VALENCIA

Javier Camps, cuando la verdad sorprende

El valenciano Javier Camps abrió una merecida puerta grande tras una faena profunda y sincera. Se lidió una excelente novillada de El Parralejo con dos ejemplares premiados con la vuelta al ruedo.
domingo, 14 de julio de 2019 21:40
domingo, 14 de julio de 2019 21:40

El segundo festejo del III Certamen Internacional de Escuelas Taurinas resultó un nuevo éxito de afluencia de público, que llegó a ocupar casi medio aforo. También triunfó la buena novillada de El Parralejo, que lidió dos extraordinarios ejemplares que aunaron virtudes como la fijeza, la prontitud, la repetición y la entrega. Y de la terna sorprendió sobre todo el valenciano Javier Camps, que hizo las cosas con pureza y verdad y salió a hombros entre la aclamación popular.  

Manuel Perera recibió al primero de la tarde con verónicas de rodillas en el tercio como tarjeta de presentación de su valor. Resultó deslucido el inicio de faena porque el novillo clavó los pitones en la arena en unas ocasiones y perdió las manos en otras. Pero la insistencia y, sobre todo, la suavidad del extremeño logró afianzar al animal, que acabó embistiendo absorto a la poderosa muleta de Perera, muy autoritario en la corta distancia. Arrimón con seguridad, dejándose llegar los pitones a la calzona, aguantando miradas sin inmutarse, pero finalmente lo echó todo a perder por su deficiente uso del estoque.

Tuvo premio la decisión de Jorge Rivera, que fue todo pundonor y entrega. A pesar de que su labor no pudo resultar todo lo ligada y rotunda que pretendía el de Castellón, estuvo salpicada de pasajes de indudable interés y detalles toreros muy valorados por el público.

A portagayola recibió Julio Alguiar a su antagonista, que pronto se frenó en el capote del malagueño. Luego tuvo una embestida muy descompuesta, lo que unido una colocación no siempre acertada del novillero, provocó que los enganchones y topetazos se sucedieran. Alguiar optó entonces por los recursos y efectismos para dar contenido a su faena.

Tuvo ritmo e intensidad la faena de Javier Capms al cuarto de la tarde, un extraordinario ejemplar que permitió al de Massamagrell mostrar un concepto muy interesante basado en llevar muy toreado a su antagonista con exquisito temple y gran dosis de buen gusto, todo muy ligado y sentido, sin aspavientos ni parafernalias. Toreo desnudo y largo que caló de inmediato en los tendidos.  

Tuvo clase en su embestida el quinto, pero la faena de Guillermo Corbacho pecó de tener demasiados tiempos muertos. Hubo pases sueltos de bella factura, aunque la falta de intensidad provocó que su labor no alcanzase las cotas deseables. Aún así, el respetable premió su voluntad con una oreja.

Tuvo torería todo cuanto hizo Germán Vidal “El Melli”, de la Escuela “La Gallosina” de El Puerto de Santa María. Se atornilló a la arena y en la corta distancia fue extrayéndole los muletazos con seguridad y autoridad. Con la espada no estuvo tan determinante.

Ficha del festejo:

Valencia, domingo 14 de julio. Segundo festejo del III Certamen Internacional de Escuelas Taurinas organizado por la Diputación de Valencia. Casi media entrada. Erales de El Parralejo, bien presentados, nobles y manejables. Sobresalieron los excelentes 4º y 5º, premiados con la vuelta al ruedo.

Manuel Perera (Escuela de Badajoz): palmas.  

Jorge Rivera (Escuela de Castellón): oreja.

Julio Alguiar (Escuela de Málaga): silencio.

Javier Camps (Escuela de Valencia): dos orejas.

Guillermo Corbacho (Escuela de Algeciras): oreja.

Germán Vidal “El Melli” (Escuela de El Puerto de Santa María): saludos.

 

Fotos: Joël Buravand

 


Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Otras Noticias