FABIO JIMÉNEZ

“La tarde de Villaseca de la Sagra ha sido la de mayor repercusión de mi carrera”

Burladero entrevista en exclusiva al novillero Fabio Jiménez, quién ha firmado una temporada muy importante, porque más allá de los números, el torero riojano ha dejado huella entre los aficionados con actuaciones tan relevantes como la de Villaseca de la Sagra
lunes, 27 de noviembre de 2023 · 14:17

Al término de la novillada del 5 de septiembre en Villaseca de la Sagra todos los aficionados hablaban de un joven torero riojano que había hecho y dicho el toreo como mandan los cánones en el Alfarero de Oro, Fabio Jiménez. Con el espada de Alfaro nos hemos reunido para charlar con reposo de la temporada 2023, del crecimiento y la evolución experimentada a lo largo de la misma y de sus proyectos de futuro.

¿Cómo valoras la temporada 2023 para ti?

"La temporada ha tenido tardes importantes. A principio de temporada, caso de Boujan sur Libron (Francia), pude torear a gusto a un novillo de Pablo Mayoral que después pinché. En el Circuito de Castilla y León llegué hasta semifinales, en la clasificatoria de Béjar disfruté mucho con mis dos novillos así como también en la siguiente novillada en Villalpando, sobre todo con un animal de Raso de Portillo. Creo que la tarde más importante a nivel profesional fue la de Villaseca de la Sagra por la presencia de la televisión. Un astado de Cebada Gago me embistió con mucha clase, y pude expresarme con él. Eso me sirvió para que la gente que no me conocía me viera por la pequeña pantalla".

Antes de analizar con más detalle lo que ha sido la campaña de este año y para que la gente te pueda conocer algo más, ¿Cuándo y por qué decidiste emprender la aventura de ser torero, en qué momento sentiste la necesidad de coger un capote y una muleta para expresar lo que llevabas dentro?

"Mi padre ha sido muy aficionado a los toros desde siempre y, de vez en cuando, le gustaba torear en el campo. Una de esas veces le acompañé y cogí la muleta frente a una becerra pequeña. Lo que sentí en ese instante no se podía comparar con nada de lo anterior, y a partir de ese día comencé a ver toros por la televisión y a torear de salón en mi casa. Hubo un momento en el que decidí que me quería dedicar a esto, que era mi vida, y desde Alfaro me vine para Salamanca con 13 años y aquí sigo en la actualidad".

Con tan sólo 13 años, tan joven, marcharte de tu entorno, alejarte de tu familia y amigos, supondría algo bastante duro.

"Sí, sobre todo al principio pero siempre había una motivación más grande que era la de ser torero, entrenar y conocer este mundo. Al final uno se acostumbra y ahora más o menos ya tengo mi vida hecha en Salamanca".

 

Fabio Jiménez en Boujan-sur-Libron

 

Esa situación como es lógico te curtirá mucho y te hará madurar más rápido.

"Sí, claro. Al irme de casa y rodearme de gente mayor, tanto matadores de toros como banderilleros, me hizo madurar prematuramente pero a cada uno la vida le conduce por un camino. De esta forma, he aprendido ciertas cosas a una edad más temprana de lo habitual, y estoy contento que haya sido así".

Viendo tu concepto del toreo, que es un concepto clásico, puro, de mucha verdad, de torear asentado, encajado, como es normal los toreros que habrán sido y son referentes para ti estarán en esa línea clásica del toreo.

"Sí. Intento torear como siento, porque el concepto no se elige, te viene dado de antemano. Como aficionado también me gustan los toreros que hacen las cosas bien, con profundidad, con hondura. Yo cuándo cojo un capote o una muleta es la forma de expresarme que siento, que por otro lado creo que es la más difícil pero es la que me llena y me ilusiona".

La de 2023 ha sido tu segunda temporada como novillero con picadores, un año pienso que muy importante para ti en cuanto a crecimiento como torero, en evolución y definición de ese concepto tan puro del toreo que tienes.

"Pues sí. Quizá esa manera de torear está un poco reñida con los triunfos. Aunque todas las tardes no son exitosas numéricamente pero interiormente sí que lo son. Por eso, a pesar del bache que atravesé con la espada a mitad de temporada, que me hizo perder orejas, yo estoy feliz con mis actuaciones".

Precisamente por ese concepto tan puro, la evolución debe ser más lenta porque para poder plasmar lo que tú quieres y lo que tú sientes, aunque sea en lances o muletazos sueltos, hace falta una técnica más depurada, más perfecta, que por el corto bagaje aún no posees.

"Claro. Si uno busca limpiar los muletazos, tanto en los entrenamientos como luego en la plaza, es todo más fácil, se gana más oficio. Sin embargo, cuándo tú buscas la pureza, la verdad, el ajuste, hay más enganchones y más desacople porque lo que quieres interpretar es muy difícil y llega pocas veces. A los novilleros lo que se nos pide es triunfar todos los días, de ahí que a veces sea un poco desesperante, si bien cuándo toreas un animal con ese concepto llega más a la gente, tiene más repercusión, más eco y más categoría".

 

Fabio Jiménez en Villaseca de la Sagra

 

¿La tarde de Villaseca de la Sagra, con los ejemplares de Cebada Gago, ha sido hasta ahora, por el impacto que tuvo al ser televisada, la más importante de tu carrera?

"Sí. El año pasado tuve dos tardes muy buenas, como fueron las de San Agustín del Guadalix, dónde corté cuatro orejas, y en el Zapato de Oro de Arnedo, dónde obtuve tres trofeos, pero al no verse por televisión no hubo tanta repercusión como la de esta temporada en Villaseca de la Sagra. Por ello, sí que puedo decir que la del Alfarero de Oro ha sido la de mayor resonancia de toda mi carrera".

A mi juicio el conjunto de tu actuación frente al primero de tu lote el día de Villaseca de la Sagra con capote, muleta y espada merecía las dos orejas, el premio de un apéndice se antoja demasiado pequeño para el toreo de cante grande que ejecutaste. No sé cuál será tu opinión al respecto.

"Al final el tema de las orejas, por suerte o por desgracia, no es lo que yo miro. Cuando terminé la faena yo estaba completamente vacío, no sabía el premio que me habían concedido, pero si hubieran sido dos orejas podía haber lugar a la polémica, posiblemente, prefiero que fuera una con todo el mundo de acuerdo".

Después del compromiso de Villaseca de la Sagra, dónde los aficionados pudieron verte por televisión, ¿Notaste que ya te miraban de manera diferente, con más interés y más ganas de presenciar tus actuaciones?

"Sobre todo por las redes sociales y las llamadas de teléfono, porque la gente conocía mi concepto del toreo pero al no verme no era lo mismo. A partir de ese día, y gracias a la televisión, mi toreo ganó en credibilidad porque los aficionados tenían más deseo por verme".

 

Fabio Jiménez en Villaseca de la Sagra

 

Hace escasos días se anunció que tu apoderado para la próxima temporada es José Blanco, imagino que estarás muy ilusionado con este nuevo proyecto.

"Hasta ahora me había echado una mano para hacerme algunas cosas y me puse en contacto con él. Para mí lo más importante es que José Blanco cree en mí como torero, pienso que eso es algo fundamental, tener al lado a alguien que confíe totalmente en ti. La verdad que estoy muy contento y muy ilusionado con el proyecto".

¿Qué pensamientos, qué planificación tenéis para el año que viene, de presentarte en Las Ventas o en la Maestranza de Sevilla si se dan las circunstancias?, ¿Tú te ves preparado interiormente como torero para afrontar esos retos?

"Sevilla y Madrid, sobre todo Madrid, asusta y le tenemos mucho respeto. Yo quiero presentarme en Las Ventas cuándo me vea preparado para que pase algo. La idea que tenemos José y yo es que crezca como torero y aportarnos cosas mutuamente. La intención es que en 2024 pueda pisar alguna plaza de más categoría pero queda todo el invierno por delante y dependerá de cómo me vea en el campo. Si te diría que me ilusiona ir a Madrid este año, que sueño con ello, pero también hay que ser consciente que esa plaza es la que da y la que quita, y que uno no puede ir allí a pasar la tarde o a matar la novillada sino a que suceda algo importante".

Por último, Fabio Jiménez quiso subrayar la enorme ilusión que tiene con su nuevo apoderado, José Blanco, mostrándose “convencido de que el próximo año pasarán cosas bonitas a su lado”.

 

Más de