FALLAS

Sangre, disposición y compromiso

Borja Collado cortó la única oreja de la tarde tras mostrar clase y seguridad. Diego San Román recibió una cornada en su primera faena, y Miguelito fue todo disposición. Se lidió una novillada de El Parralejo, de la que sobresalieron tres ejemplares
martes, 12 de marzo de 2019 17:32

Quieren ser toreros y lo demostraron. Su predisposición no pudo ser mayor. Cada uno utilizó sus armas, como tiene que ser. Luego, las cualidades personales y la suerte jugarán a favor o en contra, pero de momento ningún aficionado salió defraudado de la entrega de los chavales que se anunciaban en la segunda y última novillada de la feria fallera. Brilló especialmente Borja Collado, aparentemente sereno como si estuviese curtido en mil novilladas. Impactaron los arrestos de Diego San Román, que pagó con sangre su valentía, y no se quedó atrás en voluntad Miguelito, que tuvo que matar tres novillos y no escatimó esfuerzos.

Diego San Román se echó el capote a la espalda de inmediato, en el saludo capotero al que abrió plaza, y después quitó por tafalleras con milimétrico ajuste. Su predisposición quedaba clara en el inicio de faena de rodillas, confirmaba sus intenciones. Luego se atornilló a la arena e intentó ligar los pases sin enmienda y por abajo al de El Parralejo, primero al natural y luego en redondo. Pero el novillo, encastado y repetidor, embestía con cierta violencia y, además, acostándose por ambos pitones. Y en una de esas coladas alcanzó al mejicano por la parte interior del gemelo derecho. Prosiguió el novillero con la media teñida de sangre, pero ya no hubo acople. Pasó a la enfermería y ya no pudo salir.

La única oreja de la tarde la cortó Borja Collado del quinto, al que recibió a portagayola, y con una tranquilidad impropia de alguien que torea su segunda novillada muleteó con tanto compromiso como elegancia a un animal que repitió sus embestidas en parte gracias a la buena colocación del de Torrent que, además, supo dejarle la muleta siempre puesta para evitar que saliese suelto. Mató recibiendo y quedó prendido de un pitón de forma aparatosa, aunque por fortuna aparentemente sin consecuencias. La deficiente colocación del estoque impidió que pasease los dos apéndices.

Había quitado Borja Collado por gaoneras con ritmo y empaque al novillo de su compañero de escuela, y al primero suyo lo recibió con dos largas cambiadas en el tercio. Luego exhibió variedad y vistosidad capotera para llevarlo al caballo. Y en esa tónica tenía la intención de proseguir con la muleta, pero tras dos pases cambiados por la espalda el animal se partió la mano izquierda y tuvo que disponerse a matar de inmediato.

Noble y repetidor fue el segundo ejemplar de la tarde que, por otra parte, marcó una pequeña tendencia a salir distraído de los pases. Miguelito llevó a cabo una labor templada y ligada que, además, aliñó con toques de variedad en sus remates, aunque la falta de limpieza en la fase final de su quehacer impidió que acabase de tomar el vuelo que se presuponía.

Debido a la cogida sufrida por San Román, Miguelito tuvo que lidiar también el cuarto, un ejemplar tardo que imposibilitó que el quehacer del valenciano tuviese el mínimo ritmo y la solidez necesarios para calar en los tendidos.

A portagayola recibió al que cerraba festejo, y además le recetó tres largas cambiadas en el tercio. Fue éste un animal repetidor, aunque le faltó clase a sus embestidas. Miguelito fue todo entrega, y gracias a su disposición y buena voluntad consiguió firmar una faena intermitente, aunque no fue suficiente para que fuese compacta.

 

 

Ficha del festejo:

12 de marzo de 2019, Valencia. 3ª de abono de la feria de Fallas. Casi un tercio de entrada. Novillos de El Parralejo bien presentados, nobles y manejables en conjunto. Sobresalieron el encastado 1º, el noble y repetidor 2º y el colaborador  5º.

Diego San Román: saludos tras aviso en el único que mató.

Miguelito: vuelta al ruedo tras petición, silencio tras aviso y saludos.

Borja Collado: palmas y oreja.

Incidencias: José Arévalo se desmonteró tras banderillear al tercero, y Raúl Martí en el quinto.

 

Parte médico de Diego San Román: "Durante la lidia al primer novillo ha ingresado en esta enfermería el novillero Diego San Román el cual presenta herida por asta de toro en borde del tercio medio proximal en pierna derecha y que atraviesa piel, tejido celular subcutáneo y fascia gemelar superficial con una trayectoria descendente de 9 cm y otra ascendente de 7 cm. No afectatación vascular ni nerviosa. Se interviene bajo anestesia local, realizándole Friedrich de los bordes de la herida y tejido desvitalizado. Cierre por planos dejando un drenaje de Penrose. Se realiza vendaje compresivo. Pronóstico: Reservado, es trasladado al Hospital Casa de la Salud. Dr. Zaragoza"

Parte médico de Borja Collado: "Durante la lidia del 5º novillo ha ingresado en esta enfermería el novillero Borja Collado el cual presenta cornada envainada de 10 cm de profundidad y 6 cm ascendente en región anteromedial tercio medio próximo muslo izquierdo diametralmente distal pliegue inguinal con masa tumoral. Se interviene bajo anestesia local y sedación. Se practica drenaje del hematoma. Pronóstico: Reservado, es trasladado al Hospital Casa de la Salud. Dr. Zaragoza"

 

FOTOGALERÍA DEL FESTEJO

COGIDA DE DIEGO SAN ROMAN

COGIDA DE BORJA COLLADO

 

TORO A TORO

Novillo encastado de El Parralejo que embistió con cierta violencia y acostándose por ambos pitones. Diego San Román se mostró muy decidido e intentó lugar los pases sin enmienda y por abajo. recibió un puntazo en el gemelo derecho en una colada del animal, pero prosiguió su labor hasta acabar con él, aunque ya no pudo haber acople. Saludos tras aviso.

Novillo noble y repetidor aunque con cierta tendencia a salir distraído con el que Miguelito firmó una faena templada y ligada, con toques de remates variados, pero que no acabó de tomar vuelo por la falta de limpieza en la parte final. Vuelta tras petición.

Después de exhibir variedad y vistosidad capotera, el novillo se partió una mano tras dos pases cambiados por la espalda y Borja Collado tuvo que entrar directamente a matar. Palmas

Debido a la cogida de San Román, Miguelito tuvo que lidiar también al cuarto de la tarde, un ejemplar tardo que imposibilitó que la faena del valenciano tuviese ritmo y solidez. Silencio tras aviso

Faena intensa de Borja Collado, siempre toreando muy ceñido y sin perder su personal elegancia. Repitió el novillo en parte gracias al tino del valenciano en su colocación y en en tener la capacidad de dejarle la muleta puesta para evitar que saliese suelto. Mató recibiendo y sufrió un aparatosa cogida, aparentemente sin consecuencias. Oreja.

El que cerraba festejo fue repetidor, aunque le faltó clase en sus embestidas. Miguelito fue todo entrega, pero su voluntad no fue suficiente para conseguir llevar a cabo una faena compacta. Saludos

 

 



0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
100%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias