SANTIAGO ESPLÁ

“Tengo mucho que decir en una plaza”

lunes, 24 de mayo de 2021 · 11:57

Santiago Esplá, novillero con picadores de dinastía, graduado en Publicidad y Relaciones Públicas por la Universidad de Alicante. Vamos a hablar de toros, pero también de otros aspectos y que nos comparta su punto de vista. Tras la pandemia, ¿cómo cree que se ha desenvuelto el mundo del toro?

Bueno, hemos vivido una de las situaciones más complejas que nos podríamos imaginar y no es fácil actuar ante ella, y mucho menos cuando es algo que no ves venir. El mundo del toro es muy hermético y tampoco estaba preparado para esto. Toda empresa tiene un plan para las situaciones de crisis para poder actuar con rapidez y solventar aquello de la mejor de las maneras. El toro no tenía ese “plan de crisis” y lo ha tenido que desarrollar sobre la marcha. Aunque ahora todo sean ajustes, más o menos criticables según el punto de vista, pero creo que esto es algo temporal y que nos tendremos que adaptar.

Siempre se ha comentado que el mundo del toro necesitaba cambios, ¿quiere esto decir que se volverán a cometer los mismos errores?

Es cierto, hay muchas cosas por cambiar que han hecho que la maquinaria de la tauromaquia no funcionase correctamente o como nos gustaría. No te puedo decir si va a haber cambios o no, pero lo que sí creo es que la pandemia nos ha ofrecido una gran oportunidad para realizar cambios o, por lo menos, plantear cómo se podrían desarrollar.

¿Qué cambiaría?

Muchas cosas. Se podría sacar una lista, pero no se trata de desglosar ahora el mundo del toro. Si hay una cosa que creo que es fundamental y es el tema de los pliegos. Nos tendríamos que sentar seriamente con la administración para ajustar temas de costes, trámites, etc. que han encarecido el espectáculo una barbaridad. También es culpa nuestra, porque nos acomodamos cuando teníamos las cosas a favor, pero ahora con la administración son todo trabas.

¿Y qué opinión le trae los animalistas?

Creo que es una pantomima. Pero lo han hecho bien para lo que ellos han querido conseguir. Mire, Noam Chomsky es un filósofo y politólogo, entre otras cosas, y explica muy bien cómo se manejan los medios de comunicación y las fuerzas políticas. Es un engranaje que él lo asigna con un tipo de políticas, pero, la verdad, es que se le puede situar a cualquier signo político. La industria animalista, que sabemos que mueve millones se ha introducido en este engranaje invirtiendo muchísimo dinero en publicidad en los medios, es decir, les da de comer a los medios. Por ende, los medios, a la mínima, les prestan atención, aunque sean cuatro gatos manifestándose en la calle y dentro de una plaza de toros haya veinte mil personas.

Entonces, ¿los toros no se han adaptado a los nuevos tiempos?

Se ha adaptado a medias, digamos que ha sido autodidacta, sin la información adecuada. No solo se trata de estar presentes en las redes sociales, que eso es otro punto para aclarar, se trata del sector taurino, que podríamos llamar lobby taurino. Hay que entrar en ese engranaje que le comentaba antes, darles de comer a los medios, tal vez con campañas publicitarias que dejasen el mensaje de la cantidad de valores que tiene la tauromaquia. Como consecuencia, tendríamos más aparición en los medios porque se verían obligados a sacarnos y esto, a la larga, iría calando en la sociedad. Pero para hacer esto habría que hacer un fondo común.

¿Y qué hay que aclarar con las redes sociales?

Bueno, las redes sociales permiten llegar a mucha gente con un bajo coste económico, o ninguno. Hay empresas taurinas que si están adaptando su mensaje a su tarjeta, están usando esos medios para comunicarse mejor con su público objetivo. Pero en el caso de los toreros, creo que se están desnudando y le quitan ese misterio a la figura del torero. O en el caso de los aficionados, antes hacían sus comentarios en las típicas tertulias después de una corrida en un bar, se recreaba lo que se había visto, se contagiaba la emoción a los que no habían estado y se producía el “boca-boca”. Ahora no. Ahora se vierte sobre las redes sociales, tanto lo bueno como lo malo, y se queda ahí. El problema surge cuando los antitaurinos cogen lo malo y lo utilizan a su favor. Por eso hay que tener mucho cuidado con qué se dice y cómo se dice. No es que no se pueda debatir, que no se me malinterprete. Tal vez sería cuestión de crear un portal exclusivamente para aficionados dónde sí se puedan dejar estas opiniones.

Cambiando de tercio, este año en Alicante, la empresa ha anunciado que va a girar en torno al homenaje del 50 aniversario del maestro José María Manzanares y que, aparte de una serie de actos, harán festejos del 24 al 27 de junio. ¿Qué le parece?

Me parece fantástica la idea del homenaje y muy bien aprovechada, estas cosas no hay que dejarlas pasar. Ha llevado a Alicante por todo el mundo. Aparte, el maestro, que en paz descanse, se lo merece, es una referencia para cualquier torero y para cualquier novillero que esté empezando, incluyendo a un servidor. En cuanto a los festejos, están esperando a que les permitan el 50% del aforo para darle viabilidad económica. Así que nos tocará esperar las noticias de la Generalitat Valenciana y la posterior decisión de la empresa.

El apellido Esplá también ha llevado a Alicante por todo el mundo.

También, ya le llegará el momento de los homenajes. Ahora el que toca es el del maestro Manzanares.

¿Lo veremos anunciado?

¡Ojalá! Sería un sueño hecho realidad y una alegría para muchos aficionados que así me lo transmiten cuando me paran por la calle. Además, sería curioso estar anunciado en el 50ª aniversario del maestro, porque en el 25ª mi padre toreó junto a él y le brindó un toro. Pero la verdad, a día de hoy, lo único que sé es lo que se ha publicado en la prensa taurina.

Es esperanzador saber que la dinastía Esplá tiene continuidad. ¿Qué planteamiento le quiere dar a su carrera?

Y a mi me llena de orgullo saber que los aficionados tienen ganas de ver un nuevo Esplá, también es una responsabilidad, pero es mayor la ilusión y la alegría, sin lugar a duda. Bueno, mi carrera hasta ahora tampoco ha sido fácil, llevar este apellido tampoco es que me haya abierto todas las puertas. Es más, hasta diría que me han exigido más por ese simple hecho. Pero si estoy aquí es porque he podido con ello. Así que veremos cómo se desarrolla todo, no es fácil como están las circunstancias planificar nada, y menos sin apoderado. Ya sabemos eso de el hombre propone, Dios dispone…y el toro descompone (risas). Lo que le puedo decir es Carpe diem, disfrutar del momento, que esta profesión es la más bonita del mundo.

¿No tiene apoderado?

No, tengo un representante, podríamos decir, que es el que me gestiona el tema de la realización de contratos, pero un apoderado como tal, no. Estoy seguro de que más pronto que tarde saldrá la persona adecuada.

¿Qué les diría a los aficionados alicantinos cuando lo vean anunciado?

Que vayan a verme con la mente abierta, sin ideas preconcebidas, y sobre todo, que tengan paciencia, porque tengo mucho que decir en la plaza y en una tarde no se puede sacar todo.

Y, ¿a los jóvenes para que asistan a la plaza?

Más que decirles, les mostraría. Tiene que haber cantera, toreros jóvenes, para que ellos se identifiquen a la hora de ir o no a la plaza. Por eso es importante el relevo generacional. Y que haya rivalidad en el ruedo. También creo que es importante darles facilidades para ir a la plaza con los precios.

¿Cómo ve el panorama novilleril?

Atraviesa una época complicada, que venía de atrás. Pero es un eslabón fundamental para la tauromaquia. Pero hay cosas que son incomprensibles a la hora de realizar una novillada. No puede ser que los costos de una novillada picada se acerquen a los de una corrida de toros. Por eso le comentaba antes que es necesario que nos sentemos con la administración para que bajen unos costes, que a lo largo de los años han ido encareciendo, pero ahora no la tenemos a favor. En definitiva, facilitar al empresario la viabilidad de una novillada. También han sido muy importantes todas esas ferias de novilladas que han mantenido la ilusión de muchos novilleros.

Cambiando al último tercio, una ronda de preguntas cortas.

Un color: Blanco

Un libro: Ahora estoy con uno que se titula “La gente del toro: dichos y hechos” de José Luis de Córdoba

Una pintura: Más que una pintura te diría un fresco “La Capilla Sixtina” de Miguel Ángel

Un terno: Blanco y plata

Una terna: Joselito, Antonio Bienvenida y Rafael de Paula

Una alternativa soñada: Juan Antonio Esplá de padrino y Manzanares de testigo

Una plaza: Alicante

Un deseo: Salud para todos y que pase esto ya

Muchas gracias, Santiago, y mucha suerte, esperamos poder verte en tu tierra.

Gracias a vosotros y que Dios le oiga, bueno, y el empresario (entre risas).

 

Más de
11
3
37%
Satisfacción
37%
Esperanza
12%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
12%
Indiferencia