Perera y Pulido empatan a una oreja en el cierre de Valdemorillo

Padrino y toricantano han paseado sendos trofeos en el último festejo de la Feria de San Blas. Paco Ureña fue silenciado.
domingo, 11 de febrero de 2024 · 17:54

Guillermo García Pulido se ha convertido esta tarde en Valdemorillo en un nuevo matador de toros tras cederle Miguel Ángel Perera el toro de nombre Incordioso, de la ganadería de Alcurrucén, nacido en septiembre de 2019 y marcado con el número 43, consiguiendo pasear una oreja de ley. Otra oreja ha paseado un contundente Miguel Ángel Perera, en tanto que Paco Ureña se fue de vacío tras vérselas con un lote sin opciones. Todo ello ante un encierro de Alcurrucén muy falto de raza.

 

García Pulido lanceó con suavidad en su saludo de capote al primero de la tarde, un animal que iba siempre muy suelto y al que poco a poco fue fijando en la muleta en un trasteo que fue a más y en el que hilvanó muletazos muy templados por ambos pitones en los que bajó mucho la mano. Concluyó su labor con un par de circulares invertidos. Recetó una estocada muy defectuosa que sin embargo resultó muy efectiva.

El segundo de la tarde se iba suelto del capote que le presentaba en sus lances de saludo Miguel Ángel Perera, que se lució después en un quite por chicuelinas. De comportamiento algo reservón, este animal carecía de fijeza, pero sin embargo el torero consiguió ligarle los muletazos dejándole siempre la muleta en la cara. A eso había que añadir el defecto de defenderse dando derrotes. La labor del torero fue más técnica que artística, terminando con él de pinchazo y estocada entera.

Paco Ureña se las vio con un manso tercero que más que embestir topaba y al que a base de tesón consiguió ir sacándole los muletazos sin gran brillantez, que el animal tomó siempre con la cara alta. Mató de pinchazo, media estocada y tres descabellos.

Ante el colorado cuarto, un animal a priori sin fijeza alguna, Miguel Ángel Perera se lució en un variado quite que comenzó siendo por tafalleras y terminó por gaoneras. Ya en el último tercio, comenzó su actuación en la boca de riego en donde instrumentó tres pases cambiados y una serie en redondo. Continuó, con las zapatillas siempre fijas en la arena, toreando con gran tono fundamentalmente con la mano diestra, ante un toro que continuamente daba muestras de quererse rajar. La labor del torero fue pasando progresivamente de desarrollarse en los medios a hacerlo en terrenos de tablas, en dónde terminó pasándose al toro muy de cerca. Mató de una estocada entera desprendida y un certero golpe de verduguillo.

El quinto derribó al varilarguero en su encuentro, le quitó Ureña por gaoneras. Tuvo un comportamiento muy incierto en banderillas, ya que siempre esperaba. Muleta en mano el torero comenzó su labor con unos doblones, en tanto que el animal fue tomando sin ninguna entrega las series sucesivas que con enorme voluntad le fue enjaretando. Mató de pinchazo, pinchazo hondo y más de media docena de descabellos.

Ante el que cerró plaza, que se emplazó de salida en los medios y fue reservón en banderillas, puso el toricantano, García Pulido, toda la carne en el asador, consiguiendo sacarle algunos muletazos de muy buena factura, sufriendo en uno de ellos un espeluznante revolcón al quedársele el toro en la mitad del pase. A la hora de la verdad, el animal se puso a huir imposibilitando la ejecución de la suerte suprema. Dejó una estocada caída.

 

Plaza de toros de Valdemorillo (Madrid). 3º Festejo de la Feria de San Blas. Toros de Alcurrucén para Miguel Ángel Perera, Paco Ureña y Guillermo García Pulido, que toma la alternativa. Más de tres cuartos de entrada.

Ficha del festejo:

Miguel Ángel Perera: Saludos y Oreja.

Paco Ureña: Silencio tras aviso y Silencio tras aviso.

Guillermo García Pulido: Oreja y Saludos tras aviso.

Incidencias:

En el 3º ha saludado en banderillas, Agustín de Espartinas, y en el 4º, Daniel Duarte. 

 

 

Galería de fotos