JOSÉ MARÍA GARZÓN

"Estamos en guerra, en las trincheras debemos estar unidos como piñones"

jueves, 25 de marzo de 2021 · 17:26

Un empresario que se mueve contra viento y marea por vocación, siempre hacia delante y a lo que, en conciencia, piensa y cree que es lo correcto y mejor para la tauromaquia desde la mayor de las motivaciones existentes: sus ganas y afición.

Personalmente, no puedo comenzar desde otro punto que no sea, el agradecerle a José María su deferencia al concederme estas declaraciones.

José María, ¿de dónde surge la idea de esta corrida en Morón de la Frontera con esa cantidad de ingredientes, tan atractivos cómo ricos en calidad? seis ganaderías de solera y renombre... esa terna con un Daniel Luque en ese maravilloso momento que se encuentra... Ginés Marín -cómo se dice en mi tierra- tres cuartos de lo mismo...

Esto me nace de darles vueltas a la cabeza con la idea de comenzar a dar toros pronto, yo el año pasado estando en pandemia, empecé a pensar que había que dar toros en pueblos y mi idea para este año era hacer algunos pueblos y el primero Morón, porque aparte de tener Córdoba, Santander... y bueno, una serie de plazas importantes, yo creo que es importante el tema de los pueblos y de ahí nace el querer hacer algo y diferente.

Un Domingo de Ramos...

Siii, yo nunca quise dar toros un Domingo de Resurrección por respeto a Sevilla que, aunque luego se atrasó, pero mi respeto iba por delante, además es una fecha emblemática en Sevilla desde hace muchísimos años -aunque después se atrasara al 18-, pero dije: bueno pues el Domingo de Ramos. Además no hay procesiones y me pregunté ¿qué hacemos?, algo que sea sevillano, que tenga interés, que tenga sello, ilusión y que tenga algo -que quizá falta un poco hoy en día- que es que tenga rivalidad y digo pues 6 ganaderías, seis encastes diferentes y seis ganaderías sevillanas.

Y seis “señoras ganaderías”...

Y con seis encastes diferentes.

Y a raíz de ahí, supongo, va comenzando a fraguarse todo...

Pues digo mira, cómo veo fechas emblemáticas de Sevilla que, no olvidemos que en Morón estamos en su provincia, cómo el Domingo de Ramos, el Domingo de Resurrección, el Corpus... que son fechas clave en la liturgia de los católicos -que yo lo soy- y también para la tauromaquia, pues digo vamos a “inventarnos” un Domingo de Ramos y ahí surgió esto, después de muchos días pensando y pensando buscando algo atractivo.

Conociendo en primera persona, los detalles y cuidados de todo lo que organizas, muchas vueltas le darías...

Yo siempre cuando pienso las cosas, como lo de Córdoba, lo del Puerto... cuando se presenta el cartel digo “mira, y ahora, el público es el juez”

Desde luego el mayor juez que existe...

Yo siempre digo “si me he equivocado lo voy a ver muy pronto y si he acertado, también lo voy a ver muy pronto”, porque el sabio es el público... yo le doy mil vueltas, no te creas que es un día, ni dos días... a lo mejor puedo llevar con este día, no sé... un mes y medio dándole vueltas, trabajando y trabajando...

Y después llega, por llamarlo de algún modo, el “examen”...

Mi examen es cuando se presentan los carteles, que además en esta ocasión, no tengo palabras suficientes para agradecer que se abriera el Hotel Colón, para la presentación en exclusiva de este cartel taurino sevillano y luego cuando se pusieron las entradas a la venta, el “jurado”, acabó con ellas en cuatro o cinco días...

Desde luego has arrasado...

Y en Córdoba con Morante y Juan Ortega el jurado las agotó en ocho horas...

Es que viendo y siguiendo tu trayectoria, es algo así como tu “sello”, el vender las entradas en tiempo récord se trate de la plaza que se trate...

Pero ahí, quiero destacar, que yo soy uno más de mi equipo, tengo un equipo grandioso y estoy muy orgulloso de haber formado ese equipo, que se involucran de una manera excepcional y ahí están después los resultados.

¿Y después?

Después haré Córdoba en Mayo, Santander y seguiré bregando.

Santander, que bonito si sale adelante y con las ganas de toros que hay en la zona...

A ver si hay suerte y Dios quiere...

Yo también soy creyente y es de las ocasiones que digo “Dios tiene que querer”...

Yo siempre digo que el único socio que tengo en la empresa es “el de arriba” y ese tiene mucha fuerza.

Volviendo al Domingo José María y dejando así, que cada cosa llegue en su momento, ¿cómo respondieron Daniel y Ginés ante la propuesta de este desafío?

¡Bien, muy bien!, la verdad que desde el principio respondieron fenomenal, muy por la labor, con mucho que agradecerles desde aquí a los dos toreros que, desde el principio, lo acogieron muy bien y tiraron para delante sin ninguna duda y a los toreros también hay que agradecerles las cosas.

Hombre, son los que, de alguna manera, rematan el espectáculo final: tú has puesto los ingredientes...has ideado...cuidado los detalles y el remate final lo tienen ellos en el albero...

Yo creo que, cuando tú tienes una materia prima buena, los toreros, los toros y la plaza, mi obligación es la de un cocinero: presentar el plato. Yo tengo que “presentar el plato”... una mesa bonita... un mantel bonito... una silla... una música buena... una luz, una vela buena... y el plato sabe diferente, pues eso es lo que en Lances de Futuro tratamos de hacer, cuando ya tenemos los nombres, ahora vamos a vender el plato y ese plato, cuando tú vas a un restaurante bueno te gusta más, a lo mejor te tomas el mismo solomillo que en una venta -en cuanto a calidad-, pero la presentación es diferente y tenemos que intentar tener, con los pequeños detalles, la Estrella Michelín.

Conociendo tu trabajo, viendo la preparación y detalles, me da la sensación de que lo de el Domingo en Morón es “sólo” un aperitivo de lo que podemos esperar de Lances de Futuro este año...

Lances de Futuro va a trabajar, va a intentar dar toros en todas sus plazas y ojalá lo consiga, desde luego, lo que no va es a parar de trabajar e intentarlo por todos los medios.

José María, con esta afirmación tan positiva para todos y ya para despedirnos ¿qué mensaje enviarías a la afición?

Yo le diría a la afición que todos tenemos nuestra parcela de trabajo y ahora, más que nunca, los aficionados tienen que ir a las plazas, mirarlo en positivo y ser optimistas, porque la situación tan delicada de la tauromaquia depende de todos, nos equivocamos si pensamos que es algo exclusivo de los toreros, empresarios y ganaderos, es de todos, el aficionado... el público, es el que mantiene el espectáculo, es el momento de remar todos en la misma dirección y con generosidad, con esto lo que quiero decir es, que no creo que sea momento de buscar la crítica para nada, tenemos que mirar para delante.... estamos en guerra y en la guerra... en las trincheras debemos estar unidos como piñones.

Hasta aquí una, más que grata, conversación con un ejemplar empresario taurino, un hombre de grandes convicciones, motivación y con una mente en continuo movimiento por innovar, por sorprender en lo que hace y hacerlo en pro de la tauromaquia.

José María Garzón, me atrevería a decir que, genera pasiones y odio a partes iguales entre el resto de empresarios...bueno, quizá más que odio -que es algo muy fuerte- debería llamarlo envidia... pero eso sólo es mi percepción personal, por mi parte y a título personal, sólo puedo tener palabras de agradecimiento hacía su persona, aprovechando de nuevo para agradecer su generosidad y deferencia con Burladero y en concreto con mi persona.

 

27
9
50%
Satisfacción
11%
Esperanza
38%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia