JUAN CARLOS MESA

David y Paco

Solo dos grandes personas como David y Paco, que llevan tatuado en cuerpo y alma el sufrimiento, son capaces de poner el vello de punta con un brindis como el de hoy: 'a todos los compañeros heridos que dignifican la fiesta”
viernes, 31 de mayo de 2019 22:21
viernes, 31 de mayo de 2019 22:21

Decimoctava de la feria de San Isidro, corrida de Alcurrucén para la terna formada por David Mora, Paco Ureña y Álvaro de Lorenzo. Casi lleno en los tendidos en una tarde que no pasará  a la historia, una corrida sin grandes virtudes que hizo imposibles los esfuerzos de los matadores, silenciados todos salvo David Mora en su primero en el que recibió palmas, con un animal que mostró algo de repetición en la muleta y frente al que el toledano entró a matar como el que se lanza al vacío a la desesperada. Solo una tarde tenía en este San Isidro, se le va a hacer cuesta arriba la temporada.

Sin opciones Álvaro Lorenzo con el peor lote, que ya es decir, no humillaba el primero, arreando en las embestidas,  descompuestas las del sexto, pasaron los dos sin pena ni gloria por su muleta. Le queda a Álvaro el cartucho de la corrida de Garcigrande, esperemos que con mejor suerte que hoy.

Pero hoy estas líneas se las tengo  que dedicar a Paco Ureña, adorado por una plaza que en ocasiones le permite todo, bien ganado se lo tiene. Son momentos difíciles para el murciano tras el grave accidente sufrido en Albacete el pasado año. Con la pureza de la que hace gala, sin hacer ruido, cortó hoy una oreja al quinto, un animal encastado que amenazó en los primeros tercios mansedumbre pero que al natural se dejó,  lo lució Ureña en los pases de pecho, en los adornos. Le perdonamos algunas cosas que afearon la faena, el pinchazo con la espada, da igual. Oreja merecida que rubricará sin duda en la corrida de la Cultura el 15 de junio.

¿El detallazo de hoy? Los profesionales son grandes por el toreo que llevan dentro, que gustará más a unos que a otros. Pero lo son también por lo que llevan dentro. Solo dos grandes personas como David y Paco, que llevan tatuado en cuerpo y alma el sufrimiento, son capaces de poner el vello de punta con un brindis como el de hoy: "a todos los compañeros heridos que dignifican la fiesta”.

50%
Satisfacción
50%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias