HUELVA

David de Miranda abre la rebautizada "Puerta de La Estrella"

Andrés Romero y Castella, oreja por coleta; Enrique Ponce ovacionado en su lote
lunes, 3 de agosto de 2020 · 20:10

Previo al inicio del paseíllo, la megafonía de la Plaza de La Merced recordaba a los asistentes hasta en dos ocasiones las medidas de seguridad y la obligación de la mascarilla durante la corrida.

Ya metidos en faena, palmas al compás de Huelva recibían a un Andrés Romero que salió a por todas desde un primer momento recibiendo al toro en la mismísima puerta y Huelva reconoce su gesta. Quiso poner un segundo rejón de castigo, pero el toro se fue de manos un par de veces y cambió al tercio de banderillas. Supo llevar al astado pegado a la grupa. Arriesgando con piruetas que quedaban muy cerca de los pitones, pero que el rejoneador solucionaba con solvencia. Demostró sus ganas de triunfo colocando cuatro banderillas cortas. Impecable en el rejón de muerte que le valió una oreja con fuerte petición de segunda. Andrés Romero estuvo superior ante un adversario repetidor, pero con unas manos muy flojas que no permitieron sacar toda la artillería que el onubense llevaba a La Merced.

Salió el primero de Domecq con buenas hechuras con el que Enrique Ponce, vestido con el traje que llevó en su reaparición en El Puerto de Santamaría la pasada temporada tras la cojida catastrófica que lo apartó de los ruedos durante una larga estancia. Pudo dar unos buenos lances con el capote y conectó rápidamente con el público. Tras el tercio de banderillas, el diestro quiso torear bajo. Una lástima que el animal hincara pitones en el albero, lo que obligó al de Chiva subir la muleta. El animal anduvo mínimo de fuerzas, muy justito. Enrique Ponce quiso sacar de donde no había, aunque en los unos últimos naturales permitió unos detalles, pero el aviso tras la estocada dejaron la faena en ovación. Las pocas fuerzas del animal no permitieron desarrollar la faena que Ponce tenía en mente.

Salía el segundo de Domecq con buena presencia al que Castella recibió con el capote sin dar muchos detalles. Previo a picar, el francés comenzó a soltarse con chicuelinas bajas, aunque el toreo del caro vendría tras el tercio de banderillas. Pies juntos y una serie ligada de muleta que levantaron los tendidos de La Merced. La inspiración hizo mellas en Castella que dejó sobre el albero onubense una faena a la que la fuerza del animal no supo seguir el ritmo. Tardó en posicionar al toro, aunque con la estocada logró premiar la entrega que el diestro mostró durante la faena. Primera oreja que Castella corta en su historia con el coso onubense.

Antes de abrirse la puerta del chiquero, los tendidos conectaban con la figura que iba a pisar el albero. Volvieron las palmas al compás de Huelva para recibir al natural de Trigueros. "Orgía" salió despistado, yéndose a tablas sin permitir que David de Miranda pudiera encadenar una serie con el capote. Quiso sacar algo tras pasar por el caballo y consiguió los aplausos con un remate de casta, tras pararse el animal justo enfrente del torero. Brindado el astado a su público, David puso sello al inicio de su faena con muleta. Pies juntos en el centro del ruedo y muleta fija arrancaron los aplausos en los tendidos. El animal consiguió centrarse tras la visita al picador, aunque la energía del toro iba tocando su fin. Justa las fuerzas del toro al que poco pudo sacarle el diestro. Entrega, mimosidad y cautela que el de Domecq no supo devolverle al onubense, aunque una última tanda con la muleta y una gran estocada tras pinchar, hacen que David de Miranda toque pelo.

Pasado el meridiano de la corrida, el segundo de Andrés Romero sale parado y hace trabajar al de Escena del Campo para poner el rejón de castigo. Rejón que hizo espabilar los ánimos del animal, el cual estuvo más dispuesto en banderillas y que permitió al rejoneador dejar detalles de la clase que atesora sobre el caballo. Vuelve Romero a mimar las distancias con el animal, llevando los pitones muy justos a la grupa del corcel. Cambio de caballo en banderillas y el tendido enloquece con la entrega del rejoneador, quien deja claro que ha venido a La Merced a triunfar. Banderillas cortas en las que el toro no da más de lo que tiene, y Andrés Romero toma el rejón de muerte. La Puerta Grande quedaba a una gran estocada, pero dos pinchazos empañaron levemente la gran entrega del rejoneador. A la tercera fue a la vencida y Romero tira de un descabello certero que hace caer al animal al momento. El natural de Escacena tuvo que conformarse con una ovación que le impide abrir otra Puerta Grande, rompiendo así su gran racha en el coso onubense.

Último astado del lote de Enrique Ponce que pone alto el listón con el capote metiendo al público en la faena. Tras el tercio de banderillas, el astado estuvo más atinado en cuanto a permisión que su hermano, pero Ponce estuvo atascado con la muleta. El temple no estaba en la mano del de Chiva. No pudo ser. El cierre de su faena estuvo nubosa tras no mostrar ningún detalle. El astado de Domecq no dio ningún juego, aunque Ponce tampoco tuvo transmisión. Un descabello tras la estocada deja la faena del diestro en una ovación.

"Farsisto" saltaba al ruedo sin mostrar ganas de juego. Con un trote feo en sus patas delanteras, Castella no pudo sacar fruto con el capote. Tampoco pudo hacer gran cosa con la muleta. El séptimo de la tarde no dio opción alguna al diestro francés que se resentía tras no poder ofrecer nada a la afición onubense que trataba de levantar el ánimo de Castella. Poco tiempo tardaría en sacar el estoque con el que estuvo muy acertado. Ovación para el torero ante un nulo séptimo al que pitaron en el arrastre.

Último Domecq de la tarde con el que David de Miranda reliazó unos lances de capote sin detalles. No terminó de ver claro el onubense al astado con el que quiso adornar el quite tras el caballo, incluso, previo a las banderillas, llegó a encontrarse con el animal. Ya con muleta en mano, David de Miranda trató de remontar el curso de la faena, pero "Ofrenda", la última bala del torero, tenía la pólvora mojada y el de Trigueros volvió a querer sacar agua de un pozo seco. Un astado soso, despistado no dejó a de Miranda sacar todo lo que tenía en sus manos. Estocada final que hace caer rápido al toro y, sumando una nueva oreja, David consiguió abrir la rebautizada "Puerta de La Estrella".

Ficha del festejo:

Plaza de toros de Huelva.- Cierre de la feria de Colombinas. Toros de San Pelayo y Juan Pedro Domecq para Andres Romero, Enrique Ponce, Sebastián Castella y David de Miranda.

Andrés Romero, oreja con fuerte petición y ovación

Enrique Ponce, ovación tras aviso y ovación

Sebastián Castella, oreja y ovación con pitos al toro en el arrastre

David de Miranda, oreja y oreja

 

TORO A TORO

Andrés Romero sale a por todas recibiendo al toro en la mismísima puerta y Huelva reconoce su gesta. Quiso poner un segundo rejón de castigo, pero el toro se fue de manos un par de veces y cambió al tercio de banderillas. Supo llevar al astado pegado a la grupa. Arriesgando con piruetas que quedaban muy cerca de los pitones, pero que el rejoneador solucionaba con solvencia. Demostró sus ganas de triunfo colocando cuatro banderillas cortas. Impecable en el rejón de muerte que le valió una oreja con fuerte petición de segunda. Andrés Romero estuvo superior ante un adversario repetidor, pero con unas manos muy flojas que no permitieron sacar toda la artillería que el onubense llevaba a La Merced.

Salió el primero de Domecq con buenas hechuras con el que Enrique Ponce pudo dar unos buenos lances con el capote y conectó rápidamente con el público. Tras el tercio de banderillas, el diestro quiso torear bajo. Una lástima que el animal hincara pitones en el albero, lo que obligó al de Chiva subir la muleta. El animal anduvo mínimo de fuerzas, muy justito. Enrique Ponce quiso sacar de donde no había, aunque en los unos últimos naturales permitió unos detalles, pero el aviso tras la estocada dejaron la faena en ovación.

Segundo de Domecq con buena presencia al que Castella recibió con el capote sin dar muchos detalles. Previo a picar, el francés comenzó a soltarse con chicuelinas bajas, aunque el toreo del caro vendría tras el tercio de banderillas. Pies juntos y una serie ligada de muleta que levantaron los tendidos de La Merced. La inspiración hizo mellas en Castella que ha dejado sobre el albero onubense una faena que la fuerza del animal no supo seguir el ritmo. Tardó en posicionar al toro, aunque con la estocada logró premiar la entrega que el diestro mostró durante la faena.

Antes de abrirse la puerta de chiqueros, los tendidos conectaban con la figura que iba a pisar el albero. Palmas al compás de Huelva para recibir al natural de Trigueros. "Orgía" salió despistado, yéndose a tablas sin permitir que David de Miranda pudiera encadenar una serie con el capote. Quiso sacar algo tras pasar por el caballo y consiguió los aplausos con un remate de casta, tras pararse el animal justo enfrente del torero. Tras el brindis a su público, David puso sello al inicio de su faena con muleta. Pies juntos en el centro del ruedo y muleta fija arrancaron los aplausos en los tendidos. El astado se centró tras la visita al picador, aunque la energía del toro iba tocando su fin. Justa las fuerzas del animal al que poco pudo sacarle el diestro. Entrega, mimosidad y cautela que el toro no supo devolverle al onubense, aunque una última tanda con la muleta y una gran estocada tras pinchar hacen que David de Miranda toque pelo.

Segundo para  Andrés Romero que sale parado y hace trabajar al de Escena del Campo para poner el rejón de castigo. Rejón que hizo espabilar los ánimos del animal, el cual estuvo más dispuesto en banderillas y que permitió al rejoneador dejar detalles de la clase que atesora sobre el caballo. Vuelve Romero a mimar las distancias con el animal, llevando los pitones muy justos con la grupa del corcel. Cambio de caballo en banderillas y el tendido enloquece con la entrega del rejoneador, quién deja claro que ha venido a La Merced a triunfar. Banderillas cortas en las que el toro no da más de lo que tiene, y Andrés Romero toma el rejón de muerte. La Puerta Grande quedaba a una gran estocada, pero dos pinchazos empañaron la gran entrega del rejoneador. A la tercera fue a la vencida y Romero tira de un descabello certero que hace caer al animal al momento.

Último astado del lote de Enrique Ponce que pone alto el listón con el capote metiendo al público en la faena. Tras el tercio de banderillas, el astado estuvo más atinado en cuanto a permisión que su hermano, pero Ponce estuvo atascado con la muleta. El temple no estaba en la mano del de Chiva. No pudo ser. El cierre de su faena estuvo nubosa tras no mostrar ningún detalle. El astado de Domecq no dio ningún juego, aunque Ponce tampoco tuvo transmisión. Un descabello tras la estocada deja la faena del diestro en una ovación.

Farsisto" saltaba al ruedo sin mostrar ganas de juego. Con un trote feo en sus patas delanteras, Castella no pudo sacar fruto con el capote. Tampoco pudo hacer gran cosa con la muleta. El séptimo de la tarde no dio opción alguna al diestro francés que se resentía tras no poder ofrecer nada a la afición onubense que trataba de levantar el ánimo de Castella. Poco tiempo tardaría en sacar el estoque con el que estuvo muy acertado. Ovación para el torero ante un nulo séptimo al que pitaron en el arrastre.

Último Domecq de la tarde con el que David de Miranda realiza unos lances de capote sin detalles. No terminó de ver claro el onubense al astado con el que quiso adornar el quite tras el caballo, incluso, previo a las banderillas, llegó a encontrarse con el animal. Ya con muleta en mano, David de Miranda trató de remontar el curso de la faena, pero "Ofrenda", la última bala del torero, tenía la pólvora mojada y el de Trigueros volvió a querer sacar agua de un pozo seco. Un astado soso, despistado no dejó a David de Miranda sacar todo lo que tenía en sus manos. Una estocada que hace caer rápido al toro y, con otra oreja, permite salir al diestro salir por la Puerta Grande

Fotos//Vídeos: Mika Zarcas

 

Galería de fotos

Noticias Relacionadas

4
1
66%
Satisfacción
0%
Esperanza
33%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia