuro y los momentos más brillantes de la temporada anterior
miércoles, 15 de abril de 2020 16:24
miércoles, 15 de abril de 2020 16:24

Hablar con Pepe Moral, es cómo verlo torear: todo un lujo para los sentidos.

Sus palabras, cómo su toreo, desprenden una autenticidad y una verdad apabullantes, una forma de ser cristalina y natural, pero con un tesón y una contundencia más que dignas de admirar.

 

Maestro, ¿cómo lidia Pepe Moral con este “toro” que nos hemos topado y nos ha frenado a todos en seco?

Al principio creí que era algo que iba a durar poco, pero conforme pasaban los días... hablaba con unos y otros...se iba haciendo más angustioso, también el haber pillado el comienzo de temporada se hace más duro... yo sigo mi rutina de deportes por la mañana y hago toreo de salón en la azotea.

Cuando todo esto “explotó” y se hizo oficial, ¿dónde te pilló Maestro?

Pues mira, yo iba en el coche para Salamanca, que iba a estar tentando allí el fin de semana con Diego Urdiales y nos enteramos... Diego canceló el tentadero, porque salió un foco muy fuerte en La Rioja y yo llegué a tentar, pero ya estábamos todos con prisas y locos por volvernos porque no sabíamos bien qué es lo que pasaba ni que iban a prohibir exactamente...

Esta situación va a marcar un antes y un después...

Siii, esto es una desgracia, está muriendo muchísima gente... tampoco se da un información clara ni unas medidas para el sector, empresarios, ganaderos... Esto es un antes y un después muy negativo.

Para los ganaderos es una escabechina, tuve la ocasión de hablar con Victorino hace poco y me llevaba las manos a la cabeza...

¡Claro!, yo hablo a diario con ganaderos amigos míos y algunos ya están enviando ganado al matadero, el otro día mismo unos enviaron noventa ejemplares, entre erales, utreros y toros, esto no redita porque en el matadero no se distingue si es carne de lidia o no y esto abarata el precio de la carne, que se paga aproximadamente a un euro el kilo, cuando al ganadero, la alimentación del ganado, le cuesta más o menos 80 euros por cabeza al mes... Esperemos que acabe pronto y no se lleve más personas.

Cuando llegue ese “después”, habrá que hacer cambios... no sé si lidiar ejemplares de seis años o qué...

Sí, eso también sería posible... es una oportunidad para unirnos todos y trabajar juntos para retomar lo nuestro. También habría que bajar costes, poca gente sabe los auténticos costes que hay detrás de la organización de un Festejo...

Hablamos de permisos, seguros, pisos de plaza...

Yo mismo no me di cuenta hasta que organicé un Festival benéfico en mi pueblo, para un niño que estaba malito y era un gran cartel con Curro Díaz, Finito, Padilla, Daniel Luque... y ahí me di cuenta de todo lo que se necesitaba tener listo antes siquiera de poder poner los carteles... esta es una gran ocasión para hacernos reflexionar, unirnos en la misma dirección...

Maestro, al hilo de la situación, ¿cómo llevas esta temporada “cibernética”?, porque eres de los más aclamados en estos “carteles”

(Risas), ¡siii no veas! Bien, la llevo “bien” pero ya no sé ¡ni cuántas llevo!, voy a hacer una o dos más, que ya me he comprometido, pero ya estoy rehusando peticiones porque es casi un diario...

¿Y cómo va esa rodilla Maestro? Porque me consta cómo lo has pasado y el handicap que supuso para tu temporada 2019

Sí, me operé el 7 de Noviembre y en el puente de Diciembre, decidí ir a tentar -sin estar aún bien- para probarme y ahora ya de lujo. El problema era que no cogía musculatura en el cuadricep, por mucho que hiciera y tenía muchísimo dolor, que era lo peor, yo me tomaba un calmante para poder dormir y me despertaba en mitad de la noche por el dolor, justo cuando pasaba el efecto del calmante... en la resonancia no se veía nada y fue mi fisio quién me dijo de ir al Dr. García Tejero, tenía el cuadricep roto, también los dos meniscos y los ligamentos anteriores y cruzado dañados...

Y con todo eso decidió continuar con la temporada...

Fue mi decisión, continuar con la temporada y el dolor... incluso dejé de ir a tentar porque el dolor era tan grande que prefería “reservarme” para las corridas, llegué a pensar que “se acababa”, que no iba a quedar bien...

Eso es algo que mina tanto física cómo psicológicamente...

La verdad es que así es, porque hay momentos en los que la mente, cuando estás así, pues te hace ver las cosas diferentes a cuando estás bien, te crea una inseguridad muy grande.

Y ¿qué supuso la llegada de “Milhijos” en esa temporada tan complicada personalmente?

Fue una recompensa al calvario de 2019, venía de Dax y Sanlúcar fue una tarde única ...especial ... volvió a darme moral.

Al final, es cómo me decía siempre Manolo Cortés, que es: que todo pasa por algo.

Y en medio de esta situación, ¿cómo se portó la afición? Porque te confieso Maestro que yo soy de las de “baja tú”...

(Risas) Bueno, ahora hay varios tipos de aficionados, también se está evolucionando en este aspecto, están los toristas de corridas duras ... los que “saben” cuanto y dónde hay que picar...y unos que, están surgiendo de un tiempo a esta parte y a mí me parece algo buenísimo, que son los aficionados prácticos, éstos están con unos conocimientos ...se ponen delante de becerras y ya su percepción del toreo es distinta, más realista.

¿Y la prensa?

A mí si estoy mal, no me molesta que me pongan mal, porque el primero que sabe cómo ha estado soy yo y si he estado mal pues ha sido así y punto. Me molesta más cuando habiendo estado bien, lo ignoran o pasan de puntillas...

Es que el estar cumbre no siempre va unido a trofeos ni Puerta Grande...

¡Claro! A veces, yo sé y he sentido que he estado bien y sí me sienta mal que se pase de puntillas o se ignore.

Esta temporada estrenabas (estrenas) apoderado, Lionel Buisson, ¿qué planes tenéis o teníais para la temporada?

Pues dos festivales, que si me dieron tiempo de hacer, tenía Sevilla ...venía Madrid, Sanlúcar (que de momento se mantiene), Francia... conversaciones para otras cosillas, si no se diera este año, pues mantendríamos el mismo esquema y empezaremos de nuevo.

 

Pepe Moral la pasada temporada en Arles - Mikael Fortes

 

¿Con qué ganadería te sientes más “cómodo”, en esta línea de las llamada “duras” o te gustaría cambiar en algún momento?

La verdad es que estoy cómodo y les debo mucho a estas ganaderías, porque he tenido grandes momentos... los dos de Victorino, con Palha, Escolar, Cebada ...estoy muy agradecido y me da igual el hierro.

Son ejemplares de personalidad...

Siii, los de Miura, por ejemplo, tienen una personalidad muy acusada, para eso no te preparas porque no sabes por dónde te van a salir ... ahí también sigo lo que me enseñó Manolo Cortés, que es a no mirar el hierro, porque ahí puedes caer en ir sugestionado, entonces lo mejor es no pensarlo, yo siempre he querido tirar para delante con mi constancia y mi trabajo... pero al final todos estos son animales muy agradecidos, que saben leerte.

Maestro, ¿qué sueños te ha dado el toreo? O por el contrario ¿te ha quitado?

Pues mira, precisamente hace unos días, me enviaron un vídeo de la primera vez que me puse delante de una becerra... (risas), tenía nueve años y nos colamos en una despedida de soltero dónde habían soltado una y ver en la grabación esa inocencia, esa transparencia... eso es muy grande.

¿Quitarme? ninguno, quizá no he vivido la juventud típica, esa de salir con los amigos etc., pero tampoco es que me lo haya quitado, es que yo lo elegí así.

¿Qué ilusión tienes por cumplir en el toreo?

Bueno, ilusión... la que siempre está ahí es lograr abrir la Puerta del Principe, que la he rozado con los dedos un par de veces y la tengo que lograr, también la de Madrid, que casi lo consigo de novillero... espero tener la ocasión y lograrlo, lo que pasa es que yo siempre quiero más y cuando consigo algo sigo yendo por más.

Ya sé de antemano la respuesta, pero te lo voy a plantear igualmente, ¿ha llegado ya esa tarde, “la tarde”de Pepe Moral?

(risas) No y pienso que cuando llegue, seguiré buscando más porque siempre quiero mejorarla, tengo tardes muy importantes... pero siempre quiero seguir creciendo, crear bonito y más... encontrarme a mí mismo sacando el toreo que llevo dentro...

Y cuando eso ocurre, lo consigues, doy fe de que lo transmites al que te ve...

Es que es algo muy grande, tú fíjate que tengo dos hijos y los quiero con el alma, son mi vida, bueno pues la sensación de torear un toro con el que estás compenetrado... es indescriptible, es un éxtasis en el que ya ni ves la gente ni nada... Mira, estos días en casa, he vuelto a ver la faena a “Carretero” de Victorino y hay cosas que ni sabía que había hecho, ni sé de dónde salieron, porque es un momento en el que entregas el alma y eso se transmite al público.

¿Te gusta verte torear?

En realidad no, porque empiezo a sacar fallos y ya se pierde la magia, mira, hubo una temporada que empecé a grabarme, para corregir fallos y eso, pues al final tuve que dejar de hacerlo porque me estaba perdiendo yo, quería hacerlo tan preciso que se volvió casi mecánico y me perdía yo, mi esencia...

Maestro, ya para despedirnos, ¿qué mensaje darías a la afición?

Ahora es el momento de mirar por nosotros y tenemos que remar en la misma dirección, que esto es duro, que puede durar uno, dos, tres, cuatro meses... lo que sea, pero por nuestro bien tenemos que respetar las medidas y pautas que nos dan, tenemos que conseguir que esto se pare y perdamos las mínimas personas posibles, ya habrá tiempo de todo lo demás después.

 

Este es el Maestro Pepe Moral, con el que ha sido más que un lujo tener esta conversación, ha sido tan amena y a corazón abierto que, el tiempo, literalmente, ha volado.

Gracias Maestro por permitirme “robarte” ese tiempo y tener la deferencia que has tenido con mi persona y con Burladero, por cierto, sabes que te tomo la palabra para cuando esta pesadilla acabe, continuar esta charla con un reportaje en un tentadero contigo.

 

68%
Satisfacción
28%
Esperanza
4%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia