PONTEVEDRA

Excelencia de Ventura en La Peregrina

Cuatro orejas cortó Ventura sumando una nueva puerta grande a su palmarés. Ferrera y El Fandi, oreja por coleta
sábado, 11 de agosto de 2018 18:56
sábado, 11 de agosto de 2018 18:56

Un gran aspecto presentaban los tendidos de la plaza de Pontevedra al arranque del paseíllo. Tres cuartos de entrada en tarde de agradable temperatura. En el cartel, el rejoneador Diego Ventura, lidiando dos astados de Los Espartales, y a pie, Antonio Ferrera y El Fandi, que lidiarían cuatro con el hierro debutante de Virgen María.

Dos orejas se llevó Ventura de su primero, un toro sin fuelle de Los Espartales al que paró con dos rejones de castigo. Faena de gran conexión con espectaculares pares de banderillas al quiebro. Cinco largas y dos cortas con un rejonazo fulminante como rúbrica. El cuarto fue otro toro del mismo hierro pero con buen ritmo y tranco al que paró con un solo rejón de castigo. De nuevo gran recital de banderillas: cuatro largas, un gran par a dos mano y dos rosas. Clase magistral de toreo a caballo. Rejonazo fulminante y dos orejas para el jinete de La Puebla.

Una oreja cortó Antonio Ferrera del quinto, un animal no sobrado de fuerzas pero que tomaba la muleta con buen son. Ante él, el extremeño anduvo resolutivo, sin demasiadas apreturas, y donde destacó el sincero arrimón con el que cerró faena, acompañando la embestida y sacando muletazos de uno en uno de gran plasticidad. Una estocada desprendida de efecto fulminante dió paso a la oreja pedida con unanimidad. A destacar en este quinto acto la labor de un monosabio que, tras arrancarse el toro al peto con gran fuerza y perder pie el picador, aguantó con heroicidad al caballo poniendo en serios aprietos su integridad. La afición le propinó una atronadora ovación.

Antes, con el segundo, que ya había mostrado su evidente flojera en los primeros compases de la lidia, poco pudo hacer Ferrera. Sólo algunos naturales de gran belleza tuvieron eco en los tendidos. Sin embargo, una gran estocada propició la petición del público. Petición que el presidente, con buen criterio, no atendió. Saludó desde el tercio.

Llegaba El Fandi a la ciudad del Lérez después de su ausencia el año pasado, y lo hizo como un ciclón. Arrollador. Una declaración de intenciones fue el recibimiento a su primero, con cuatro largas cambiadas y verónicas de rodillas de gran mérito,  y un vistoso quite por lopecinas después del tercio de varas. Portento físico y espectacularidad, como siempre, el granadino puso la plaza en pie con las banderillas. Tras un vibrante inicio de faena de rodillas en el centro del ruedo, el toro, que había peleado bien en el caballo, se rajó y se fue directo a toriles. El Fandi puso todo de su parte pero el animal ya se había desentendido de todo. Cerrado en toriles, un vibrante desplante de rodillas, tirando la muleta después de un abaniqueo, volvió a poner la plaza en pie. A pesar de tener que recurrir por dos veces al descabello para rematar al toro, cortó una oreja.

Movilidad y transmisión fueron las virtudes del sexto, un bonito toro colorado de la ganadería sevillana. Ante él, Fandi volvió a estar entregado de principio a fin. Hizo un quite por chicuelinas primero y luego, con la muleta, se vació, logrando muletazos largos y templados por ambos pitones. Emocionantes fueron las manoletinas con las que puso fin al trasteo. Pero de nuevo, un desastroso manejo de la espada le privó del trofeo (o trofeos) que le abriría la Puerta Grande. Se fue de la plaza envuelto en una ensordecedora ovación y con las peñas coreando su nombre.

 

Ficha del festejo:

Plaza de toros de Pontevedra. Segunda de abono. Tres cuartos de entrada. Toros de Los Espartales para rejones, soso y parado el primero y con buen tranco el segundo; y de Virgen María para la lidia a pie, bien presentados y flojos, a excepción del sexto.

Diego Ventura, dos orejas y dos orejas

Antonio Ferrera, de verde esmeralda y oro, saludos y oreja

El Fandi, de nazareno y oro, oreja y silencio tras aviso

 

VÍDEO

100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios