MÁLAGA

Detalles de Juan Ortega entre el gafe y el desastre

Toros de Puerto San Lorenzo para Finito de Córdoba, Miguel Ángel Perera y Juan Ortega
martes, 20 de agosto de 2019 19:39

Juan Ortega, que entró por la vía de la sustitución ocupando el lugar de Castella, dejó detalles para la torería en una tarde en la que Miguel Ángel Perera fue el único superviviente de un cartel que parecía estar gafado desde hace días por la caída de David Fandila “El Fandi” por lesión muscular y que sustituido por un voluntarioso Finito, y por la desaparición a última hora de Sebastián Castella por una gastroenteritis con fuerte dolor abdominal según rezaba un parte médico que fue presentado a primera hora de la mañana...

El desastre vino cuando el reloj marcaba unos 10 minutos más sobre la hora del paseillo, justo cuando salió el primero de un encierro desigual de presentación, rebuscado y sumamente manso de libro de El Puerto de San Lorenzo y donde destacó el carbón del 5o. Un hierro que llevaba bastantes años sin lidiar en Málaga, la última vez que lo hizo fue en 1959 con novillada con picadores. Podría descansar otros 60 años más antes de volver. 

El primero de El Puerto marcó la querencia desde salida. Mientras Finito intentaba dar algún capotazo a un toro huidizo, el presidente apuró a mandar salir a los varilargueros quienes lo castigaron de mala manera. El torero puso la entrega que le faltó al toro haciendo un importante esfuerzo por ambos pitones. Faena de medios pases debido a la condición del animal donde destacó en sobremanera la entrega y valor del diestro que hizo lo imposible para conseguir agradar a los tendidos. Mal con la espada, el estoque resbaló con encima del lomo en un primer encuentro, después pinchó saliéndose de la suerte. Finalmente dejó una estocada desprendida. Saludó una ovación desde el tercio tras escuchar dos avisos. El segundo del lote de Finito presentía ser de otra condición. Se dejó torear tanto con el capote como con la muleta donde demostró cierta nobleza aunque no terminó de humillar y salía con la cara muy alta. Fino lo templó con cierta soltura sin terminar de estar colocado en el sitio para seguir así la misma senda de su toreo en los últimos años. Mató de estocada muy baja que hizo rodar al burel. Dios una vuelta al ruedo tras leve petición. 

El segundo marcó el ritmo de su antecesor, manso y huidizo a lo largo de todos los tercios. La soberbia cuadrilla de Perera con Javier Ambel en una magistral brega, Curro Javier, que saludó tras parear, y Jesús Arruga en banderillas, hicieron las cosas a la perfección para aminorar las querencias del animal. Perera comenzó la faena en los terrenos del 4, sin atisbos de lo que después vino. Consiguió arrancar tres buenas tandas de derechazos en las que aprovechó la inercia del animal hacia tablas. Pinchó en su primer encuentro con la suerte suprema, tras este dejó dos puñaladas infames en el costado derecho del animal. Fue ovacionado. El quinto, con una salida parsimonia de chiquero, fue otro manso muy protestado por el público que ocupaba la mitad de los tendidos de La Malagueta. La buena lidia de Curro Javier se basó en intentar mantener al toro alejados de la querencia de tablas. Perera brindó al público una faena tirando en línea y en la que predominó la técnica y la composición de la figura y para la que no aprovechó el puntito de picante que dio la mansedumbre que tuvo su oponente. Con la zurda los naturales se contaban por enganchones que el público no supo, o no quiso ver. Faena con más pena que gloria, a pesar del cante proveniente del tendido 3 que pretendió animar el cotarro. La estocada no apuntaba en buen sitio en los seis pinchazos que dio antes de dejar una estocada baja. Salió a saludar una ovación...

El tercero, que no bajó la cara nunca, se entregó un poco más que sus hermanos de camada en el capote de un Juan Ortega que demostró la clase que atesora. Tras su paso por el caballo el berreón animal vendió cara su muerte poniendo en más de un aprieto a cuadrillas, saludando Trujillo y Perico tras parear, y al propio matador al que se le metió en varias ocasiones por ambos pitones. Entre las rayas, robó un par de derechazos con el cuerpo desmayado y la cintura encajada que hicieron reaccionar al público. Sobró la música en una labor que acabó con un pinchazo y una estocada algo atravesada. Un quite por chicuelinas tras el paso por el caballo vino a corroborar la torería que atesora Juan Ortega. Antes de iniciar la faena de muleta brindó su actuación a Finito y a Perera por querer compartir cartel con él. El torero curtido en Córdoba extrajo algunos muletazos de un toro al que le faltaba ese punto de transmisión y casta y al que debió echar la mano abajo y fajarse con el para rectificar esa salida por alto del toro en cada muletazo. La faena, que se presentía de una mayor importancia, quedó diluida en detalles sueltos quizás por la falta de rodaje. Mató de estocada entera y dio una cariñosa vuelta al ruedo. 

 

Ficha del festejo

Plaza de Toros de “La Malagueta”. Séptima de abono. Corrida de toros. Media plaza. Se lidiaron toros de El Puerto de San Lorenzo, desiguales de presentación, vacíos de casta y mansos en línea generales. El 5o sacó el carbón de la mansedumbre. 

Juan Serrano “Finito de Cordoba”, que sustituía a David Fandila “El Fandi” (negro y azabache) silencio tras dos avisos y vuelta al ruedo tras leve petición. 

Miguel Ángel Perera (coral y oro) ovación y ovación. 

Juan Ortega, que sustituía a Sebastian Castella (verde hoja y azabache) ovación con saludos y vuelta al ruedo. 

Sensacional lidia de Javier Ambel al segundo. Curro Javier saludó tras parear al segundo, Juan José Trujillo y J. A. Muñoz “Perico” hicieron lo propio ante el tercero, y Javier Ambel y Jesús Arruga se desmonteraron. 

 

Fotos: Hugo Cortés

50%
Satisfacción
0%
Esperanza
50%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Otras Noticias