FESTEJOS

Oreja para Ureña e Isiegas en mala tarde de los Cuvillos

El Juli sin suerte en su lote
viernes, 11 de octubre de 2019 17:50

Casi lleno en la séptima del abono del Pilar. Toros de Núñez del Cuvillo para El Juli, Paco Ureña que sustituye a Manzanares y Jorge Isiegas que toma la alternativa.

A la verónica se estira el toricantano firmando una media de gran plasticidad. Se luce en quites y tras la suerte de varas llega la ceremonia de alternativa. Con el público a favor se templa Isiegas en dos tandas por la derecha prosiguiendo por el otro pitón con el toro ya muy apagado que humilla y embiste con nobleza, recuperando la faena el tono por el derecho, entrando a matar enterrando el acero traserito. Oreja. El sexto es un manso de libro que embiste a regañadientes si se le pone la muleta por delante y se le tapa la salida, tarea ardua para un joven que se acaba de doctorar que bastante hace con estar digno y sin perder los papeles. Acierta con los aceros a la primera y se le ovaciona.

644 kgs tiene el regordio segundo que derriba del caballo a Salvador Núñez antes de quitar, trágico, Ureña por ceñidas gaoneras recibiendo un golpe con la punta del pitón en la pierna. A continuacion, tras la devolución de trastos, El Juli se saca al Cuvillo a los medios con muletazos de desprecio. A partir de ahi el mulo se para, se trastabilla y se queda a medio muletazo, muriendo de una entera desprendida al segundo intento. Palmas, Poca repercusión tienen las verónicas del Juli al cuarto, aunque si se le jalea el quite por chicuelinas. En la muleta el toro se queda corto, calamochea y se agarra al suelo, resultando tedioso el trasteo que finaliza Juli de pinchazo hondo y casi entera. Silencio

Suelto del caballo se sale el tercero de la tarde. Después, montera boca arriba y estatuarios de planta erguida en los medios de Ureña. El toro embiste y se deja dar dos tandas de naturales en la boca de riego, donde prosigue la faena sin enmendarse el espada, abierto el compás y mirando al tendido, rematando a pies juntos con el toro ya muy acabado. Al entrar a matar logra una entera desprendida. Oreja. Cuando sale el quinto la sensación es de que la tarde esta arruinada, aunque se levanta el animo con un quite de Isiegas por faroles. Ureña brinda al doctor Valcarreres y el torero está porfión ante un astado al que le cuesta romper en la muleta pues hasta que Ureña toca la tecla pasa mucho tiempo, resultando lo mejor una tanda de naturales con el compás abierto y otra por la derecha de igual compostura, pero como la faena se alarga se le avisa antes de montar la espada que clava perpendicular antes de escuchar el segundo recado. Ovación para Ureña. 

 

Ficha del festejo:

El Juli, palmas y silencio

Paco Ureña, oreja y ovación

Jorge Isiegas, oreja y ovación

Fotos: Joël Buravand

 

7
7
12%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
87%
Indiferencia

Otras Noticias