DAVID GARZÓN

"Madrid me pesó, y a la vez me ayudó muchísimo"

Hablamos con el novillero ecuatoriano, David Garzón. Hacemos un repaso por su trayectoria profesional desde su comienzo hasta los días de confinamiento que vivimos, marcados por la ilusión del volver a Madrid algún día
miércoles, 8 de abril de 2020 · 16:21

Antes de nada, darte las gracias por tu atención; y saber en qué situación te encuentras en estos momentos. ¿Cómo se lleva estar tanto tiempo en casa?

Muchas gracias a vosotros. La verdad que nunca hemos vivido algo así; lo que más pena me da es ver morir a tanta gente. Me gustaría mandar mucha fuerza a todos los afectados y sus familiares. Mis deseos para que volvamos a nuestra normalidad.

En cuanto el tiempo aquí en casa, pues los entrenamientos siguen tanto con los tratos, como con la parte física, que nos hemos tenido que reinventar para adaptar ese ejercicio. También viendo casi todas mis faenas, que por suerte las tengo grabadas, y puede verlo para mejorar tanto de los aciertos como de los errores propios.

Pues para ir conociéndote un poquito más David, ¿de dónde te nace tu afición al toro? ¿Y por qué quieres ser torero y no dedicarte a otra profesión?

Pues mi padre fue novillero, dos tíos que también lo fueron; y otro tío, matador de toros. De ahí viene básicamente mi afición; además mi padre también es mozo de espadas del maestro Uceda Leal. Prácticamente todos los recuerdos que tengo de niño son con aspectos relacionados con el toro.

En tu etapa sin caballos, muchos festejos, 47 en total. ¿Cómo se vive ese debut de luces?

En cada etapa de mi vida del toreo, tanto becerrista, como sin caballos, como ahora con caballos, han sido totalmente diferentes; pero todas han sido únicas y maravillosas.

Toreé muchos gracias a la Escuela de Madrid y al maestro Joaquín Bernardó. De hecho, en 2013 fui el alumno más destacado y guardo con mucho cariño el capote de paseo que me otorgaron.

De la etapa sin caballos, posiblemente, no te das cuenta del salto de escalafón. Sin caballos tienes la obligación de ir a la escuela, ellos te buscan las becerradas. Gracias a toda esa etapa, soy como soy, me enseñaron a ser tal y como soy. Es maravilloso.

¿Cuándo supiste que estabas preparado para dar el salto de escalafón y debutar con caballos en 2015? Además, tu debut fue bonito, ya que conseguiste desorejar a un novillo.

Aquí en Madrid, las novilladas sin caballos, normalmente se lidia el eral pero que es casi utrero; es decir, novilladas muy fuertes para ser sin caballos. Entonces poco a poco, te das cuenta de que, si quieres ser alguien en este mundo y dar otra expresión, tienes que dar un paso más.

Efectivamente, debut con picadores y Puerta Grande en Aldea del Fresno. Que me sirvió. Además, en relación gusto con lo anterior, en esta etapa, te encuentras casi con el toro, porque es un utrero casi cuatreño. Eso que estabas deseando dar ese paso, pero te encuentras con un animal mucho más fuerte; y esa adaptación me fue difícil.

Ya en 2017, visitas plazas importante para el aficionado como la de Cenicientos, en una tarde compartiendo cartel con Carlos Aranda y Jesús Mejías; donde consigues abrir nuevamente una Puerta Grande. ¿Es ahí donde te das cuenta que hay que ir un paso más allá en esta etapa?

Por supuesto, allí en Cenicientos fue una tarde muy bonita. Ese año fue el año que más novilladas he toreado, y tanto mi apoderado como yo queríamos presentarnos en plazas más importantes, como Madrid o alguna feria de novillada.

Pero ahí nos encontramos con algunas circunstancias que nos pedían. Por ejemplo: para torear en Madrid me exigían un número determinada de novilladas, pero claro, esas novilladas no te las dan porque no has pasado por Madrid. Luego, cuando te presentas en ferias de novillas, te dicen que no porque no has toreado en Madrid. Era como la pescadilla que se muerde la cola. Actualmente, eso es lo que me falta en mi carrera.

Finalmente, al año siguiente, 2018, te presentas en Madrid y abriendo la Feria de San Isidro ¿Qué supone para ti el hecho de abrir el ciclo? ¿Y qué se siente en Madrid?

A mí me afectó el hecho de debutar abriendo San Isidro. No fue mi tarde soñada, se me puso todo en contra. Soy el primero en reconocer que no estuve bien en esa tarde, y la culpa mía; al igual que he de reconocer que esa tarde me ha ayudado para pensar dónde quiero llegar y cómo quiero ser yo en este mundo.

Esa tarde me ayudó a reflexionar. No estuve bien en Madrid, pero el pasar por Madrid me ha hecho salir cada tarde a por todas. Madrid no me ayudó, me quitó mucho, me perjudicó que no me salieran las cosas, pero como persona y como torero hizo que sacara lo mejor de mí.

 

 

¿Siguió pesando Madrid a la hora de acartelarte la temporada pasada?

Madrid siempre pesa. Hasta que no me quite la espina de Madrid, siempre va a estar ahí. Sigue pesando Madrid, pero algo menos. Voy poco a poco dando toques de atención, pero en plazas que a lo mejor no tienen ese punto de repercusión como alguna plaza de primera.

Ahora mismo lo que más busco es encontrar una regularidad. Porque eso, te da. Y el tiempo dará de nuevo esa oportunidad. También estoy agradecido a todo el mundo que siempre ha estado ahí, porque ellos también han sido un pilar fundamental para darme cuenta de todo esto. Sobre todo, mi apoderado, mi apoderado es todo para mí; no sería absolutamente nadie sin es.

A día de hoy, ¿cuál es tu situación actual y con qué objetivos os planteáis a corto-medio plazo?

La verdad es que la preparación ha sido muy bonita. El planteamiento de la temporada muy buena, con media docena de festejos que ya estaban cerrados. También queremos volver a Madrid; y pisar alguna feria de novillada. Pero ahora tenemos la situación en la que estamos, y tenemos que vivir el día a día. Creo que será una temporada cortita, pero intensa; para hacerlo lo mejor posible, y reivindicarte, porque David Garzón sigue estando presente y con muchas ganas de demostrarlo.

Dejando un lado tu trayectoria, me gustaría entrar un poco en saber qué opiniones tiene David Garzón en algunos aspectos. Lo primero, y lo que te toca más de lleno, ¿cómo ves la situación novilleril actual?

Es cierto que hay festejos en Agosto y Septiembre, pero los hay, para quien haya triunfado en Madrid. Habrá que ver cómo se vuelve después de todo esto, para poder valorarlo. Ahora se van a caer muchos festejos. Pero, ¿qué pasa con las novilleros o toreros que necesitamos Madrid para darnos ese empujón? Pero creo que tendríamos que recibir algo más de ayuda, los novilleros somos el futuro; y el relevo de los matadores. Pero insisto, lo más importante, es recuperar la normalidad en cuanto se pueda.

Este invierno, se ha hablado mucho sobre reducción de cuadrilla en novilladas. A ti que te pilla de lleno, ¿qué opinas respecto a ello?

Es evidente que hace falta un cambio, porque al fin y al cabo los perjudicados somos los novilleros. Si se reduce la cuadrilla, que sea para dar más novilladas y que esos banderilleros o picadores puedan suplir esa tarde por otra. Es complejo, pero es necesario que algo se necesita; pero no solo pensando en nosotros, sino en todos los hombres que participan en un festejo.

¿Cómo se define David Garzón como torero?

Me defino como un torero de corte clásico, que es lo que más me gusta. El toreo de verdad, el de pureza; porque además de ser el toreo que llega, es el que me llena a mí. Quiero torear como lo siento.

¿En qué parte de la faena es donde más cómodo te encuentras?

Mi mejor versión es la muleta, es donde realmente se me puede llegar a entender con mayor facilidad mi concepto de toreo; y en concreto al natural, al fin y al cabo, uno tiene que ser natural.

Supongo por lo que me has comentado, que te fijas mucho en lo que hay en tu propia casa. ¿Son esas tus fuentes de inspiración?

Me gusta fijarme en muchos toreros, para poder coger de cada uno lo mejor y el día de mañana poderlo sacarlo a reducir; y así poder ir formando tu concepto de toreo. En cuanto a maestros, tengo gran admiración por el torero de mi casa, Uceda Leal; también me dijo mucho en José María Manzanares Padre.

Dónde has encontrado más dificultades: ¿en tu etapa sin caballos, o con caballos?

No he tenido una carrera fácil, pero ahora mismo en la etapa con caballos está siendo más complicada. Me está costando mucho más entrar en carteles, pero también soy consciente de que tengo que ganármelo. Pero como dicen, el que la sigue, la consigue.

Cómo se siente David Garzón más torero: ¿ligando muletazos, o de uno en uno?

Yo creo que en ambas opciones te puedes sentir muy torero, siempre y cuando lo hagas entregándote en cuerpo y en alma; sintiendo cada centímetro de movimiento. Pero nada como la sensación que uno siente cuando consigue templar la embestida de un animal. Eso es algo abismal.

En toda tu etapa, siempre ha habido mucha variedad de encastes y ganaderías como Hoyo de la Gitana, el Pincha, San Isidro, Pablo Mayoral, Santiago Domecq… ¿Por qué lo ha elegido o por qué es lo que había?

Me siento cómodo con esa diversidad. Básicamente, bajo mi punto de vista, creo que pocos novilleros creo que pueden elegir el qué torear, pero si a mí me llega esa oportunidad seguiría con la misma rutina que he ido estado haciendo hasta ahora mismo. Cuando uno quiere torear, le da igual lo que haya por delante, lo que quiere es estar anunciando.

Pues poco más por mi parte. Simplemente, una vez más darte las gracias por concederme esta entrevista, y desearte la mejor de la suerte.

Muy agradecido por haberos acordado de mí. Un rato muy bueno que hemos pasado para hacer más llevadero esto. Lo mejor para vosotros.

 

Más de
10
1
80%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
20%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia