JOSÉ CARLOS VENEGAS

“Estoy muy feliz por haber superado el examen de enfrentarme a una corrida de Victorino Martín”

lunes, 13 de septiembre de 2021 · 20:53

Después de permanecer un largo período de tiempo sin torear en público, el pasado domingo el diestro José Carlos Venegas volvió a enfundarse el traje de luces. Y lo hizo para enfrentarse por primera vez en su vida a los toros de Victorino Martín. Finalmente, obtuvo un gran triunfo frente a los ejemplares de la “A” coronada, saliendo por la puerta grande de la plaza de Villanueva del Arzobispo. Para hablar del citado compromiso y del que tiene el próximo domingo, 12 de septiembre, en la localidad madrileña de San Martín de Valdeiglesias, dentro de la Copa Chenel, hemos charlado ampliamente con el matador jienense.

Después de estar dos años sin torear en público, el pasado domingo hiciste el paseíllo en Villanueva del Arzobispo para enfrentarte a una corrida de Victorino Martín. Anímicamente, ¿Qué ha supuesto para ti el triunfo del domingo en Villanueva del Arzobispo?

En verdad, han sido casi tres años sin vestirme de luces, porque en 2019 no actué en ningún sitio. El del domingo era para mí, personalmente, un examen difícil por el hecho de enfrentarme a una corrida de Victorino Martín, que además era muy seria, y hacerlo al lado de mi casa. Tenía mucha presión y mucha responsabilidad por mantener el nivel que había dado en otras ocasiones. Una vez pasado el compromiso, estoy muy contento de haber superado el reto.

Al estar tanto tiempo sin ponerte el vestido de luces, aunque la preparación en el campo con los animales y en los entrenamientos sea intensa, a uno imagino que siempre le asaltan las dudas, y más si es, como en este caso, para lidiar un encierro de Victorino Martín.

No tiene nada que ver el campo con la plaza. En el campo no tienes presión, intentas lógicamente sacarle al toro todo lo tenga dentro pero si te presenta dificultades, te puedes reservar. En cambio, cuando se trata de una corrida de toros, donde tienes que dar la cara, el pensamiento es distinto. Entonces quieres que te salgan animales buenos, que te faciliten el triunfo para que tu nombre suene.

El domingo además debutabas con la ganadería de Victorino Martín.

Sí, yo nunca había matado una corrida de Victorino Martín. Tenía ganas de matar una porque cuando sale un toro de Victorino bueno, lo disfrutas mucho. Pero a la vez también podía ser un arma de doble filo, porque podía tocarte un animal exigente, de esos que te piden el carné, y notarse entonces el tiempo que llevaba sin torear en público. En este caso, superé el examen, y por eso estoy feliz con el resultado.

En ese primer contacto en la plaza con el toro de Victorino Martín, ¿Qué aspectos o matices de su embestida apreciaste como diferentes a un toro de cualquier otra ganadería?

De entrada, pude apreciar que son toros que con el capote es muy complicado pegarles un lance. También te das cuenta que debes de hacerle las cosas muy bien porque no te permiten un fallo. La mentalidad que tienes que llevar al anunciarte con una corrida de esta ganadería es que tú debes de enseñarlos a embestir, que poco a poco ellos te lo van dando todo, y que normalmente van de menos a más. Estos animales lo que quieren es mucha tranquilidad en el torero y ver solamente muleta, y que ésta vaya muy cosida al engaño. Igualmente, hay que tragarles miradas y pruebas que te van poniendo durante la lidia, si eres capaz de conseguir eso, después te lo dan en bueno.

El domingo le cortaste las dos orejas al sexto de la tarde, un toro bravo, exigente, de hecho tomó dos puyazos.

Yo vi al toro con el capote que era bastante bueno, tomó dos varas efectivamente, sin excesivo castigo tampoco. Las cosas que estaba haciendo en los primeros tercios, me hicieron pensar que podía ir a más. Sin embargo, cuando cogí la muleta comenzó a frenarse y a quedarse corto, sobre todo por el pitón izquierdo. Por esa razón, lo pasé por el lado derecho, consintiéndolo y aguantándole algunos parones. Ahí el toro se desengañó y empezó a romper hacia delante. Después volví otra vez a la mano izquierda, y entonces el animal había cambiado a mejor, embestía con mejor condición que por el derecho. Por suerte, lo maté muy bien y pude cortar las dos orejas.

La repercusión del triunfo en Villanueva del Arzobispo ha sido muy grande, lo estarás comprobando en los días transcurridos desde el domingo. Al tratarse de una corrida de Victorino Martín, todo lo que sucede, tanto para bien como para mal, tiene una repercusión mucho mayor.

Sí, yo he notado la repercusión a nivel profesional y de reconocimiento. De igual forma, también ha tenido bastante impacto en la prensa, pero la recompensa que a mí más me gustaría es poder torear más.

Como decíamos antes, el toro de Victorino Martín es un animal que siempre exige un plus a los toreros, a nivel técnico, de toques, de colocación… pero a la vez también es un toro que es especial a la hora de entregarse y de humillar en los trastos. Cuando tienes la oportunidad de cuajar un toro de Victorino Martín ¿Te aporta mucho más que un toro de otra divisa?

Sí, es un toro totalmente distinto al de otra ganadería. Te exige una colocación perfecta y que lo trates con mucha suavidad. Cuando un toro de Victorino se te viene gateando y se va largo, el muletazo dura mucho más por esa embestida tan despaciosa. Eso hace que el torero, cuando cuaja un astado de esta vacada, termine vaciado. Es una satisfacción muy grande.

Estas dos corridas que tenía firmadas (a las que se ha añadido la del 2 de octubre en Arroyo del Ojanco), la del pasado domingo en Villanueva del Arzobispo y la de este domingo, 12 de septiembre, en San Martín de Valdeiglesias, dentro de la denominada Copa Chenel, eran dos compromisos vitales, le queda uno, para cambiar la situación que tiene en la actualidad a nivel profesional.

Mi responsabilidad por las dos tardes era muy grande. A la cita de Villanueva del Arzobispo fui con la idea de darlo todo, sin pensar en la corrida de este fin de semana, y desde que pasó Villanueva estoy muy ilusionado con el compromiso de la Copa Chenel. Ahora mismo me encuentro en buen momento, feliz y pensando únicamente en revitalizar mi carrera.

La corrida del domingo en San Martín de Valdeiglesias es, como decíamos con anterioridad, muy importante. Además con la presencia en directo de las cámaras de Telemadrid, y en un formato competitivo en el que sabes que te estás jugando el pase a la siguiente ronda.

Yo no pienso en llegar a la Semifinal sino que quiero llegar a la Final y ganarla. Creo que en este tipo de corridas influye mucho el factor suerte, porque de los tres toros que hay de cada una de las ganaderías a lo mejor embiste uno y ese no te toca a ti. Mi pensamiento de cara a esta cita es el siguiente: puede que no cuente con un buen lote pero al toro malo tengo que hacerlo bueno y sacarle lo que lleve dentro. De ahí, el jurado podrá extraer su valoración por mi actuación.

En la referida corrida de San Martín de Valdeiglesias, los toros serán de Dolores Aguirre y Los Eulogios, dos divisas muy diferentes entre sí pero dos buenas ganaderías, por otro lado. Tú ya tienes experiencia con las reses de Dolores Aguirre, no en vano te anunciaste con ellas en la Feria de San Isidro de 2018.

No tengo buena experiencia con Dolores Aguirre por aquella corrida precisamente, que no es que fuese mala pero sí dura y exigente, pero bueno tengo mucha ilusión y estoy dispuesto a resolver las dificultades que puedan tener mis oponentes.

Supongo que a la hora de torear será un aliciente añadido el saber que el premio en disputa es seguir sumando contratos si se avanza en el Certamen. Ése debe ser el mejor premio que puede tener un torero.

Es lo mejor que podemos tener los toreros. Yo estoy acostumbrado a que no me regalen nada, ya que me está costando mucho todo. El ganarse los contratos tarde a tarde ha sido mi vida. De esta forma, sabes antes de la corrida que te estás jugando más contratos en el ruedo.

Imagino que tendrás en tu mente ganar este Certamen de la Copa Chenel, primero por lo que supone de prestigio para la carrera del torero que lo logre, y después para asegurarse un puesto en la próxima Feria de San Isidro.

Ojalá. Es muy difícil porque hay muchos factores que se tienen que reunir. Hay compañeros en las mismas circunstancias que yo, buenos toreros que van también con muchas ganas. Lo que tengo claro es una cosa, que no se lo voy a poner fácil a ninguno de mis compañeros, porque en la plaza hay que ser enemigos y competir.

 

Noticias Relacionadas

100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia