JACOBO HERRERA

Ginés Marín ha enseñado el camino

Uno de los proyectos más interesantes que se han desarrollado durante esta temporada ha sido el Club Joven Ginés Marín, una iniciativa que ha desarrollado muy variadas actividades durante todo el año con el objetivo de fomentar la tauromaquia entre los jóvenes, congregando a centenares de aficionados de futuro que se han podido aprovechar de múltiples ventajas para vivir y sentir más de cerca el mundo del toro.

El pistoletazo de salida fue en marzo, recién pasado Olivenza, con el propio Ginés Marín -máximo triunfador de la temporada anterior, por cierto, con el plus que ellos supone- abanderando una concentración que congregó a más de 600 jóvenes de toda España, quienes se dieron cita en una localidad cercana a Badajoz con el objetivo de crear una gran convivencia, un hermanamiento que demostrara que sí hay futuro y que los jóvenes responden si el plan es para ellos.

Y es que esta ha sido una de las claves del éxito del Club Joven Ginés Marín: ser un proyecto hecho a la media de los jóvenes. ¿Qué quiere decir esto? Que los jóvenes se sintieron identificados porque las actividades promovidas durante toda la temporada fueron conforme a sus gustos, es decir, que Ginés Marín y su equipo, a lo largo de este año, han organizado verdaderos planes que cualquier joven aficionado no puede rechazar. Porque ¿a qué joven no le gusta pasar un fin de semana en ciudades como Santander o Antequera, noche incluida, cartel de máximas figuras y fiesta a la conclusión por un precio casi simbólico? ¿A qué joven no le gusta pasar una mañana de piscina con Ginés Marín la misma mañana de hacer el paseíllo, como ocurrió en Baeza? ¿Qué joven no quiere ponerse delante de una becerra alentado y aconsejado por el propio torero? ¿Qué joven no quiere participar en un sorteo de trastos del propio matador, capote de la confirmación incluido?

 

 

A veces, el camino es más fácil de lo que pensamos, pero requiere el esfuerzo, eso sí, de ponerse en el lugar del destinatario, y por eso a Ginés Marín le ha funcionado a la perfección un proyecto que ha hecho muchísima afición y que ha congregado a las juventudes de Madrid, Badajoz, Barcelona, Jaén, Córdoba, Málaga, Jerez, Zaragoza, Santander, México, Pamplona, Salamanca y Valencia, entre otros, consiguiendo, como reza su lema, que el toreo ilusione.

Tal y como están las cosas, cualquier paso en balde puede suponer la pérdida de un aficionado el día de mañana, y claro lo ha tenido el torero y todo su equipo, por eso, han sabido que un plan atractivo a buen precio funciona, y el curso les ha dado toda la razón, por eso no han escatimado un esfuerzo tampoco en lo económico, y es que las posibilidades de los jóvenes, en la sociedad actual, son limitadas, realidad de la que debería ser más conscientes el sector taurino si quiere que la tauromaquia tenga un mañana.

Por todo esto, porque este proyecto ha servido, sería una gran noticia que perdure la próxima temporada, así como también sería muy positivo que se reconozca esta labor y se propague, pues el mundo del toro necesita una regeneración y es necesario que los profesionales usen el lenguaje de los jóvenes para acercarse a ellos, programando planes continuados que siempre tendrán más éxito que actividades sueltas que, a la larga, quedan difuminadas en el tiempo.

8
3
71%
Satisfacción
14%
Esperanza
14%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias