EMILIO MIRANDA SANZ

“José Tomás supuso la culminación de un sueño para mi padre”

martes, 2 de noviembre de 2021 · 05:09

Emilio Miranda Sanz, tercera generación de empresarios y apoderados taurinos de abolengo y excelente trayectoria, ahora las circunstancias le han convertido en padre de un aspirante a torero.

Bueno, las cosas vienen así. Pero yo me voy a limitar a ser un espectador, estaré al margen. Por supuesto no le voy a apoderar. Eso si, teléfonos sí que tengo para que quien le ayude pueda llamar y que le atiendan. Nosotros dejamos un buen cartel y gracias a Dios se nos quiere y nos respeta, pero como digo, yo me voy a mantener al margen.

Un gran currículum compone la singladura de su familia, que dejó un gran recuerdo. De gente seria y de buen hacer.

Por eso se pondrán al teléfono. La labor de mi padre y de mi abuelo fue sido siempre reconocida por todo el toreo. Y tenemos el trato y el cariño de todo el mundo taurino, después de haber trabajado con seriedad y rigor durante muchos años.

A su padre, el abuelo del torero, igual le hubiera hecho ilusión ver a este nuevo Emilio en el ruedo.

No lo sé. Mi padre le regaló un capote hecho por Fermín a mi hijo Luis, cuando apenas tenía cinco años. Y se quedó olvidado hasta que mi hijo Emilio lo cogió. Y se puso a torear con él. Yo creo que sí le hubiera hecho ilusión. Y le hubiera gustado. Aunque también hubiera sufrido algo.

En la dinastía de los Miranda, aparte de su faceta de apoderados y empresarios, han habido aparejadores como su abuelo, farmacéuticos como su padre o licenciados en derecho con usted.

Sí, porque también nos supimos buscar la vida por otras vías. Nunca tuvimos el toro como primera profesión, aunque en el toreo llegásemos a alcanzar unas notables metas. Pero tener una carrera, un trabajo, otro medio de vida, da independencia. Y aunque al toreo le dediques muchas horas, no lo haces para vivir, como medio de subsistencia, más por afición, por lo que ello te da tranquilidad y tienes menos presión y más independencia a la hora de tomar las decisiones que estimes convenientes.

Su abuelo, de Granada, de Guadix, fue todo un personaje.

Está considerado como uno de los 100 granadinos más importantes del siglo XX. Tiene una avenida en Granada. Y la plaza de toros monumental Frascuelo ha sido de mi familia. Y en esta plaza de toros tan ilustre solo hay colocadas tres placas: una dedicada Frascuelo, otra a Enrique Bernedo Bojilla y otra a don Luis Miranda. Estuvo cerca de 50 años al frente de la misma. Una labor que estuvo presidida por la afición, por la honestidad, por la caballerosidad. Es una satisfacción para todos este reconocimiento.

Y en la plaza de Valencia estuvieron en tres épocas distintas.

Con Jiménez Blanco, con Pepe Barceló y con Camará y Pedrés. Para nosotros Valencia es una plaza importante. La foto de mi bautizo está hecha en plaza de toros de Valencia. Y Valencia, quizá porque vivíamos aquí, fue la plaza a la que más cariño le puso mi padre, pero también Granada, que era parte de la familia. Y éramos copropietarios.

También compartieron funciones con otros empresarios.

Tuvimos otros socios como José Luis Marca, Victoriano Valencia y Andrés Hernando entre otros. Y tengo que decir que mi abuelo llegó a ser empresario de Las Ventas. Ganó el concurso, junto con Camará, los Peralta, y con Santiago Muñoz Manchado, quien ahora es director de la Real Academia Española de la Lengua. Pero la empresa Jardón tenía el derecho de tanteo y lo igualó.

Con todo, figuraron al frente de otros muchos cosos.

Estuvimos en muchas plazas. La de Valencia es la que más nos satisfizo, aunque Cuenca también era buena porque venía mucha gente a ver toros de Valencia y de Madrid. Córdoba fue una plaza complicada que pudimos sacarla adelante. Y luego también Utiel, dónde con los 40 pavos y Julio Ochando hicimos una gran labor, y otras como Albacete, Teruel, Alicante, Algeciras, Antequera, Úbeda, Alcalá de Henares y un largo etcétera.

Y asimismo llevaron a toreros importantes como El Soro, El Fandi, Luis Francisco Esplá, Luis y Antonio Domecq, José Tomas..

Y muchos más. José Tomás desde la tercera novillada ya estuvo con nosotros. Le pusimos en Valencia y toreó muchos festejos con nosotros. En su etapa de novillero y tres años de matador de toros. Para mi padre fue la culminación de un sueño. Es una de las  figuras más importantes de la historia del torero de los últimos tiempos. También tuvo hasta sangre de nuestra casa, porque a Santiago López, que es parte de la familia, le hicieron una transfusión cuando tuvo aquella grave cornada en México. Santiago siempre estuvo con nosotros, ha sido parte integrante de lo que es Miranda, y es alguien muy cercano a nosotros y que le tenemos como un hermano, como un hijo.

Y El Fandi.

David también salió de nuestra mano, fue un esquiador que se convirtió en torero. Nadie lo esperaba. Mi padre me dijo un dia: “coge el coche que vamos a Granada a hablar con Juan Fandila. Ahí empezó todo. Lo llevamos desde el principio y le pusimos en figura.

Lo de El Soro fue más que importante.

Era cuando llevábamos la plaza de toros con Camará y Pedrés. Y organizamos aquel concurso titulado “Valencia busca un torero”. Le llevamos a Vicente la finca de Pedrés, y ahí Pedro le puso delante de unas vacas muy serias. Y Vicente dio la medida. Como novillero levantó una gran expectación. Y luego su alternativa fue un acontecimiento grandioso y emocionante. Aquel día acudió a la plaza en calesa. La gente hacía colas para hacerse fotos, con él, la plaza de la Virgen llena de gente ese día para rezarle a la patrona, en la plaza de toros no cabía un alfiler, vino gente de todas partes. Fueron los antecedentes de lo que hasta hoy ha sido una gran figura como el Soro.

Y ahora cuentan con un aspirante a torero en la familia que tiene un importante reto.

Hombre, yo le dije que primero que tenia que hacer era estudiar, qué es lo que está haciendo. Derecho en la Universidad católica. Y luego, el sabe que aquí no se está para perder el tiempo. Y que lleva un apellido muy importante en la historia del toreo, al que tiene que dar lustre. Un Emilio Miranda no puede estar de cualquier manera, y él tiene que ser consciente de que si quiere estar en esto hay que estar a la altura de las circunstancias. De momento es una ilusión que tiene, pero que no le despista de otras cosas como los estudios. Y el que está pensando en el trabajo no pierde la cabeza en otras cosas. El toreo es una escuela de valores.

 

9
1
36%
Satisfacción
18%
Esperanza
40%
Bronca
0%
Tristeza
4%
Incertidumbre
0%
Indiferencia