FINITO DE CÓRDOBA

"Es triste que salgamos de la plaza y no defendamos la tauromaquia como se merece"

lunes, 11 de octubre de 2021 · 16:29

Hablar de Juan Serrano Pineda es hablar de Finito de Córdoba, un maestro de los pies a la cabeza que ha dado la vuelta al mundo galanteando en cada plaza que ha hollado. Un hombre destinado a reinar en el califato y ocupar ese triunvirato con los grandes toreros cordobeses que ha dado la historia de tan bella ciudad. 30 años de alternativa y 30 años de pura inspiración, delicadeza, finura, belleza, lira, arrebato, numen, venustez y otros tantos adjetivos que no cabrían en una sola entrevista. A resumidas cuentas la palabra que capta la esencia última de su persona es “Figura”, porque solo es figura aquel que es capaz de llenar plazas, y este torero no ha hecho más que fletar trenes y autobuses en un gran número de tardes. Poder sentarse a hablar con un torero de tal envergadura es un auténtico placer y es por ello que en esta entrevista verán escrito hasta el más mínimo detalle que salga de la boca del taifa.

¿Cómo ha llevado esta temporada?

Ha sido una temporada preciosa, jamás pude imaginar que después de lo sucedido el año pasado y del desastre tan grande que vivimos en todos los sectores pudiese torear el número de corridas que he toreado para conmemorar mis 30 años de alternativa. Me siento feliz, orgulloso y satisfecho de cómo he llevado el año y tengo que dar las gracias a toda la afición por lo receptiva que ha estado conmigo. No todas las tardes han salido como uno desea porque la suerte en esta profesión hace mucho y en estos casos he llegado muy preparado a todas las tardes gracias a la intensidad que estoy llevando en cuanto a entrenamientos físicos y psicológicos pero sí es verdad que han habido tardes en las que me he encontrado lotes muy a contraestilo. Me he encontrado con toros realmente difíciles y las cosas no han salido como esa afición merecía. Pero bueno esto es así y esto no solo me ha sucedido este año, me ha sucedido en todos los de mi carrera y me imagino que así seguirá siendo.

Hace poco fue criticado por lo ocurrido en Consuegra ¿qué sucedió?

Simplemente fue que el toro que me correspondía en suerte perdió la visión y no obedecía ni a toques ni a movimientos, se guardaba toda la fuerza para sorprendernos. No sólo puse en riesgo mi vida sino la de los hombres de mi cuadrilla que estaban lidiando con él. Posteriormente entré a matar una vez, en la que dejé un pinchazo hondo que fue escupido, entonces volví a entrar de nuevo y el toro se me fue un metro y medio por delante, es decir, vi que era imposible entrar por ahí porque me tapaba la salida de una manera como de querer cogerme. Pero durante toda la lidia evidenció esa falta de visión, me retiré del toro y me dirigí al delegado para decirle que yo ese toro no lo iba a matar, el intento lo hice y no pudo ser, no es la primera vez que me ha sucedido y como dije en Nimes tampoco va a ser la última. Y bueno las críticas uno las encaja con entereza, esto nos pasa a los que estamos delante de un toro, a partir de ahí la gente está en su derecho de criticar siempre desde el respeto porque yo nunca falté al respeto negándome a matar ese toro, porque yo no soy partidario de la tragedia que ya viene por sí sola en esta profesión, yo soy partidario de la belleza y del sentimiento cuando se puede expresar y cuando no procuro evitar cualquier momento que nos pueda llevar a esa tragedia.

Muchos aficionados dicen que el azabache es menos torero que el oro ¿lo ve así?

No lo pienso, lo importante es que la persona que vaya dentro se sienta torero en todo momento. He vestido y visto mucho de oro pero con el paso del tiempo me han ido gustando más los trajes en plata y en azabache. Sobre gustos no hay nada escrito pero no estoy en nada de acuerdo con que se diga que es menos torero, otra cosa es que digan que les gusta más ver a un torero en oro.

¿A estas alturas de su carrera enfoca las tardes pensando más en disfrutar?

Bueno, sí es verdad que con el paso del tiempo vas adquiriendo una madurez que se refleja en la plaza. Cuando un toro te permite expresar cómo uno siente el toreo, se saborea mucho más y evidentemente las tardes las encajas y afrontas desde otro punto de vista. Estoy disfrutando mucho siempre y cuando me lo permiten, pero no tienen nada que ver las tardes de ahora con las que cuando empezaba de matador de toros.

¿Qué le aporta la madurez a un torero?

La madurez a un torero le aporta poso, sabor, sabiduría o el disfrutar de todo lo que haces. Pero sobre todo te ayuda a afrontar el por qué y para qué de las cosas, cuando te vistes de torero eres consciente de que te vas a jugar la vida y de cual es la manera de sacarle el máximo partido posible a tus virtudes para poder disfrutar al máximo esa tarde. Son contrastes difíciles porque luego hay un animal que tiene que decir mucho con su comportamiento, podemos llevar todo lo bueno en mente pero luego te puede salir ese animal que no quiere colaborar, pero por eso esta profesión es tan grande y tan diferente al resto.

¿Es difícil mantener la afición durante más de 30 años seguidos toreando en todas las ferias de primera?

Hombre evidentemente es difícil mantenerse tantos años en activo ininterrumpidamente, pero tengo que dar gracias a Dios porque mantengo la misma ilusión, fe y afición que cuando era un niño entonces esto es lo que a mi me mantiene vivo e ilusionado para levantarme todos los días para entrenar y corregir los muchos defectos que a día de hoy sigo teniendo. Para mí es una inyección de moral que tengo todos los días, al final verme con esta edad, procurar mantenerme físicamente bien y seguir haciendo feliz a tanta gente que sigue apostando por mí me supone un orgullo tremendo. Entonces mientras siga habiendo un animal que me permita expresar el toreo como siento seguiré haciéndolo.

¿Es la prensa taurina un bien o un mal para el torero?

La prensa taurina siempre ha sido importante, siempre que se nos ha tratado con respeto, porque los toreros somos los primeros que sabemos cómo hemos estado. A nosotros no nos enfada una crítica menos buena, las sabemos encajar, lo que nos enfada es cuando en esa crítica hay faltas de respeto. En cuanto a mí personalmente esas faltas de respeto nunca las he soportado, y si he tenido que descolgar un teléfono para hablar con un periodista lo he hecho, siempre y cuando se me haya faltado al respeto personalmente. Pero luego han habido otras muchas que sin ser favorables las he visto y me han parecido justas porque no he estado a la altura de las circunstancias, entonces las he encajado. A partir de ahí creo que es importante, porque hoy más que nunca es vital la labor de la prensa taurina, es importante el poder transmitir lo que sucede en una corrida de toros al momento.

Además quiero agradeceros a todos los que pertenecéis a prensa taurina, a todos aquellos que sois capaces de captar y expresar todo lo que sucede en un ruedo o resaltar las virtudes más que las cosas negativas en los tiempos que corren. Porque para resaltar las cosas negativas ya hay otros que creo que los trajo su madre al mundo de esa manera, yo creo que en su vida personal serán igual de amargados para todo porque siempre se están agarrando a lo negativo en vez de alimentarse de lo positivo, pero bueno eso no lo vamos a cambiar porque sí que es verdad que la mayoría de la prensa hace una labor magnífica y encomiable. El aficionado y la sociedad agradece esa manera de comunicar de manera limpia y constructiva para lo que es la fiesta del toro.

¿Qué ha cambiado para que haya decaído tanto la afición?

Bueno el cambio que ha sufrido la tauromaquia es debido a toda la situación actual, pienso que ha habido un cambio mundial en todos los sectores. Es difícil buscar el error o el defecto, primero porque no hay unión entre nosotros, de ahí deberían de partir muchas cosas para poder defendernos todos a una. Pero aquí cada uno vamos por nuestro camino con sus correspondientes intereses, esto es difícil porque esto debería haberse solucionado años antes cuando uno lo estaba viendo venir ya. No se ha hecho nada al respecto y me da mucha pena porque teniendo la personalidad que tenemos dentro del ruedo con un traje de luces puesto es muy triste que salgamos de esa plaza y no afrontemos la vida ni la defensa de la tauromaquia como se merece. Pero bueno al querer defender cosas que estamos viendo que no nos echan cuentas pues… hay que empezar por las autoridades y por el cambio del reglamento.

Por ponerte un ejemplo, no estamos matando toros cinqueños que suena muy bien lo de cinqueño, pero al 80% de los que estamos lidiando les quedan dos meses para cumplir seis años, entonces eso lo estamos sufriendo nosotros y eso evidentemente repercute en el aficionado porque las tardes no tienen ese porcentaje de toros que embisten y merecen los aficionados. Pero lo peor no es solo esto, porque el año que viene volverán a haber cinqueños que irán aumentando a medida que avance la temporada. De la manera que desarrollan y de la manera en que responden en su rendimiento en el ruedo no es la más óptima para expresar el toreo y hacer feliz a tanta gente que ha pagado su entrada. Pero bueno, no dicen nada, se callan… pues sigamos así a ver hasta cuando duramos. Hay muchas más cosas que podríamos exponer para cambiar en el reglamento pero no veo que haya voluntad por ninguna parte.

¿Ha pensado en la retirada?

Mi retirada vendrá cuando tenga que llegar, en estos momentos ni se me pasa por la cabeza. Sé que la vida va pasando y cada año que pasa evidentemente uno está más cerca de ese momento, pero no me lo planteo. Yo lo único que siento es que cuando un toro me deja torear como sé y como me gusta sentirlo pues de la manera que lo hago con eso me basta. Hacer feliz a mucha gente, sentirme torero por dentro, disfrutar de esos momentos de intimidad, torear de salón… esas cosas me llenan mucho. No quiero ni pensar qué será de mí cuando decida retirarme, me resultará muy triste porque esto lo vivo con mucha pasión. Sé que todas las tardes no es posible estar a la altura de las circunstancias pero hay días en los que un toro me permite disfrutar y me hacen inmensamente feliz. Por ello siento que la retirada no va conmigo, no me suena bien.

Texto: Aitor Vian

 

14
6
73%
Satisfacción
6%
Esperanza
13%
Bronca
6%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia