VALENCIA

Miguelito y Molina ilusionan

Esperanzadora actuación de Miguelito, sentido del temple de José Fernando Molina y asentamiento de Fernando Plaza. Se lidió una novillada de José Luis Iniesta con dos buenos ejemplares
miércoles, 09 de octubre de 2019 21:11

Atrás quedan tiempos de vinos y rosas en los que el 9 de octubre, día de la Comunidad Valenciana, se anunciaban en Valencia las primeras figuras del escalafón. Espartaco, El Soro, Esplá, José Tomás, El Juli, Morante, Ponce con seis victorinos… tiempos en los que, además, la corrida estaba flanqueada por una becerrada y una novillada. Parece complicado que vuelva aquella época dorada, así es que entretanto habrá que alegrarse de que ahora la plaza se ocupó prácticamente en la mitad de su aforo para ver a tres promesas del toreo que ojalá algún día lleguen a figuras y tengan a bien anunciarse como tales un 9 de octubre en Valencia.

En esta ocasión se lidió una novillada de José Luis Iniesta muy bien presentada pero que empezó con malos presagios. Los primeros ejemplares tuvieron las fuerzas al límite, tanto que el segundo fue devuelto y sustituido por otro flojeras. Afortunadamente el panorama cambió con la salida del cuarto y quinto, aunque el comportamiento del sexto volvió a defraudar.

El que abría la tarde se coló de buenas a primeras y sin previo aviso por el pitón izquierdo en los primeros muletazos encontrándose con el muslo de Fernando Plaza, al que no caló de puro milagro. Se levantó el madrileño con la taleguilla destrozada pero sin mirarse para seguir con su intento de faena con el asentamiento de quien se encuentra insultantemente seguro. Provocó con determinación las embestidas del novillo, al que su falta de fuerzas impedía seguir las telas.

Volvió a transmitir una seguridad arrolladora ante el cuarto, un astado que repitió sus embestidas aunque sin acabar de emplearse. Lo exprimió Plaza en un quehacer de zapatillas enterradas, momentos en los que tuvo que tragar y otros de gran ligazón, siempre exponiéndose sin reservas. Tuvo que descabellar y el premio se esfumó.

José Fernando Molina recibió a potagayola al segundo del festejo y también al sobrero que lo sustituyó por falta de fuerzas. No tuvo ritmo su embestida en el último tercio, pero el albaceteño lo citó con autoridad para acabar robándole un manojo de naturales sin ligazón pero de meritorio temple y bella factura. Poco más pudo hacer.

Le dejó lucir su sentido del temple el quinto, un novillo que se fue apagando pero que, mientras duró, embistió con clase y permitió a Molina construir una faena bien planteada que tuvo ligazón y torería, compromiso y entrega. Se tiró a matar en rectitud y cobró una oreja.

Tuvo una embestida descompuesta el tercero de la tarde, algo que no pareció incomodar a Miguelito que le plantó cara como si fuera bueno, sin inmutarse ante los molestos cabezazos que pegaba en el momento del embroque. Faena firme y seria del novillero del barrio de Campanar, que muy atornillado al albero fue obligando a embestir al de Iniesta en una labor entregada y emocionante que le valió una merecida oreja.

Se jugó la voltereta ante el sexto, un animal que medía mucho antes de decidirse a tomar la franela. Se justificó Miguelito en una labor muy sincera y dispuesta pero en la que el lucimiento era pura quimera.

 

Ficha del festejo:

9 de octubre de 2019, día de la Comunidad Valenciana. Plaza de toros de Valencia.  Casi media entrada. Novillos de José Luis Iniesta, el 2º lidiado como sobrero, bien presentados y de juego desigual. Deslucidos los tres primeros y buenos 4º y 5º, complicado el 6º.

Fernando Plaza: silencio y saludos tras petición y aviso.

José Fernando Molina: silencio tras aviso y oreja.

Miguel Senent “Miguelito”: oreja y silencio.

Cuadrillas: saludó Sergio Aguilar tras banderillear al 4º.

Incidencias: El 5º cogió contra las tablas a un monosabio que tuvo que pasar a la enfermería.

Fotos: Carlos Gómez "Litugo"

 


Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
100%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Otras Noticias