MAXI MOLLÁ

"Estima de ganadero"

Una vez finalizada la temporada taurina y las grandes ferias de los festejos populares llega el momento de acompañar la bajada de temperaturas atmosféricas con las tradicionales charlas culturales en las que  los afamados ganaderos de históricos y relevantes hierros de la historia taurina suelen ser el atractivo  principal, charlas en las que los aficionados ponen mucho de su parte y esperan poder conocer mejor y más profundamente los valores e identidad  de ganado y ganadero.

En estas,muy parecidas todas en contenido y diferentes en personalidad,  los ganaderos suelen contar la historia y actualidad de la casa para finalizar hablando de los festejos populares y agradecer el esfuerzo de los aficionados a la par de  destacar la importancia de estos festejos para sus ganaderías.

La verdad de estos festejos, la integridad, la seriedad o el importante sustento económico que suponen estos espectáculos son algunos de los muchos adjetivos favorables que suelen utilizar los señores ganaderos para ensalzar la tauromaquia popular y conectar con sus aficionados, en estas, los ganaderos también coinciden en el momento de puntualizar que ellos crían los toros para ser lidiados y buscan las mejores características que les permitan triunfar en la plaza y con ello dejan entrever que destinan a la  calle el sobrante de las camadas.

Si mal no logro entender en cada una de estas charlas, el destino de sus animales a los festejos populares son un mero desahogo económico que año tras año les permiten vaciar los corrales ayudando a hacer sostenible este arduo y a veces poco rentable negocio de la cría del toro bravo.

-¡y ahora llega el momento en el que algunos aficionados y gran parte de los ganaderos (que se desplazan a gastos pagados hasta nuestras tierras para hablarnos de su producto) alzarán la voz para desmentir estás afirmaciones alegando la inmensa importancia que se le otorga en sus correspondientes casas ganaderas a estos festejos y a este tipo de Tauromaquia!.

-Siendo este el punto al que quería llegar, me dispongo hacer varias preguntas que nos deben servir de reflexión.

Si tan importante y respetable es la tauromaquia popular para estos ganaderos ¿Por qué siguen destinando a esta el descarte y desecho de tienta de la camada anual a un precio presuntamente desorbitado?, ¿Por qué no demuestran esa estima de la que hacen gala en cada charla y se muestran menos abusivos en el precio de venta de sus astados cuando son destinados a la calle?  O lo que sería más interesante todavía, ¿Para cuándo ese apartado exclusivo  para los festejos populares en cada camada y que evitaría parte de esa injusticia o inferioridad moral con la que cargamos los aficionados de este tipo de festejos?, tal vez no viable pero con estos constantes hechos podemos descubrir que estos grandes terratenientes herederos de un hierro o apellido taurinamente histórico, hacen el agosto gracias a la venta de sus excedentes en nuestra comunidad y encima les obsequiamos en la época invernal con un viaje de placer,con gastos pagados, para que nos cuenten lo que estamos hartos de oír o lo que nos gusta que nos digan.

Esta es la condición de “meninfot” de la que hacemos gala los valencianos y en la cual de forma inconsciente e indirecta volvemos a menospreciar y a considerar como ganaderos de segunda a los de nuestra comunidad.

14
0%
Satisfacción
66%
Esperanza
33%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios