SAN ISIDRO

Tarde de "cine"

Decepcionante corrida de Las Ramblas, con media plaza vacía. Palmas para Juan del Álamo, que brilló con su primero. Silenciados Morenito de Aranda, al que tocó el peor lote, que ya es decir, y un Tomás Campos que arriesgó en el tercero
martes, 04 de junio de 2019 19:06
martes, 04 de junio de 2019 19:06

Vigesimosegundo festejo de la feria de San Isidro, corrida del hierro albaceteño de Las Ramblas, para Morenito de Aranda, Juan del Álamo, en su segundo y último paseíllo de feria y el joven y casi inédito, Tomás Campos. Media entrada, la peor de lo que llevamos de serial madrileño en lo referente a las corridas de toros.

Primera corrida del año para Las Ramblas, animales difíciles todos ellos, malos más por estilo que por instinto. Predominaron los tornillazos, excepción hecha del segundo y sexto, sin clase en la embestida. El segundo tuvo ritmo y repetición y el sexto movilidad, pero nada más. Podemos afirmar con rotundidad que ha sido la peor tarde de las veintidós. Y cerca de media plaza lo vio venir, dejando desnudos los tendidos, que por mor del calor, se estaba mucho mejor en el cine, que celebra en este inicio de semana sus días festivos, a 2,90 euros la entrada. Así que más de uno marchó a ver los últimos estrenos del celuloide. Y bien que hizo.

A ver qué les cuento. Morenito, un habitual de Las Ventas, se marchó a casa frustrado, con el peor lote que el arandino haya podido lidiar y seguro lidiará en el albero de la monumental. Sobran los términos para definir lo que pasó: ni fuerza, ni ritmo, ni raza, ni casta, ni emoción, ni transmisión, sin armonía, sin temple, sin peligro y así hasta agotar el fondo de armario del diccionario de la RAE. Esperemos que corra mejor suerte en la corrida de Fuente Ymbro el próximo día 14. Será fácil...

Anduvo más cerca Juan del Álamo con el segundo, un animal que reiteraba las embestidas, más dulce en la búsqueda de la muleta y que facilitó que la clase del de Ciudad Rodrigo aflorase con naturalidad, componiendo una lidia bien estructurada. En el quinto aguantó el tipo con vergüenza torera, frente a un oponente malo de necesidad. Se marchó ovacionado un torero apreciado y querido en Las Ventas. Vendrán tardes mejores.

Cerraba cartel un Tomás Campos, con cinco años de alternativa y poco más de veinte corridas a cuestas. Se le notó en su primero, con el que arriesgó, metiéndose en los terrenos de un animal que acabó en las tablas, lo que le costó dos sustos, prendiéndole sin consecuencias de la taleguilla y la chaquetilla. Le sobró la serie final de manoletinas, sin sentido con un animal que se quedaba cada vez más corto. Tuvo la opción de dejarse ver con el sexto, un animal que pasaba por la muleta como el que pasea por el parque pero que permitieron al de Llerena dejar destellos de esa clase que lleva dentro y apadrina con mimo Diego Urdiales.

Acabó la pesadilla, la peor tarde de toros de una feria de San Isidro que hasta hoy está siendo brillante. Que no se repita, por Dios!

 

Plaza de toros de Las Ventas.- Madrid. 22º festejo de San Isidro. Toros de Las Ramblas para Morenito de Aranda, Juan del Álamo y Tomás Campos. Media entrada.

Ficha del festejo:

Morenito de Aranda, silencio y pitos al toro y silencio y pitos al toro

Juan del Álamo, saluda ovación desde el tercio y saluda ovación y pitos al toro en el arrastre

Tomás Campos, silencio tras aviso y pitos al toro y silencio y pitos al toro

 

DETALLES del festejo

 

TORO A TORO

1.- "Valeroso", 597 kilogramos, negro meano, serio y alto, se mueve de inicio bien en el capote de Morenito de Aranda. En el caballo se deja castigar en el primer encuentro, no empleándose en exceso. Quite breve de Juan del Álamo. Brinda al público el de Aranda de Duero, en la muleta el toro cabecea, mostrándose a la defensiva. Animal sin fuerza, descastado, lo que impide que Morenito luzca, quedando la faena desprovista de emoción. Media estocada atravesada y tendida. Descabella.

2.- "Sillero", 543 kilogramos, negro salpicado, suelto en el recibo capotero lo que impide a Juan del Álamo lucir. En el caballo mete riñones el animal especialmente en el primer paso, bien picado por Juan Francisco Peña. Quite por chicuelinas de Tomás Campos. Inicia en los medios de rodillas con un molinete, dejando una buena serie pese al molesto viento. Dándole distancia deja unas series por el pitón derecho aplaudidas, frente a un toro con casta y repetición en la embestida. Brilla también al natural. Cierra por manoletinas ya con el animal en tablas. Media estocada tendida y trasera. Descabella.

3.- "Taleguilla", 542 kilogramos, castaño, bajo y de buenas hechuras, embiste en el capote de Tomás Campos que intenta sacarle hacia fuera. Se emplea en el caballo en el primer paso. El viento complica la faena de muleta, con un animal sin clase alguna en la embestida que le prende por la taleguilla. Tornillazo va y viene, arriesga el de Llerena metiéndose en los terrenos del animal. Lo intenta por ambos pitones sin más recompensa, con el toro en tablas, rematando con una serie de manoletinas resultando prendido de nuevo por debajo del chaleco. Tres pinchazos, tiene que matar con el animal quieto en las tablas. Suena un aviso. Descabella.

4.- "Artista", 570 kilogramos, castaño, buenas hechuras, se emplea de salida en el capote de Morenito de Aranda, aunque soltándose rápido. Entra fuerte al caballo dejándose castigar en el primer lance. Deslucido el animal en la muleta, cabecea, como le ocurrió con el primero, no dando opción alguna a Morenito. Suelto en la salida de los muletazos, no consigue ligar muletazos, toma la espada dejando dos pinchazos y una media estocada. Descabella.

5.- "Jabonado", 554 kilogramos, castaño, serio, busca los adentros en el capote de Juan del Álamo que trata de llevarlo a los medios. Poca fijeza, se emplea en el caballo en el primer paso. No humilla en la muleta el de Las Ramblas, con la cara alta, soltando tornillazos permanentemente. Imposible para el de Ciudad Rodrigo que mantuvo el tipo con algunas tandas aseadas por ambos pitones. Estocada entera arriba algo caída.

6.- "Templador", 610 kilogramos, castaño salpicado, alto, enorme, embiste con templanza en el capote de Tomás Campos. Se deja castigar en el tercio de varas sin llegar a emplearse en exceso. Sin clase en la muleta, se mueve de inicio, humillando poco, va y viene dejándose ver por ambos pitones Tomás Campos. Lidia carente de transmisión y emoción con un animal escaso de virtudes. Le deja media estocada tendida y entera caída.

 

Fotos: Bartolomé Bernal

 



1
1
0%
Satisfacción
0%
Esperanza
50%
Bronca
50%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios