VALENCIA

Javier Camps, una oreja y lo que apunta

Novillada sin picadores de López Gibaja para alumnos de seis escuelas diferentes en la que sólo Javier Camps tocó pelo.
domingo, 06 de octubre de 2019 21:19
domingo, 06 de octubre de 2019 21:19

No saltó ningún ejemplar sobresaliente pero todos resultaron manejables. La novillada de López Gibaja no sacó complicaciones y dejó a los siete participantes del festejo mostrar actitud y disposición, amén de las condiciones de cada uno.

Abrió la tarde Lucas Roger yéndose a potagayola para protagonizar a continuación un animoso tercio de banderillas. Con la muleta puso todo de su parte en un quehacer largo en el que exhibió tanta disposición como variedad, pero que no acabó de resultar limpio.

Hizo un evidente esfuerzo Mario Arruza para meter en su muleta al segundo de la función, que se quedaba corto y protestaba en el momento del embroque. Empezó su labor con una arrucina de rodillas en el centro del platillo y de rodillas la acabó después de mostrar un encomiable empeño.

A pesar de que la faena de Borja Escudero tuvo demasiados altibajos, el francés dejó entrever que posee un interesante concepto y sobrado valor para interpretarlo. Lástima que los enganchones acabasen por deslucir cuanto intentó.

Marcó su querencia a tablas el cuarto de la función, al que Joan Marín supo aguantar en sus engaños para robarle un manojo de muletazos repletos de torería, especialmente al natural. Tuvo en sus muñecas mando y seda, y después de la estocada se le pidió una oreja que el palco desatendió.

Muy por encima de su antagonista se mostró Javier Camps, muy asentado y firme, que realizó una faena importante por lo que se vio y por el futuro que para él dejó entrever. El de Massamagrell hilvanó los muletazos con gran autoridad para acabar protagonizando las series más ligadas de la tarde antes de matar de contundente estocada.

Gran dosis de seguridad y oficio mostró Eric Oliveira ante un astado al que tuvo que plantear batalla en los adentros. En ese terreno, y siempre al hilo de las tablas el animal se dejó muletear por el extremeño, muy seguro y valiente con la franela pero desacertado con los aceros.

Con dos pases cambiados por la espalda inició su quehacer Andre Julian, que luego se atornilló al albero para llevar muy sometido al novillo que cerraba festejo. Y quizá tanta exigencia condicionó la duración del animal, que no siempre fue hasta el final del muletazo. No obstante, el alumno de la escuela de Comenar mostró sobradas condiciones.

 

Ficha del festejo:

6 de octubre. Plaza de toros de Valencia. Novillada sin picadores de López Gibaja bien presentada y manejable en general.

Lucas Roger (de Beziers): saludos por su cuenta tras dos avisos.

Mario Arruza (de CITAR): vuelta al ruedo.

Borja Escudero (de Arles): vuelta al ruedo tras aviso.

Joan Marín (de Valencia): vuelta al ruedo tras petición y aviso.

Javier Camps (de Valencia): oreja.

Eric Oliveira (de Badajoz): saludos tras aviso.

Andre Julian (de Colmenar): silencio tras aviso.

5
1
40%
Satisfacción
40%
Esperanza
20%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Otras Noticias