GREGORIO DE JESÚS

"Nadie aguanta unas pérdidas del 95%"

En el mejor de los casos, los ganaderos valencianos no volveríamos a trabajar con normalidad hasta junio del 2021, lo que supondría un total de veinte meses sin ingresos y una media de 100.000 euros de gastos
martes, 22 de septiembre de 2020 · 08:55

Fue una llamada del compañero Paco Delgado la que me despertó el interés por entrevistarme una vez más con el prestigioso ganadero D. Gregorio de Jesús.

En la citada llamada, Paco Delgado y un servidor, estuvimos comentando de la complejidad de la situación económica ganadera y del incierto futuro que se cierne sobre estas en nuestra Comunidad valenciana. Una vez puestos los lectores en situación y tras contactar con Gregorio, me doy cita tras una mañana lluviosa y en tarde gris en su finca “Campanar” en Sueca.

Tras el protocolario saludo y acompañados de un café muy cargado iniciamos esta conversación que ahora transcribo.

(M) - ¿Gregorio, Cuál es la situación actual que vivís a día de hoy los ganaderos valencianos?

-La situación actual es de desastre. Recortamos gastos a diario, pero eso no es suficiente, estamos sobreviviendo a costa de gastar lo ahorrado durante años de trabajo.

Echa cuentas y verás la magnitud del problema. La última actuación la tuve el 9 de febrero en Montserrat. Desde entonces todo gasto, a excepción del pago de autónomo (que fue suprimido), el ERTE para los trabajadores y la ayuda de 849 € concedida por la Generalitat para los autónomos.

(M)- ¿Y cuál es la fórmula utilizada para afrontar la situación?

- ¿La fórmula?, NO hay fórmula milagrosa, hay que minimizar gastos y esto repercute directamente en todas las partes que conforman una ganadería. Recortamos en costes de material, nada de invertir ni en infraestructuras ni en bienestar animal, manda la austeridad y la supervivencia. Y a todo esto hay que sumarle las cabezas de animales que semanalmente son destinadas al matadero.

En marzo, contábamos con 450 animales, hoy, en octubre, cuento con 350 y si esto sigue así, a final de año y siendo generoso contaré con 300.

Siendo muy positivo y pensando que esto diese un giro radical, los ganaderos no nos pondríamos a trabajar a pleno rendimiento hasta abril, lo que sumaría seis meses más aún de inactividad y perdidas continuas. Continuas.

(M) ¿Y nadie está por la labor de dar una solución a vuestra situación?

-Hasta el momento nadie a conseguido nada. Aquí todo son muy buenas palabras e intenciones, pero a la hora de la verdad nada de nada.

La normativa actual impide la reactivación del sector. Dejar toda la responsabilidad de un festejo en un alcalde es inviable. Una de dos, o no se dan cuenta, o en realidad no quieren que esto se reactive.

(M) Pero si mal no estoy informado, parece ser que la Diputación si ha aprobado una subvención.

-Si, hay una línea de subvención aprobada de 170.000€. Esta, es muy corta y llena de matices. Parece ser un lavado de cara o lo que es peor, parece ser el burladero encargado de aguantar las embestidas de la cobardía a los que quieren instaurar prohibiciones y no se atreven.

La única salida posible a día de hoy es ir cerrando cercados y matando animales. A este ritmo, la cabaña de bravo autóctono corre un serio riesgo de desaparición.

(M) ¿Insinúa que no hay futuro?

-No, insinuó que si esto no toma otra perspectiva las ganaderías y el ganado autóctono corre el riesgo de desaparición. 

Insinúo, que si volviese la normalidad solamente la valentía de unos políticos entregados a la causa podría salvar esto. Ya que la normativa actual no da pie, y termina por aburrir a organizadores y aficionados.

Es más, insinúo que la necesidad puede echar por los suelos los precios con todo lo que ello conlleva. Todo lo que no sea reactivar el sector en el 2021 dejará de ser negocio y si un negocio no da de comer ya sabes que ocurre ¿no?

(M) ¿y.., si no es mucha indiscreción, hasta cuando esta dispuesto a aguantar usted?

-Ser ganadero es muy sacrificado y requiere de una entrega total y es un oficio que no te permite compaginar trabajos.

Actualmente en la ganadería sólo priorizamos el alimento animal, no podemos garantizar ni invertir en nada más que no sea esto, cualquier imprevisto nos dejaría al descubierto. Con esto quiero decir que la situación es muy fea, que no hay negocio alguno que mantenga las puertas abiertas con unas perdidas del 95%, y sin embargo nosotros aquí seguimos.

Y si seguimos no es por que seamos unos terratenientes, ni por masocas, ni por que no tengamos capacidad de trabajar en cualquier otro sector. Si seguimos aquí es por amor a nuestro oficio y a nuestros animales. Con cada animal que llevamos al matadero a parte de perder dinero se nos va uno de los nuestros, se nos va un compañero con el que convivimos a diario y eso es muy duro. Esta es la realidad, y no solamente la económica, sino también la social, la emocional y la animalista. A pesar de que la sociedad actual nos quiera vender el animalismo como algo antagónico a nuestro oficio.

(M) Mi intención era preguntarle si se atrevería a poner fecha de inicio a la actividad, pero tras lo comentado, ¿puedo realizarle esta pregunta?

-Poder puedes, pero respuesta no hay.

 ¿Sabes que sería una noticia extraordinaria?, que se dieran las fallas del 2021. A pesar de que esa fecha no es clave para los festejos  populares, que esto empezase a   moverse en esas fechas, nos daría unas grandes esperanzas de  poder ver en pleno rendimiento nuestras ganaderías en junio del citado año.

(M) Gregorio, ¿nos atrevemos a decir que la única problemática ganadera es el Covid-19 y con la desaparición de este todo se cura, o hay algo más que os impide avanzar?

-La verdad es que no lo sé, la política actual vive en una realidad paralela a la de la sociedad, viven en una burbuja ajena a una crisis que no sufren y solamente tienen el objetivo de no perder su sillón.

Si creen que la tauromaquia pone en peligro su estancia en este, puede ser que vayan en contra de esta. A día de hoy se priorizan los intereses propios a los comunes.

La supervivencia siempre ha existido y en todos los sectores, pero los políticos están para servir al pueblo y no para servirse de este.

(M) ¿Entonces como resumiría esta interesante conversación?

-Muy sencillo Maxi. Tras la vuelta a la normalidad la implicación política por querer salvar esto será la clave.

Por el bien de todos esperemos que la clave la tenga el sector y que no dependa de ningún político, pero si es tal y como dice, esperemos que el político se implique y esté dispuesto a dar continuidad a nuestra cultura, tradición e identidad. Así que, si nada más quiere decir, desearle la mejor de las suertes y un largo y esperanzador futuro como ganadero de bravo Gregorio.

-Gracias, sé que lo dices de corazón y que de todas formas aquí estaremos para recibiros y poder contaros nuestra realidad, sea cual sea y cuando sea.

 

0%
Satisfacción
62%
Esperanza
12%
Bronca
12%
Tristeza
12%
Incertidumbre
0%
Indiferencia