ROCÍO ROMERO

"Nunca me he sentido discriminada por el hecho de ser mujer"

Hablamos con una de las novilleras más prometedoras del escalafón nacional, Rocío Romero. Repasamos su trayectoria profesional y la situación tan desconcertante que estamos viviendo a causa de la pandemia del COVID-19
jueves, 2 de abril de 2020 08:10
jueves, 2 de abril de 2020 08:10

Lo primero de todo, muchas gracias por atenderme. En los momentos que estamos viviendo, ¿cómo te encuentras? ¿Cómo estás llevando esta situación del COVID-19? ¿Los entrenamientos siguen?

Gracias a vosotros. La verdad que me encuentro bien, son momentos duros, pero es lo que nos ha tocado vivir; y hay que afrontarlo como buenamente se pueda. Aunque soy de Córdoba, actualmente estoy viviendo en Calasparra, ya que mi apoderado vive aquí.

Por lo tanto, me ha tocado vivir esta situación fuera de casa, pero la suerte que tengo es que al estar viviendo en el campo puedo seguir entrenando más o menos con una normalidad. La parte física, y el toreo de salón seguimos con normalidad, pero el tema de tentaderos está totalmente parado. Y sinceramente, eso es lo que peor llevo porque este año desde muy pronto he estado en el campo y con un buen ritmo, y unas sensaciones bastantes buenas; y sobre todo con mucha variedad de encastes como Barcial, Prieto de la Cal o Saltillo…  Lo que me hace ganar mucha seguridad y viendo cosas nuevas en mí que estaban haciéndome sentir realmente bien. Por eso, que haya sido un palo, pero a mí me gusta ser positiva y me quedo con esas sensaciones que me sirven para asimilar conceptos; todo tiene un lado positivo. Mi sensación, es como si el invierno se hubiera alargado.

Antes de nada, explicar a todos los lectores la estructura de la entrevista. Empezaremos hablando por tu trayectoria Rocío, y más adelante, concluiremos con algunas preguntas más personales. Por lo que, para ir desgranando poco a poco, cuéntanos tus orígenes con el toro, ¿por qué dedicarte a este mundo?

En mi familia no hay antecedentes, yo era aficionada. Desde pequeña, siempre he dicho que quería ser torero, pero cuando tenía 8 años me tuve que autoconvencer de que este mundo no era para mí, porque yo no sabía dónde tenía que apuntarme, así que, con todo el dolor de mi corazón, tuve que convencerme que yo había nacido para ser aficionada. Fueros momentos en los que no lo pasé bien.

Sin embargo, con 13 años en mi pueblo, Dos Torres, soltaron una becerrilla. Yo estaba sentada en los tendidos, pero sin pensarlo, salté de espontánea. Esa fue la oportunidad y lo que me metió el veneno del toro.

A partir de ahí, me apunté con mi padre en un grupo de aficionados prácticos en Córdoba, y poco a poco empecé a conocer a gente de este mundo. Posteriormente, pasé a la Escuela Taurina de Córdoba; y más tarde por la Escuela Taurina de Écija.

Haciendo un poco de recorrido en tu trayectoria, en 2013 empezaste como becerrista. ¿Cómo fue esa etapa?

Sí, mi debut en público fue como becerrista con 14 años. Solo toreé esa becerrada en 2013. Aunque fue una tarde bonita, fue ahí cuando me di cuenta que no era lo mismo el campo que un festejo; me sirvió para darme cuenta que para ponerse delante de un animal había que prepararse mucho más. Así que, decidí dejar esa temporada en blanco para dedicarme exclusivamente a entrenar y a prepararme. Al año siguiente año, fueron 7 las becerradas en las que participé.

Aunque con solo 8 becerradas, en 2015 debutaste de luces; pasando por multitud de “Bolsines Taurinos” en tu etapa sin caballos. ¿Qué recuerdos guardas de esa etapa?

Fueron tres taños muy bonitos, con muchas actuaciones; en la primera temporada hice 20, en la segunda 30; y en la tercera unos 25 festejos. Gracias a Dios, fueron muchas tardes, y como comentabas, gracias a los Bolsines. Porque prácticamente toda mi etapa sin caballos estuve sola. Era yo quien me buscaba todo, presentando mi curriculum en los certámenes. Gracias a ganar algunos como el de Ledesma o el de Peñaranda de Bracamonte; pude entrar luego en sus novilladas. Todo eso, me abrió muchas puertas para poder participar en más festejos.

Por lo tanto, el recuerdo que guardo de mi etapa sin caballos es muy bonito, porque veía que todo el esfuerzo iba teniendo su recompensa. De verdad, fue una etapa preciosa

.

 

Como comentas, hubo muchos festejos en esta etapa, pero el certamen de novilladas de Sevilla pudo marcar un antes y un después en tu trayectoria. Debido a tu triunfo, ya que conseguiste cortar una oreja a cada uno de tus novillos en la Real Maestranza. ¿Qué se siente en esos momentos?

Sí, para mí, la temporada del 2017 es la más bonita que he vivido hasta ahora. Estaba sola, con pocas novilladas, y decidí presentarme en Sevilla sin caballos; y gracias a ese paso, me arregló la temporada; y al acabarla me empezó a apoderar Alberto García de Tauroemoción.

Volviendo a la novillada que hacíamos referencia. Sevilla es otro mundo. Sevilla es mágico. Es una de las plazas que más me ilusión me hace torear. La verdad es que fui muy tranquila, iba a disfrutar. La primera tarde ha sido la que más he disfrutado, porque yo estaba en el patio de cuadrillas y pensaba, es que aquí ha estado Manolete. Puf, fue espectacular. De Sevilla me enamoró todo, ese cerrojazo, ese albero, esa banda de música.

Sin embargo, en la siguiente tarde, cuando consigo pasar a la final, fue distinto. Se generó mucha expectación, multitud de gente me acompañó desde Córdoba. Al iniciar el paseíllo y ver prácticamente los tendidos llenos, fue algo mágico. La novillada fue complicada, tenía muchas teclas que tocar. Taurinamente me quedo con la que viví la primera tarde. Pero una salida a hombros en Sevilla para mí se queda. Cuando corté las orejas no era muy consciente, pero hasta que terminó el festejo, no terminaba de creérmelo; pero fue una puerta grande muy bonita, bajó mucha gente de los tendidos. Poder compartir ese momento en Sevilla, con mi gente, la que siempre ha estado fue muy bonito. Me di cuenta de que el mundo del toro es muy duro, pero por momentos como ese, merece la pena todo. La salida de hombros de Sevilla me dio mucho ánimo.

Tu siguiente paso fue el debut con picadores en 2018. En Madrid, en la plaza de Vistalegre con novillos del Parralejo. ¿Cómo te preparaste en esos días previos para ese salto de escalafón?

Fue a mediados de febrero y ese año apenas pude tentar, todo se retrasó mucho. La preparación a nivel de campo fue cortita pero intensa. A pesar de eso, considero que llegué preparada, aparte de por la preparación, por la cantidad de festejos sin caballos que realicé; porque al final, el cuerpo me pedía algo más.

La preparación fue muy ilusionante, porque el haber salido de la nada, sin antecedentes, y ver ahí más cerca ese sueño, fue bonito. Un día con mucha responsabilidad, me fui a Madrid a debutar con picadores, una apuesta fuerte. Además, compartí cartel con Toñete y Ángel Téllez, líderes del escalafón del año anterior y a puertas de la alternativa.

Una tarde bonita, una oreja en mi debut. La pena fue la espada en el segundo novillo porque estuve muy a gusto con él, pero malogré la actuación con los aceros. Pero de lo sucedido en la plaza, me quedo con los sentimientos encontrados en ese segundo novillo.

Una semana más tarde de tu debut, en un festival sufriste un percance, fractura del peroné. Lo primero, espero que estés recuperada ya de esa lesión. Pero, ¿cómo se lleva esa reducción de festejos durante ese año; ya que en el anterior toreaste 24 veces y en el 2018 fueron 9?

Tras dos operaciones, y estar mucho tiempo parada, y una larga estancia en reposo, ahora mismo sí que me encuentro bien de esa lesión.

Después de la cogida, en tan solo seis meses reaparecí sin estar al 100¨% de mis facultades. Una tarde en la que fui triunfadora del mano a mano con Toñete, pero yo no me encontraba bien físicamente. Pero, por el querer volver y la presión de ese nuevo escalafón, reaparecí. Era como un querer y no poder.

De la reducción en cuanto al número de festejos, mi rutina cambia principalmente debida lesión que me tiene prácticamente parada. Pero mi mente estaba centrada en recuperarme y en volver a los ruedos con el mayor compromiso posible.

En el 2019 también son pocas las veces que estas en público, solo 3, pero en cada una de esas plazas dejaste buenas sensaciones; pero que no se veían reflejado en contrataciones. ¿Cómo se afronta esta situación?

El año pasado fue duro, estaba sin apoderado. Ahí me di cuenta de lo duro que es esto sin estar respaldado por nadie. Sabía que iba a ser una temporada compleja. Afronté ese año sabiendo que iba a ser difícil, pero con la confianza de que llegarían las oportunidades y ya en la plaza, demostrar si las merecía o no.

Solo dos festejos aquí en España, y uno en octubre en Perú. Pero ahí apareció mi nuevo apoderado, y ahora mismo me encuentro con mucha ilusión.

 

 

Aprovechando esto último que me comentas y para finalizar este repaso a tu trayectoria, en este 2020 llega tu apoderado, Óscar Fernández. ¿Qué se siente después de un año sin apoderado? Y siempre que las circunstancias actuales que nos rodean os permiten, ¿tenéis marcado algún objetivo para este año?

Pues la verdad es que estoy muy ilusionada, porque encontrar a una persona que confía en ti plenamente no es fácil. Él llega en un momento clave. Hemos estado haciendo mucho campo, y la preparación que estamos viendo está siendo muy buena. Le estoy muy agradecida, porque veo que la preparación para cuando llegue ese momento, es la correcta. Pero eso, lo dirá el tiempo y cuando me encuentre delante del animal.

Sinceramente, no soy una persona de números. Simplemente el objetivo que tenemos, es que yo crezca como torero y son pasos que veo que estamos dando. Este año el campo, ha sido muy bonito, porque esos cambios los estaba sintiendo.

Teníamos algún que otro festejo para esta temporada. Pero con esto no contamos nadie, pero lo más importante es la salud. Ojalá todo vuelva a la normalidad, y pueda demostrar lo que llevo dentro.

Bueno, dejando a un lado tu trayectoria, ahora trataremos algunas preguntas a nivel más personal. Empezando por la situación actual que vivimos en el panorama novilleril, me gustaría saber tu opinión respecto a ello, ya que hay pocos festejos con caballos.

El tema de las novilladas picadas es un tema muy complicado. Pocas novilladas, y muchos novilleros. En agosto y septiembre se centran principalmente este tipo de festejos, pero hasta esos meses prácticamente no hay nada.

Agradezco mucho a sitios como Calasparra o Villaseca de la Sagra que apuestan por ferias así. Porque tal y como están las cosas, que celebren estas novilladas es muy complicado y deben de tener su reconocimiento, porque hacen falta. Al fin y al cabo, nosotros somos el futuro de la tauromaquia.

Aunque hay respaldo por parte de los aficionados, desgraciadamente somos pocos, y ese es el problema. Porque actualmente la plaza no se puede llenar sola de aficionados, por lo que tenemos que saber cómo llegar a ese público y a ese ente para hacerles disfrutar y que vuelvan a los tendidos.

Es una situación complicada, pero me gusta ser positiva y mirar las cosas sin ese punto de pesimismo. Por lo que creo que poco a poco irán aumentando las novilladas.

Antes de un festejo, ¿cómo se mentaliza Rocío Romero?

Bueno, los días de antes intento estar lo más tranquila y vivir los días lo más naturalmente posible, porque el trabajo no se hace los días de antes de un festejo, el trabajo viene de mucho antes.

No tengo ninguna rutina, simplemente respetar un poco las horas de comida y descanso, pero para llevar un orden, nada fuera de lo normal.

¿Dónde te encuentras más cómoda, con la muleta o el capote?

Siempre he estado más cómoda con la muleta. Pero este año, noto que me estoy soltando con el capote y estoy viviendo cosas nuevas que antes no había vivido. Pero a mí lo que más me gusta es torear al natural. Ahí me siento libre, sin ninguna atadura. Incluso cuando sale algún animal con complicaciones, prefiero coger la mano izquierda, me siento más poderosa.

Para todo aquel que no te conozca, ¿cómo defines tu concepto del toreo?

Al igual que cada plaza tiene su personalidad, cada torero tiene que tener su sello propio porque si no seríamos todos iguales.

Mi toreo es personal, intento torear como me encuentro en cada momento. Torear con el alma.

Pero el toreo es emoción, lo que te pone la piel de gallina es lo que queda. Lo que yo busco es eso, encontrarme a mí misma, y hacerle llegar eso a los tendidos. Sino, eres uno más, y yo, no quiero ser uno más.

¿Cuáles son tus fuentes de inspiración?

Como te he comentado antes, me gusta lo diferente, por lo que siento mucha admiración por Finito de Córdoba y Morante de la Puebla. También soy muy de Curro Romero. Estos maestros tienen su sello, y eso es lo que yo busco conseguir, un sello propio y personal.

Desde el máximo respeto, me es inevitable preguntarte por las dificultades que tiene una mujer para triunfar en este mundo; lo cual no entiendo, porque un novillo o un toro no sabe en ningún momento si la persona que tiene delante es una mujer o es un hombre.

Totalmente de acuerdo. Este mundo es muy difícil. Pero yo nunca me he sentido discriminada por el hecho de ser mujer. Desde el primer momento estaba concienciada que yo era uno más en el escalafón. Soy un novillero más igual que el resto.

Por ejemplo, el día de mi debut de luces, me daban el novillo más chico por ser mi debut, pero yo no lo acepté. Porque si estoy en un cartel es porque estoy al mismo nivel de mis compañeros.

Entonces el hecho de que yo siempre haya exigido esa igualdad y aceptarla, han hecho que me traten como un novillero más.

Y, por último, ¿qué te hace mantener la ilusión en este mundo tan duro? ¿Cómo se mantiene esa ilusión viva?

Yo es que siento que tengo muchas cosas dentro que quiero decir, y no ver el techo, y ver que tengo todo por conseguir y por compartir, me ilusiona. Y si después me pongo a mirar hacia atrás, veo que el trabajo y el esfuerzo ha ido teniendo su recompensa.

Porque como te he dicho antes, después de convencerme que esto no era para mí, y ahora ver que puedo tener esa oportunidad, hace que quiera seguir dedicando mi vida al mundo del toro.

Una vez, muchas gracias por tu tiempo y la mejor de la suerte en este mundo. Ojalá nos podamos ver pronto en una plaza de toros.

Ojalá. La verdad que ha sido un rato muy agradable. Agradecida a ti por tu interés.

 

10
1
9%
Satisfacción
81%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
9%
Indiferencia