JUAN CARLOS MESA

Curro Díaz rompió el silencio

Le tocó al de Linares remontar la tarde tras la fea cogida de Román que fue corneado en el muslo derecho por el tercero. Curro es un gran torero, artista donde los haya pero más grande es como persona. Brindó el toro al valenciano, 'qué menos podía hacer' dijo después
domingo, 09 de junio de 2019 22:45
domingo, 09 de junio de 2019 22:45

Vigesimoséptimo festejo de la feria de San Isidro, corrida de Baltasar Ibán para Curro Díaz, Pepe Moral y Román Collado que sustituyó a Emilio de Justo cogido el pasado domingo en Cáceres. Algo más de tres cuartos de entrada, este vez sin presencia del Rey Emérito que hoy tenía cita con Rafael Nadal en París. Ha pasado a ser ya noticia cuando se ausenta más que cuando acude a su habitual asiento en chiqueros.

Corrida muy fea y dura la del hierro madrileño de Baltasar Ibán, animales que no se emplearon en el tercio de varas, complicaron mucho el de banderillas y afearon la embestida en la muleta, con la cara alta y soltando gañafones a diestro y siniestro, excepción hecha del cuarto al que cortó una oreja Curro Díaz. Le tocó al de Linares remontar la tarde tras la fea cogida de Román que fue corneado en el muslo derecho por el tercero. Curro es un gran torero, artista donde los haya pero más grande es como persona. Brindó el toro al valenciano, "qué menos podía hacer" dijo después a los micrófonos de la televisión. Le dedicó una faena llena de armonía, repleta de torería con un animal delicioso en las primeras tandas. Rompió el triste silencio que se apoderó de los tendidos.

La cornada horrible de treinta centímetros que llevó a Román a las benditas manos del doctor Máximo García Leirado fue el colofón a una lidia muy complicada, con un animal áspero, brusco en el capote, que volteó a "Chocolate" en el caballo y dio un susto al "Sirio" en banderillas. Por cierto, y esta es para el palco, los Reglamentos, como cualquier otra norma escrita, están para cumplirlos pero contienen un espíritu entre sus artículos que tiene obligación el señor Presidente de saber interpretar. Obligar a poner cinco pares de banderillas por la norma de los cuatro palos, en ocasiones como hoy es poner en peligro a los toreros de plata.

Estuvo brillante Román con la muleta, aplicando verdad en su toreo con un astado violento en sus formas, con la cara alta y dando rebrincones. Entrega no faltó por parte del valenciano que acabó muy por encima de su oponente que acabó rajado. Antes le dejó un recuerdo de por vida que veremos qué consecuencias tiene. Meritoria oreja premio a una feria completísima que le había abierto muchas puertas que es complicado que cruce este año.

¿Qué decirles de Pepe Moral? Estuvo algo mejor con su primero, especialmente por el pitón derecho, imposible lucir con su segundo. No tuvo suerte el sevillano que ve cómo van pasando las grandes citas sin que pase nada. Y algo tiene que pasar, esperemos que sea mañana en Nimes o el viernes en Madrid con la de Fuente Ymbro.

¿El detallazo de hoy? La mirada que se cruzaron El Sirio, de reproche y el señor Presidente, Don Gonzalo de Villa, llena de resignación... ¿no?

 

6
2
0%
Satisfacción
20%
Esperanza
20%
Bronca
60%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias