CARLOS BUENO

Una imbécil deslenguada en TVE

martes, 28 de enero de 2020 08:07
martes, 28 de enero de 2020 08:07

Cuando te mueres no sabes que estás muerto, no sufres por ello, pero es duro para el resto. Pues lo mismo pasa cuando eres imbécil”, dijo en cierta ocasión Albert Einstein, y Maialen, participante en el programa Operación Triunfo de Televisión Española, debe ser una auténtica imbécil. De lo contrario no se entendería que vomitase aberraciones por su boca sin saber que las ha vomitado, quedándose tan pancha sin sufrir por ello y que, además, el resto tuviésemos que aguantar sus intolerables impertinencias. Sin duda se trata de una estúpida que critica aquello que desconoce porque en su supina ignorancia cree saberlo todo.
El pasado 23 de enero, la aprendiz de cantante se atrevió a zanjar que realizar corridas de toros “es algo muy nazi”, que “hay que ser muy psicópata para ser aficionado”, que a ella le “quitan dinero de los impuestos para ponerlos en la puñetera tauromaquia”, y que si se compara lo que generan los toros con lo que cuestan “nos sale fatal”.

Pues vamos por partes, necia niñata. Los nazis torturaron y asesinaron a millones de seres humanos convirtiéndose en una de las barbaries más grandes en la historia de la humanidad, pero, paradójicamente, fueron los primeros en impulsar iniciativas a favor del bienestar animal. A partir de 1933 establecieron la Ley de Protección de los Animales, un año después entró en vigor la Ley del Reich de la Caza y en 1935 establecieron la Ley de Protección de la Naturaleza, llegando a amenazar a quienes no las cumplieran con encerrarlos en los campos de concentración.

Hitler era animalista, y afirmó que su perra Blondi “valía más que todos su seguidores juntos”, incluso que la quería más que a su mujer Eva Braun. Por otro lado, cuando Himmler, el líder de las SS nazis, visitó España en 1940, lo llevaron a Las Ventas a ver una corrida de toros, y aseguró que le había parecido un “espectáculo cruel”. Sin embargo, los crematorios de personas no le despertaban ningún sentimiento molesto. Es evidente que la comparación del toreo con el nazismo resulta tan desafortunada como hiriente. Me pregunto qué pensarán las víctimas del holocausto nazi de la barbaridad que soltó la deslenguada Maialen.

Por otra parte, la psicopatía es un trastorno antisocial de la personalidad que se caracteriza por una alteración del carácter y que puede llevar al individuo que la padece a cometer actos delictivos muy graves. Entiendo que este tipo de ofensa a todos cuantos sintieron y sentimos afición por la tauromaquia constituye una injuria, un delito tipificado en el Código Penal por el que la insolente muchacha podría ser denunciada, aunque ella, en su suma necedad, lo desconozca.

Y por último, aclararle a la grosera concursante, que los presupuestos generales del Estado no contemplan asignación alguna para la celebración de corridas, únicamente una insignificante dotación de 30.000 euros para el Premio Nacional de Tauromaquia y una nimia aportación de 35.000 euros a la Fundación del Toro de Lidia. En cambio, los festejos taurinos en la plaza y en la calle tienen un impacto en la economía nacional de 4.500 millones anuales y su celebración aporta al Estado casi 118 millones por temporada en concepto de IVA. Todo ello sin contabilizar los cánones por arrendamiento de los cosos que las distintas Administraciones recaudan. Con estos datos parece que en cuestión monetaria el asunto taurino no sale tan mal como ella cree y vocifera. Sin embargo, el presupuesto de Operación Triunfo para esta edición es de 16 millones de euros que sí “se quitan” de nuestros impuestos por tratarse de la cadena pública, que apenas obtiene unos ingresos de 300.000 euros por el programita.

Desde luego nada en el mundo es más peligroso que la ignorancia y la estupidez cuando van unidas. Y lo peor es que aseveraciones como la de esta tontita producen un efecto contagioso en la sociedad, pues muchos desconocedores del tema acaban creyendo semejantes despropósitos. Televisión Española debería apercibir a su inquilina y pedir disculpas a los millones de aficionados a los toros que merecen respeto y no insultos. De lo contrario podría entenderse que el ente estatal comulga con que se trate de nazis psicópatas a los taurinos.

También decía Einstein que “la vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa”. Y resulta peligroso para el futuro de la tauromaquia que se continúe sentado dejando pasar actitudes de charlatanas como la tal Maialen. Seguir de brazos cruzados sólo agravará el problema. Es urgente emprender acciones ya. Por eso sería de desear que la Fundación del Toro de Lidia presentara de inmediato una querella contra esta osada criatura que, además de mentir, atenta contra el honor e incita al odio.

 

66
3
95%
Satisfacción
0%
Esperanza
4%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Otras Noticias