MÁLAGA

Levante a caballo, terral a pie

Diego Ventura cortó la única oreja de la tarde, Ponce ovacionado en su segundo, El Juli bronca en el que cerraba plaza
jueves, 16 de agosto de 2018 22:20
jueves, 16 de agosto de 2018 22:20

El levante es de esos vientos que en pleno mes de agosto los malagueños deseamos. Pues algo de ese frescor trajo Diego Ventura a La Malagueta. Una brisa de toreo a caballo del caro que enloqueció los tendidos de La Malagueta que se ocuparon en las tres cuartas partes de su aforo. Una entrada esperanzadora en una plaza cuyos esfuerzos van dando sus frutos. El terral, otro de esos vientos que manda el dios Eolo, es el más temido por estas tierras en época veraniega. El mano a mano entre Ponce y Juli viene como anillo al dedo para encontrar una similitud con ese viento que agota y aburre hasta a las moscas. Eso sucedió tras contemplar grandes dosis de destoreo, mansedumbre, falta de casta, de fuerza; esa fuerza que flaquea cuando el propio terral aprieta. Hasta veintisiete toros fueron reconocidos para exigir la aprobación de cuatro animales indecentes para una plaza de primera categoría. Cuatro de ellos, de José Vázquez que venían celebrando su cuarto cumpleaños. 

Diego Ventura abría cartel ante un noble animal de Guiomar de Moura al que le falto fijeza. Puso un solo rejón de castigo ya que el toro andaba justo de casta. En banderillas realizó lo más destacado a lomos de Nazarí, citando de largo. Terminó su labor con banderillas cortas con Remate. Mató de rejón muy trasero y contrario. El presidente atendió la petición de oreja. En su segundo enloqueció a los tendidos con Quilla. Grandes alardes de alta escuela sobre un precioso equino tordo rodado que deslumbro al público. Le quitó la cabezada a Dólar para formar un auténtico alboroto a dos manos. El precio albino de nombre Remate, remató una actuación que rodó a gran nivel  pero sin terminar de rematar con el rejón de muerte. Echó pie a tierra y perdió un triunfo muy importante con el descabello. 

Enrique Ponce, recogió de manos del alcalde de la ciudad un precioso capote de paseo con la efigie de la Patrona que cada tarde cobija a los que se visten de luces, Santa María de la Victoria. El de Chiva se preocupó más de la estética que de encontrar el acople con el toro. Salida muy fría de un zambombo toro de Vellosino que nunca tuvo entrega en los trastos. Realizó una de sus faenas a media altura y cuidando de que el toro no cayese al al albero. Llegó moribundo a los últimos momentos de la faena. Su paso por la suerte suprema quedó en entredicho tras conseguirlo dos pinchazos muy bajos y matar finalmente de un bajonazo. Su labor fue silenciada. Al inservible 5o intentó salvarlo de la quema con una faena a medio gas en la que el público se mostró cariñoso y obligó a sacarlo a saludar tras pasaportarlo de una estocada tendida. Pasó de puntillas por una plaza donde le aguarda una segunda oportunidad. 

Julián López “El Juli” se estrelló con un lote imposible que no llevaba nada dentro. Vacío de casta, sin entrega alguna y justo de fuerza.  El madrileño estuvo muy airoso ante la imposibilidad de una lidia decente para un público que pasa por taquilla. Mató de media estocada, descabello. Silencio. El impresentable que cerraba plaza acudió con genio al capote poniendo en un apuro al madrileño que tuve que saltar al callejón. En ningún momento mostró un mínimo de entrega en la muleta de un Juli que fue abroncado por ni siquiera intentar fajarse con un cuatreño que acabó agonizando en la puerta de chiqueros. 

 

Ficha del festejo:

Plaza de toros de “La Malagueta”. Quinta de abono. Corrida de toros mixta.

Se lidian dos toros (para rejones) de María Guiomar Cortés de Moura, desiguales de presentación y nobles. Dos (3o y 5o) de La Palmosilla, más hecho el primero, impresentable el segundo, justos de fuerza y vacíos de casta. Y dos (2o y 6o) de Vellosino, muy desiguales de presentación, impropio de plaza de primera el que cerraba el festejo. Muy descastados. 

Diego Ventura (gris marengo), oreja y ovación tras leve petición. 

Enrique Ponce (blanco roto y oro), silencio y ovación. 

Julián López “El Juli” (azul marino y oro), silencio y bronca de despedida. 

 

Tres cuartos de entrada. Enrique Ponce recibió el trofeo capote de paseo que otorga el Excelentísimo Ayuntamiento de Málaga por la mejor faena de la feria 2017. Enrique Ponce brindó la muerte del 2o de la tarde a Estrella Morente y Javier Conde. 

 

FOTOGALERÍA

 


100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias