CARLOS BUENO

Los abogados la pueden liar

martes, 22 de octubre de 2019 10:10
martes, 22 de octubre de 2019 10:10

El Ilustre Colegio de Abogados de Valencia ha organizado para el lunes 4 de noviembre, una Jornada en la que habrá varias ponencias que tratarán el vínculo entre crueldad hacia los animales y violencia hacia las personas. En la circular que oferta el curso se asegura que está demostrado que el maltrato animal es un comportamiento asociado a la comisión de conductas delictivas como homicidios, abusos sexuales infantiles, violencia de género, drogas o el bullying escolar entre otros comportamientos.

Por todo ello el Colegio de Abogados entiende que es de especial relevancia abordar esta materia desde el ámbito jurídico y aportar herramientas y conocimientos a los letrados para que puedan aplicarlos ante procedimientos que estén relacionados.

Afortunadamente en el programa no se habla directamente de la Tauromaquia, pero tiempo al tiempo. No hay que ser un gran vidente para intuir que será uno de los temas que acabarán abordándose, porque animalistas y antitaurinos hay en todas las esferas, sectores y actividades, y la del Derecho no es una excepción.

Los profesionales taurinos deberían tomar cartas en el asunto y prevenir antes que curar, es decir, pedir información sobre las materias que se impartirán en la Jornada y asegurarse y exigir que no se falsee la verdad del toreo. Porque nada tiene que ver pegarle una patada en sus partes a un perro o lanzar un gato por la ventana porque se es un degenerado con ser aficionado a los toros.

La única realidad demostrada en las últimas décadas es que muchos de los menores que asisten a espectáculos taurinos y alumnos de escuelas de tauromaquia obtuvieron mejores resultados en todos los registros de bienestar y recursos psicológicos medidos que otros estudiantes que no asistían a este tipo de centros, como constatan diferentes trabajos científicos presentados en la ONU y realizados por equipos médicos independientes que incluían a tres universidades. Y eso es lo que ha de imperar, la verdad aséptica. Y es que no hay ningún vínculo entre la pasión por el toreo y los asesinatos o abusos sexuales.

Asegurar algo así es un insulto contra todos nuestros antepasados que gozaron de los toros sin matar, ni violar, ni sufrir trastornos psicológicos, como también apunta la hoja de inscripción al curso, que por cierto es gratuito porque está subvencionado por la Consellería de Justicia, Interior y Administración Pública de la Generalitat Valenciana.

Los señores abogados pueden apuntarse, se lo han puesto fácil, pero, si mezclan los toros con todo este galimatías animalista, no se certifica que salgan con una idea clara y veraz del tema que se va a tratar. Lo mismo son ellos los que acaban sufriendo trastornos psicológicos. Definitivamente el Ilustre Colegio de Abogados de Valencia la puede liar, lo que sería inconcebible e inaudito.

14
4
0%
Satisfacción
0%
Esperanza
80%
Bronca
0%
Tristeza
20%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Otras Noticias